viernes, 13 de enero de 2017

El gozo de disfrutar de las hadas en nuestra vida cotidiana

¡Magia para el corazón y la mente!


Un tintineo maravilloso
como de campanas doradas le contestó.
Ese es el lenguaje de las hadas.
Los niños normales no lo oís nunca,
pero si lo pudierais oír
os daríais cuenta de que ya lo habíais oído en otra ocasión.

(Peter Pan)





Cuando James M. Barrie –poeta, dramaturgo y novelista- habla en su novela “El pajarillo blanco” del bebé viejo, Peter Pan, que tiene siempre la misma edad, nos permite asomarnos a su Luna en Capricornio, que bien refleja esa imagen del niño “solitario y adulto”, que conoce bien lo que es dar afecto y la necesidad (algo lunar) de amor y ternura: Luna oposición Venus, planeta que rige a su signo solar. No obstante,  ser “bebé” no deja de ser la imagen de la Luna, que rige su Ascendente Cáncer, y sus símbolos: la energía de nuestro niño interior, la infancia, nuestra necesidad de relación con los demás; pero parecer siempre joven, también lo da el contacto con Venus, por ejemplo, en el Ascendente Cáncer y en este signo: la eterna belleza y juventud, por que sabe que la vida es continua transformación: Luna trígono Plutón. Es el único contacto que establece Plutón con el resto de los planetas de la Carta Astral. Plutón se encuentra en el mismo signo de Tierra que el Sol, en Tauro, cuya energía nos impele a construir, a crear, producir, trabajar por la estabilidad, a hacer crecer para aumentar las posesiones, enriquecer, como el jardinero favorece el desarrollo de las plantas del jardín que se ocupa, y así llega a convertirse en una empresa exuberante. Como la propia obra de J. Barrie, muy prolífica.




Si seguimos hablando de vejez y de juventud, de madurez y del mundo de la infancia, también nos encontramos con lo mismo reflejado en la posición del Sol en un signo como Tauro y su contacto con Saturno, pero también con el juvenil y expansivo Júpiter (interesante observar la Carta de las Casas y las diferencias para el Sol, Luna y Saturno). No obstante haber vivido J. Barrie una vida en la que no faltaron situaciones difíciles y dramas, soledad, frustraciones y pérdidas, el contacto también del Sol con Marte nos indica esta capacidad grande que tenía para seguir luchando.


“En Barrie la imaginación trabaja de una manera imprevisible,
incluso cuando se espera lo inesperado.”


G.K. Chesterton in The bookman.




Foto cortesía de Love Art Nouveau (copyright)

Esta situación de la Luna nos indica una imaginación profunda que podrá ver más allá de la realidad aparente y será capaz de crear, generar nuevas estructuras de realidad extra física, y donde la magia será el poder esencial para materializar, obsérvense los aspectos a Urano también. Por supuesto, no se nos escapa la posición de Neptuno en Piscis, en el signo que rige, como en la actualidad también estaba en su domicilio, y en la carta astral de Barrie se nos presenta sin conexión con los demás planetas, en la zona fija de esta casa X. Neptuno es una energía muy sanadora, para los que son sensibles a ella sigue activa hoy en día en las películas, a través de las imágenes, los colores y las historias las sensaciones son tan intensas (aquí volvemos a Plutón) que tienen la capacidad de cambiar por completo la vibración, de subir la vibración, y esto para el cuerpo físico es más que suficiente para volver a sentirse en forma. Pero ahora es ya necesario y tengo  que añadir el estimable y gran merecido mérito de la productora de Walt Disney a esta “magia” de la pantalla, tanto en cine como en televisión.


Los largometrajes de animación Campanilla, 7 hasta el momento, producción de Disney Toon Studios, han tenido desde su aparición en el otoño del 2008, y tienen, una acogida indudablemente grande. Este personaje, el hada, apareció por primera vez en la representación teatral de la obra de Barrie en 1904, y llamada en la obra original de Barrie “Tippytoe”.
Si Walt Disney hace ya tantas décadas no hubiera insistido por conseguir los derechos de propiedad intelectual, consiguió los derechos de adaptación en animación en el año 1939, ninguna de estas fabulosas películas hubieran podido existir.

Walt Disney muestra a la Campanilla del cine en la Navidad de 1951, con su actual look, al presentar a los personajes del País de Nunca Jamás. Hasta 1953 no se estrenó la película Peter Pan donde aparece.






Vamos a ver entonces la Carta Astral de Walt Disney puesto que fue tan grande su interés y atracción por estudiar a J. Barrie y su obra, especialmente a Peter Pan, ya que de pequeño asistió junto con su hermano a la representación de  “El país de nunca jamás” dada por una compañía teatral itinerante que pasó por su pueblo, pagando con sus propios ahorros la entrada. Walt Disney mismo reconoció su fascinación por el mundo de la magia: Neptuno está en la cúspide de la Casa X, la de la vocación, en el mediodía, en lo más alto.


En la sinastría, que sería interesante desarrollar, ahora tan sólo destacaría algunos puntos, como la conjunción de Venus de James Barrie en el Ascendente con Neptuno de Walt Disney en la Casa X. Y luego llaman la atención las conjunciones en Capricornio, encontrándose las casas IV y VII de ambos, eje de la individualización y eje del encuentro. No pasa por alto el contacto Sol de J. Barrie con el Nodo Norte de W. Disney. A 6º del Nodo Norte en Acuario de J. Barrie se encuentra Venus de W. Disney, en la Casa V. El contacto de la Luna con Saturno de Walt Disney es un indicador de cómo la fantasía, la imaginación fueron a buscar en el tiempo fuentes de inspiración para beber en ellas y renovar, actualizar y transformar creativamente (Sol-Urano-Plutón).

  
La mayoría de los planetas de la Carta Astral de J. Barrie ocupan el Hemisferio Sur, lo que consideramos extroversión, lo que conduce a una mayor implicación social, además con esa oposición en el Eje del Encuentro, Casas I y VII. En la cúspide de la casa de la vocación, la X, tenemos a Acuario, signo de futuro, y desde luego que J. Barrie además de aportar, como otros, a la sociedad de su tiempo aires nuevos y frescos a través de sus escritos supo inspirar en el futuro, nuestro actual presente, otras versiones renovadas y actualizadas de su obra principal y personajes más famosos y populares: Peter Pan y Campanilla. Vemos que Urano está en Géminis y Saturno en Leo, ambos signos tienen que ver con la escritura el primero y la creatividad y el mundo de los niños el segundo. Observando también la relación en trígono de Urano con el Nodo Norte en Acuario, su proyecto de vida actual. Saturno está en contacto con Mercurio, el propio Sol y con Júpiter. Saturno en Leo y en IV se convierten perfectamente, por su simbología, en los cimientos firmes que sostienen a este genial creador que ha inspirado obras de teatro y en la posteridad las maravillosas películas de Walt Disney, diferentes versiones, también videojuegos y cómics. En realidad, este autor que ha canalizado y traído todo este mundo de fantasía a la Tierra creo que habrá y ahora sonreirá al contemplar como la creación de un ser tan pequeño e “irreal” para muchos ojos humanos, el hada Campanilla, ha traído tan amplias ganancias reales a numerosas personas prácticas y pragmáticas en su posteridad, y ello a nivel internacional (me gusta contemplar la carta nodal de J. Barrie, es muy reveladora) no sólo con libros escritos, sino el personaje llevado al mundo de la imagen visual (adaptaciones teatrales, comