miércoles, 21 de junio de 2017

Neptuno en el trabajo con la mente y las emociones

Neptuno cambió de ritmo (el día 16) este mes entrando la Luna en su fase menguante (el día 17): ahora retrógrado a 14º de Piscis. Esta fase de la Luna corresponde al de crecimiento de consciencia, comprensión, de acuerdo a proyectos que iniciamos durante el momento de la fase de Luna Nueva (hace unas semanas en el signo de Géminis, 25 de mayo).






En ese momento del cambio de ritmo de Neptuno la Luna está en conjunción con él, así que nos anuncia que durante los próximos meses vamos a trabajar intensamente con nuestras emociones y sentimientos.Venus (en Tauro-Tierra) sextil, Mercurio (en Géminis-Aire) cuadratura, Marte (en Cáncer-Agua) trígono, Plutón (en Capricornio-Tierra) sextil y Júpiter (en Libra-Aire) quincuncio. Cada uno de estos signos recibe la energía de Neptuno, desde hace ya unos días de manera más intensa, y durante las semanas que seguirán (hasta finales de noviembre).
Destaco como trabajo importante durante los próximos meses, y se va a notar desde este cambio de manera intensa, todo lo relativo a nuestras emociones, sentimientos, la familia, y la mente, nuestras ideas y pensamientos. Con Neptuno necesitaremos decidirnos por estar en la serenidad emocional a pesar de las tormentas, imprescindible para poder ver, decidir, pensar desde la sabiduría que ya hemos alcanzado cada uno, desde la madurez actual, con todos nuestros recursos, aunque tengamos todos los apoyos que ya nos merecemos.


¿Qué significado tiene en nuestras vidas? ¿Cómo podemos sentir, aprovechar, vivir esta energía de Neptuno?:

- Podemos dar un paso más en la sanación del niño interior. Cada uno ha de meditar en la posición y aspectos de su Luna en la carta astral.

- Trabajar conscientemente en la liberación interior de sufrimiento, soltar al arquetipo de víctima y/o verdugo, y activar las propias capacidades para sanar.

- Hacer a la soledad una aliada para entrar en nuestro interior y hablar con nuestra alma.

Pero todo ello tiene sentido no sólo para estar uno bien, como centro de la película, sino con la intención y el propósito de que al dar un paso más en la propia liberación, sanación, comprensión, iluminación, estamos contribuyendo al bien, felicidad y bienestar de otras personas de nuestro entorno, contribuimos al bien de la humanidad, de todos los seres sintientes.

Nuestros viajes tampoco serán por mero placer efímero, para distraernos, para vivir emociones.
Ahora es momento de descubrir nuestra capacidad de canalizar, operar con la energía, estando al servicio del bien común el potencial se doblará.


La motivación que tenemos en nuestros encuentros es importante. Hemos de desarrollar nuestra sensibilidad, la que nos conecta con algo más grande que nosotros mismos.






También podemos tener ideas nuevas para nuestros planes vocacionales, para transmitir de manera más inspirada, para aprender nuevas técnicas con las que trabajar el equilibrio energético, la evolución espiritual, la sanación psico emocional. Llegará información, formación, libros, música, maestros, compañeros en sintonía con nuestro propósitos del alma, todo aquello que necesitamos para seguir avanzando, aprendiendo, creciendo.

Entonces, se presentan unas semanas –hasta finales de noviembre- para ir con todo esto poco a poco, sin prisas, degustando lo que aprendemos, practicándolo, siendo perseverantes, venciendo la pereza, la inercia, saliendo de una postura o arquetipo interior de “abandono”.


También es buen momento para liberarse de adicciones, ya sea a personas, sustancias, hábitos que nos destruyen, lo que pueda favorecer que estemos “dormidos”, lo que nos “disuelve” podemos “sacarlo” de nuestra vida.

Es tiempo para despertar al sanador interior, al médico interior, al maestro espiritual interior, lo cual no quiere decir que nos alejemos de contactos con personas que van a enriquecernos también con su experiencia y conocimientos, pero la invitación es a hacerlo desde la independencia, la autonomía, despiertos, lúcidos.


Neptuno es una energía interior que nos acompaña en nuestra evolución de múltiples maneras, sobre todo si influye ya sea a las luminarias (Sol y Luna), o bien a alguno de nuestros planetas personales (Mercurio, Venus, Marte).


¿Cómo se siente a Neptuno en la carta astral o en las progresiones y/o tránsitos?.


En cada uno de nosotros será diferente, pero podemos sentir su presencia porque impregna diferentes áreas de nuestra vida. Por ejemplo:


- Se puede manifestar en nuestra forma de tratar con la energía del dinero: ¿es el dinero un medio para contribuir con nuestros dones en el bien común?.

- De relacionarnos: ¿contribuyo con  mi entorno para construir y mejorar las estructuras existentes?.

- ¿En qué tipo de relación de pareja, y/o asociación estoy involucrado?. ¿Tenemos un proyecto común altruista?.

- ¿Me abro a descubrir, experimentar, sentir otras técnicas para mejorar mi salud?.

- En las relaciones con los hijos, en este campo de experiencia tal vez no hemos experimentado con nuestro “chamán” interior, como arquetipo neptuniano podemos ayudar de manera sutil en la evolución de nuestros hijos.
También son hijos nuestros las obras que creamos. La influencia de Neptuno orientada evolutivamente sería idónea para despertar nuestra capacidad de fantasía e inventar historias, para un escritor, un poeta, un artista. Pero también para un profesor, un guía de viajes, un arquitecto, un marinero.


Neptuno inspira nuestros sueños e ideales, pero también nos puede atrapar en fantasías, nos puede llevar a vivir en el plano “fantástico”, en un mundo irreal que sólo nosotros vemos, sentimos, pensamos. El problema es introducirse en él a ciegas, y si Saturno no ayuda, perder arraigo, estabilidad, fuerza para estar en el presente en la realidad cotidiana. Bajo este influjo siempre necesitaremos recurrir a técnicas adecuadas para volver al presente, permitir que nos asesoren, activar el discernimiento.


Se siente su influencia porque nos suelen afectar las corrientes del inconsciente colectivo, por eso hemos de estar muy atentos a las conversaciones que sostenemos, a aquello que nos cuentan, qué resonancia emocional causa en nosotros, y cómo podemos contribuir con una alta vibración a través de nuestra palabra o pensamiento a subir el nivel vibratorio en nuestro entorno. A veces habremos de saber retirarnos, o cortar una conversación para retirarnos a tiempo si no tenemos fuerza en ese momento para transmutar. El arquetipo de “vigilante” interno ha de estar activo porque habremos de desechar, tal vez neutralizar, pensamientos, palabras con propósito de inducir miedo, desánimo, pesimismo, sentimientos de derrota, confusión, tristeza. Todo esto es una tendencia involutiva neptuniana.


Neptuno está muy vinculado a las artes, por eso ahora la música, los cantos que escuchemos, el cine que veamos, las exposiciones de pintura a las que vayamos, las obras de teatro que escojamos, los bailes, todo lo que tenga que ver con las artes ha de ser seleccionado con cuidado para que contribuya a sanar y a conectarnos con las energías de sabiduría y amor. Y lo mismo si somos nosotros los creadores, estamos trabajando con el rayo del Amor-Sabiduría.


Cuando Neptuno influencia al Sol o a la Luna natales, hay una facilidad para sentir ciertos acontecimientos intensos que afectan a una parte de la humanidad en algún lugar del planeta, son esas sensaciones y emociones que no corresponden exactamente a nuestra vida particular por las circunstancias actuales. El alma siente esa llamada a participar acompañando a otras almas que necesitan apoyo en momentos críticos, ya sea con oración, con sanación, con meditación, o incluso con participación activa involucrándonos no por nuestro propio interés y satisfacción sino para ayudar a la humanidad, y en estos proyectos somos portadores de una energía superior más allá de nuestras propias fuerzas y capacidades.



También es Neptuno quién nos sumerge en el mundo invisible, nos permite el contacto con los fenómenos psíquicos, la visión mística, el éxtasis, el espiritismo. Aquí hemos de tener aún más precaución y sabiduría y permitirnos ser acompañados por personas expertas y con buena preparación y experiencias positivas, almas “viejas”, almas nobles, almas bondadosas, almas sabias.

Sobre todo, Neptuno es una energía que nos inspira para vivir desde el romanticismo ideal y, si utilizamos el apoyo de Saturno, poder crear una realidad desde la energía del amor y la sabiduría, de la compasión fraterna.



Ahora vamos a ver cómo Neptuno está vinculando con 5 personas que están unidas de una manera muy especial, utilizo para este propósito el campo de las artes.

Empiezo por la escritora Han Su-yin, autora de una novela que fue llevada a la pantalla, “La colina del adiós”, y que nació con el Sol en Virgo, a 18º, en quincuncio con Urano; la Luna en conjunción con Neptuno, no sabemos su hora de nacimiento, con lo cual podría estar a finales del signo de Cáncer o a principios del signo de Leo (donde está Neptuno, en el grado 6, estando Saturno en el grado 9 de este signo). Mercurio está en sextil con Neptuno, y también en cuadratura con Plutón; Marte está en cuadratura aún con Venus. La novela a la que me refiero se titulada en francés “Multiple splendeur”, y la película “La colline de l’adieu”; la novela en inglés: “A Many-Splendored Thing“ y la película: “Love is a many-splendored thing”, interpretada por William Holden (interpretando el papel de corresponsal) y Jennifer Jones (interpretando el papel de una doctora).


En la película podremos contemplar imágenes de la bahía de Hong Kong en 1955 desde lo alto de la “colina” protagonista, vamos subiendo al cielo, siendo estrella principal la mar –vinculada a Neptuno. También en la colina habrá tan sólo un árbol, cuyo tronco se bifurca en dos, y siendo el árbol un símbolo que vincula las fuerzas de la tierra –humanidad- con las del cielo –amor. ¡“El amor es algo muy esplendoroso”!

Por supuesto, el mundo de las sincronías, la banda sonora está a cargo de un Piscis, Alfred Newman, nacido un 17 de marzo, con el Sol en cuadratura con Neptuno, y Marte en sextil al mismo.








Veamos la carta astral de los dos actores principales.


Astrológicamente, Jennifer Jones presenta Sol, Luna, Mercurio y Marte en Piscis, Venus trígono con Neptuno.

En la carta astral de Willian Holden, observamos al Sol en Aries en cuadratura con Neptuno, y Mercurio en cuadratura también con Neptuno.


Por otra parte, el verso que cita Mark, personaje interpretado por William Holden, es de Francis Thompson (The Kingdom of God), nacido bajo el signo de Sagitario, un signo cuya energía activa el espíritu visionario. F. Thonson fue cirujano, sacerdote y soldado. Astrológicamente, su Sol y Mercurio están en cuadratura con Neptuno.

jueves, 15 de junio de 2017

La paz mental y emocional





El Sol desde Géminis (24º) alcanza el trígono con Saturno (24º de Sagitario). Ambos están en contacto con Urano, el primero en sextil y el segundo en trígono, formando un triángulo los tres, en el vértice azul está Urano, la oposición es entre los dos signos mutables. Una vez más hemos de salir de la dualidad en la que evolucionamos, tenemos la capacidad de disolver el dolor que nos causamos a nosotros mismos, podemos.


Júpiter avanza en Libra y desde este signo nos invita a la SERENIDAD mental y emocional. Para ello habremos de trabajar con lo que nos perturba, disolverlos deseos y los apegos insanos.


Saturno siempre nos invita a alcanzar mayor Sabiduría, favorece nuestros procesos para alcanzar mayor madurez y solidez, nos conduce a las vías del conocimiento para disolver la ignorancia, causa de nuestro dolor.


Muchas veces asociamos a Saturno con la frustración, son los retrasos para alcanzar aquello que queremos, lo que se paraliza y no nos permite avanzar en la dirección que nos hemos propuesto. Saturno como energía interior involutiva activa la "mente negativa" y sus miedos y complejos, es una posición de dualidad, de estrés, de dolor. Pero podemos elegir cómo vivir la energía de Saturno. Y a Urano le asociamos con las interrupciones y pérdidas repentinas, y esto nos causa sufrimiento debido al apego.


"El apego puede ser definido como una identificación emocional obsesiva con una parte determinada de la realidad, en concreto, con esa a la que se la ha llamado "yo" (y lo mío, frente al "tu", lo "tuyo" = dualidad). El deseo, la avidez, la ambición desmesurada, el ansia, la ansiedad, forman parte de esa familia" (Dokushô Villalba, nacido bajo el signo de Escorpio).


Mañana 16 Neptuno estará retrógrado y ya sentimos su influjo, por eso podemos aprovechar para trabajar aún más la energía de la compasión, mediante la que disolvemos otra de nuestras causas de sufrimiento, la cólera y el odio. Así vemos que podemos salir de la energía de la dualidad que nos estira y crea una tensión tan fuerte en nuestras mentes, y que genera entonces una serie de emociones y sentimientos, todo el cuerpo se pone a funcionar con su sistema glandular acorde a los pensamientos que concedemos poder.


Vamos a aprovechar esta relación armónica entre Saturno (retrógrado) y Urano (en Aries) para impulsar cambios en nuestro interior, y desde dentro es posible la transformación y un mayor bienestar duradero, estable, sólido. Libra invita a una actitud neutra, de ecuanimidad. ¡Preparándonos!

miércoles, 7 de junio de 2017

Marte: Acción y mucho más


Ya tenemos al planeta Marte a 2º del signo de Cáncer, las personas con el Sol (y algún planeta más en este signo) ya lo están notando desde hace incluso unos días, pongamos desde últimos de mayo, me refiero a los del primer decanato. También lo notarán Capricornio, Aries y Libra. ¿Pero cómo y qué aporta la energía de Marte?.


Lo importante será mirar la Casa natal que transita, porque hay vamos a poner nuestra atención y nuestro impulso. Marte es un principio masculino y nos induce, y sirve, para que pasemos a la acción. Su energía provoca interiormente tensión y en diferentes niveles nos puede inducir a obrar con impaciencia y precipitación, en extremo acabaremos con desgaste, y ello nos puede hacer sentir irritados. Tendremos que reconocer nuestra pauta interior, ser dueños de nosotros mismos. Por supuesto podemos aprovechar esta energía para actuar con mayor valor y coraje, pero no intentemos que los demás sigan nuestro ritmo, evitemos imponer.

Cuando esta energía queda inhibida, tanto como si es llevada a la exageración, son los extremos, podemos ser afectados por problemas de salud, asociados a este planeta: irritaciones internas, o de la piel, fiebre (calor), inflamación, el cuerpo nos avisará si no hemos estado conscientes y centrados.

Cáncer es una energía que se interesa por muchas cosas, es curioso, le interesa la familia (se puede extender más allá del hogar), tiende a ser conservador (en un principio al menos), es emocional, hipersensible, aunque no esperemos que estos rasgos los muestre a cualquiera, ni mucho menos, o aprenderá a hacerlo. Este signo está en relación con la fantasía, es receptivo, es energía yin, es una energía de agua, por lo que se pueden tener intuiciones bajo su influencia, posiblemente visiones. La energía del agua esotéricamente nos predispone al éxtasis y al misticismo.

Así pues, con Marte transitando Cáncer algunas personas pueden sentirse más exaltadas emocionalmente, desbordadas, aquellas personas nacidas con un contacto Luna-Marte tienen experiencia en todo esto que estamos tratando. Ahora es una buena ocasión para hacer un trabajo a este respecto de liberación, de sanación, de orden nuevo, reconocer qué ocurre y qué se puede hacer, como utilizar de manera diferente la energía propia en todos sus aspectos y expresiones.

Porque Marte, decía Dane Rudhyar  “moviliza a nivel biológico, psicológico, emocional y nuestra energía mental, desea liberar energía, con el fin de realizar algo en una nueva situación, o para huir de ella. La reacción dependerá del temperamento biológico del organismo, pero por el carácter del yo - es decir, de la seguridad del factor (Saturno) y la capacidad de adaptación al cambio todos los días (la Luna).”






Así vemos que en cada persona va a haber innumerables variaciones, dependiendo de factores diversos, incluido el grado o nivel de conciencia, del punto donde se encuentra uno ahora. Pero en todo caso, “es muy prometedor para el Cáncer que se atreve a vivir en el límite de dos mundos: el océano y la tierra, las regiones del sentimiento y de la razón, respectivamente. Si Cáncer puede poner ambas cosas en equilibrio, no habrá profundizado en vano en su origen astrológico.” (Hein Steehouwer).

Conocer es tener mayor oportunidad para actuar con libertad, amor y sabiduría.

martes, 6 de junio de 2017

Venus en Tauro


Venus entra en el signo de Tierra de Tauro. ¿Qué tienes en este signo en tu carta astral?. Tal vez el Sol, tal vez uno de los nodos, algún planeta personal (Mercurio, el propio Venus, Marte, es tu Ascendente...). Venus pasa por uno de los signos que rige y que nos invita a reconectarnos físicamente a la realidad, a la del propio cuerpo, a la del entorno, en nuestra relaciones.
Es tiempo para parar, serenar, sentir. Es una oportunidad para atraer y permitir expresar en nosotros las semillas de la benevolencia.

Aquella casa, aquel planeta o punto de la carta astral que está influenciado por esta energía podemos integrarla ahora de manera consciente y con mayor armonía, porque seguro que nos trae alguna facilidad, y no porque llegue y sea algo obligado, sino porque va a ser algo que sintamos interiormente. Es una llamada a la ARMONÍA, en su expresión más evolucionada y de alta vibración.

Pero también Venus en Tauro está vinculado al quinto rayo, al del conocimiento concreto, al de la ciencia. Por eso es importante mirar la carta astral y aprovechar este pasaje. Cuando podemos trabajar esta energía desde una mente disciplinada, mediante el amor Venus se transmuta en sabiduría.

¿Cuál es la misión de Venus?: unir aquello que estaba separado, pero sin obligación, sin que suponga un aprisionamiento, sin que resulte asfixiante. Es la unión de mente y de corazón. Amor sabiduría, hermandad, relaciones fraternales. Favorece salir de de la dualidad, del pensamiento dual mediante una tercera vía que nos va a inspirar, la unidad.

Porque Tauro está llamado a vencer el deseo, causa de sufrimiento, como todo apego que parte del insaciable ego, el deseo ha de transformarse en amor, y el camino es la sabiduría, los resultados son unas costumbres y actos en los que el refinamiento es una característica esencial, es la expresión de la belleza, de la tolerancia, de la simpatía, de la devoción.

Aprovechemos esta energía tranquila y serena de Tauro para cultivar, para aprender e investigar cómo conseguir vivir con mayor serenidad como fuerza motora que nos hace más estables y fuertes. Aprovechemos para desarrollar todo nuestro potencial creativo.


Vamos a ayudar a la energía del Sol en Géminis, que siempre nos tienta para dispersarnos, que puede generar cierto estrés mental, que está en relación con el sistema nervioso. Vamos a darnos un tiempo para madurar, para aprender a conseguir estados de calma, vencer la ansiedad, el pánico, porque nos hace sufrir, y es posible cambiar.

La esencia de la meditación, serenar la mente:







domingo, 4 de junio de 2017

La "atención" plena

Vamos a aprovechar el trígono que se forma entre el Sol, desde Géminis, y Júpiter (ambos en el grado 13) y a aprender a orientar adecuadamente la energía formada por la cuadratura entre el Sol y Neptuno (en Piscis -quincuncio entre Júpiter y Neptuno).



J. Krishnamurti, que nació con el Sol en el signo de Tauro, pudo conectar con esta energía que nos impele a vivir con plenitud nuestros sentidos. Dice la Biblia (Nuevo Testamento) que somos Templos del Espíritu Santo (hoy se celebra la gran fiesta de Pentecostés), y con este cuerpo "sagrado" y sus sentidos experimentados múltiples sensaciones cada día, pero no solemos poner la atención necesaria para recibir incluso los mensajes más sutiles. Por ello, Krishnamurti hace reflexiones acerca de la "atención", y él debió dedicar tiempo a aprender la atención consciente porque tiene una conjunción de Sol con el inquieto Mercurio (que rige a Géminis y a Virgo), con una Luna aislada en signo de Fuego -en Sagitario- es un buscador de la verdad, de una filosofía (práctica por su Sol) que nos vaya haciendo más receptivos al Universo y sus mensajes, pero con 4 planetas en Agua desde la función de sentir, desde la empatía, conectados con nuestros sentimientos y emociones.





El sentir nos lleva a la comunión (Neptuno) con la Tierra, con la naturaleza, con el Todo, con la verdad, nos lleva a sentir en el silencio.



"Siempre estamos mirando o sintiendo con una parte de los sentidos. uno escucha alguna música, pero jamás la escucha realmente. Jamás estamos atentos a nada con la totalidad de nuestros sentidos. Cuando uno mira una montaña, debido a su majestuosidad, los sentidos de uno operan totalmente y, por ello, uno se olvida de sí mismo. Cuando uno mira el movimiento del mar, o el cielo con la luna naciente, cuando uno está íntegramente atento con la totalidad de sus sentidos, esa es la atención completa, en que no hay un centro. Lo cual implica que la atención es el silencio total del cerebro, en el que ya no hay parloteo sino una completa quietud, un silencio absoluto de la mente y el cerebro." (J. Krishnamurti)

jueves, 1 de junio de 2017

Júpiter y nuestro propósito en la vida


Empieza el mes de junio y destaco la importancia de Júpiter, el planeta más grande del sistema solar, y de Neptuno, por cambio de dirección. Empecemos primero con Júpiter, vamos a abordarlo en esta publicación.
Júpiter está en relación con la inclinación a la exploración, a estudiar profundamente aquellos temas que nos interesan (filosofía, religión, leyes, cultura), ampliar nuestro conocimiento porque nos conduce a la plenitud, a la realización social e interior.






Estamos en unos días muy importantes para comprendernos mejor a nosotros mismos, a los demás, el funcionamiento del Universo, de la Vida, pero hemos de estar pendientes de nuestro interior para que nada exagerado, menos la euforia emotiva o mental, pueda distorsionar nuestra visión clara de las realidades internas y externas. Cuando no vivimos conscientemente a Júpiter y tomamos demasiado, ya sea comida, información, placeres, objetos, poder, emociones, acabamos con indigestión, por ello con malestar.

Júpiter es esta energía interna que nos impele a la extroversión, al intercambio, a la vida social, al encuentro, aunque cobra matices diversos según su posición y estado en cada carta astral. Como decía Dane Rudhyar: “Júpiter es símbolo de salud y salud mental de integración interior y vida próspera. Hace la vida completa y equilibra la tendencia sobre-individualista y aislante del ego y su instrumento: la mente analítica.”

Pero también tenemos desafíos con Júpiter, y con esta energía activando en nuestra carta astral a algunos de nuestros planetas personales podemos pasar por crisis de transformación si aún no hemos encontrado el sentido a nuestra vida: “el principal síntoma es la sensación de frustración por no poder disfrutar de la vida.” (Bruno y Louise Huber).





El próximo día 9 de junio, viernes, el planeta Júpiter se pone Directo (a 13º de Libra por tránsito, aunque recorre la constelación de Virgo). Y hoy jueves, día asociado a este planeta, es oportuno que nos adentremos en esta energía y cómo utilizarla conscientemente, con amor y sabiduría. También este día hay Luna Llena (Sol en Géminis, Luna en Sagitario, mitad del ciclo lunar).






También este día los budistas celebrarán el nacimiento, iluminación y el paso al Paranirvana de Buda Shakyamuni (Gautama Siddhartha).
Para los cristianos, este año será la semana posterior a la celebración de Pentecostés (Hch 2, 1-11; Jn 20, 19-23; Jn 14, 15-16. 23-26), el domingo 4 de junio.

¿Qué nos viene a enseñar este planeta llamado “benéfico”? Situado entre Marte (acción, impulso) y Saturno (límites), nos intenta transmitir que la moderación, el sentido de la mesura y la templanza son imprescindibles para avanzar adecuadamente, para progresar en todos los sentidos como seres humanos y como seres espirituales.



“Júpiter tiende a elevar a la persona por encima de lo sórdido y vulgar, aunque sólo sea en la imaginación”. (Charles Carter).

Por eso miramos la Casa natal dónde está situado cuando  nacimos y con qué planetas se relacionaba, con qué planetas se está relacionando en este momento y por qué casa está transitando, y lo mismo respecto a progresiones.

En todo lo que hacemos es esencial saber nuestra motivación, qué finalidad estamos dando al propósito que nos induce a actuar de una manera determinada y en una orientación concreta. Júpiter nos facilita la expansión, pero siempre que exageremos los resultados serán desastrosos, ya sea física, mental o emocionalmente.

Como cada planeta, Júpiter empieza su ciclo en una carta astral en la casa donde se halla al nacer, esa será su Casa I, e irá dando la vuelta completa al zodíaco (también en nuestra carta astral) en casi 12 años.

Veamos algunos ejemplos prácticos.

Ahora estoy observando la carta astral de una persona cuyo tránsito está siendo en la Casa XII de su carta astral, casi al final, pero que parte de una posición natal en Casa VII, así es la Casa VI de su recorrido por toda la carta astral de esta persona, está terminando un “año Virgo” dentro del ciclo de 12 años, le queda muy poquito para cambiar a un año Libra. Y justo estos días está viviendo una crisis de salud intensa, que no comporta sólo sufrimiento y malestar, también ha favorecido, no puede ser de otro modo con Júpiter, mejoras, es un planeta asociado a la suerte y a los méritos que ya tenemos ganados y que podemos seguir generando según nuestras intenciones y nuestros actos. Esta persona deberá ahora, precisamente, activar todos sus recursos, su inteligencia y la sabiduría de su alma han de guiar estos días sus pensamientos y emociones para que pueda aprovechar este pasaje y seguir ascendiendo, iluminándose, y las tentaciones y susurros de esas voces invisibles que se nutren de nuestra emotividad estarán acechando, tanto como la presencia de seres de luz físicos y extra físicos apoyando y ayudando este momento.
Decía Alexander Ruperti que durante este año Virgo “un individuo debe estar dispuesto a crecer, a servir y a obedecer. No se debe tener miedo a que aumente el trabajo y a la necesidad de desarrollar la capacidad de servicio”.


Otra carta astral que tengo delante, ahora Júpiter ha hecho el recorrido completo por el zodíaco y está como en el momento de nacer, el retorno de Júpiter, a 13º de Libra, es la Casa I para el recorrido de Júpiter, un año “Aries”, es un año de iniciativas, hay que atreverse a hacer las cosas de manera diferente, a ir a lugares desconocidos hasta entonces, a emprender, a encontrarse con otras personas de otras culturas, religión, filosofía.


Y, por último, otra carta que presenta el tránsito de Júpiter por lo que sería en su ciclo completo la Casa III, un año de Géminis durante el cual serán muy importantes las relaciones con el entorno, debe de dar un sentido práctico a todas sus ideas. Además, coincide por tránsito por su Casa XI, es momento de “estar pendiente del medio social, los amigos y los socios que van a facilitar su progreso, evitando ser demasiado utópico (de nuevo cito a Ruperti), son importantes los contactos profesionales y a las organizaciones o grupos en los que se participa”.







En estos momentos en que Júpiter en su movimiento está “estacionario” (también lo estará Neptuno este mes, el día 16) es importante mantener nuestra Fe, virtud vinculada a este planeta, porque como es una energía extrema, nos puede llevar muy arriba o muy abajo, de nosotros depende mantener el timón mental y emocional con firmeza y resolución. Y como Neptuno tiene también tanta fuerza podremos aprovecharla para sanar, para sanar-nos, para profundizar en nuestra vida espiritual, para redimir, para redimir-nos, para desarrollar más nuestra cualidad de amor y compasión desde la sabiduría que también está asociada a Júpiter. Podemos avanzar creciendo en méritos, por nuestro bien, por el bien de todos, por el bien de la humanidad, por el Universo, porque ambas energías –de Júpiter y Neptuno (compasión)- en evolución nos conducen a estados y situaciones de plenitud y alegría, de bienestar, de gracia, de gozo, de éxtasis interno, compartir, pero no como emoción de fuga o compensación, sino como experiencia que nos da mayor fuerza y vitalidad, que da sentido a nuestra existencia.


Para que cada uno podamos reflexionar y meditar estos días, viendo nuestra carta astral, o si vamos a consulta nos lo explicarán de manera personalizada. Stephen Arroyo sintetiza muy bien la expresión positiva de Júpiter cuando nos dice que “aporta fe, confianza en un poder superior o en un plan mayor, que favorece la apertura de la gracia divina, el optimismo, la comprensión de la necesidad de mejorarse a uno mismo. Y que también, en su expresión negativa, “es peligroso porque puede inducirnos a un exceso de confianza, a la pereza, a la dispersión de la energía, a dejar que los demás trabajen, a la irresponsabilidad, a querer hacer demasiado –abarcar o prometer en exceso.”


Ahora, fijémonos bien en nuestra carta astral para aprovechar esta energía, y también para saber si nos induce a la exageración, ya sea porque contacta a la Luna (emociones y sentimientos), al Sol (ya sea para sentirnos más grandes y satisfechos o seguimos viéndonos ruines y pocos valiosos), ya sea que estemos más mentales (Mercurio), o que queramos estar haciendo cosas todo del día (contacto con Marte) de una manera irritada y compulsiva (Urano, cambios bruscos sin organización ni método), o que estemos más melancólicos (contacto con Saturno, Neptuno o Plutón) y aferrándonos a lo que no tenemos temporalmente en estos momentos, en vez de aprovechar y agradecer lo que SÍ tenemos.


Es importante nuestro proceso de llegar a ser una persona completamente diferenciada e integrada, proceso de individuación (Carl G. Jung), abordando evidentemente a nuestra “sombra” (tomar conciencia de ella y trabajar con ella), es un proceso con diversas fases que nos conduce a la autorrealización o expresión y desarrollo de nuestras potencialidades (recogidas en la carta astral de cada individuo). Aprovechemos este momento de Júpiter, estas energías del mes de junio para dar un paso más, hacer ajustes, avanzar. Como siempre, no tanto desde fuera, sino por nuestro trabajo interior.


Preparémonos para que esta energía de Júpiter pueda ser y expresarse en nuestra vida en su pureza: inteligencia y sabiduría, bondad, plenitud. Y no perdamos de vista la humildad, sepamos valorarla en aquellos a quienes hemos otorgado ahora el rol de ser nuestros guías, porque a un verdadero “gurú”,  a un verdadero maestro no le gusta ser el centro de atención, sabe que tan sólo canaliza información y verdades universales, que está al servicio de los demás y que lo que importa es la gran unidad de la que formamos parte, el gran corazón cósmico. También estemos atentos a los milagros que podamos hacer, o ver realizar a un maestro o gurú,  porque si nos centramos en el fenómeno, si focalizamos en el milagro, nos distraemos y “tal vez ya no deseemos aprender nada de verdadero valor espiritual” (Anthony de Mello, “La oración de la rana, 1; los santos”).






Bibliografía:

- Alexander Ruperti: Ciclos del devenir.
- Bruno y Louise Huber: Los planetas, órganos de función.
- Stephen Arroyo: Júpiter, un estudio astrológico.
- Charles Carter: Los aspectos astrológicos.
- Dane Rudhyar: Un estudio astrológico de los complejos psicológicos.
- Fenómenos astronómicos para junio: http://www.astrocuenca.es/joomla/web/docs/FENOMENOS%20ASTRONOMICOS_Junio2017.pdf
- La experiencia mística y el proceso de individuación:  https://www.odiseajung.com/articulos/la-experiencia-mistica-y-el-proceso-de-individuacion/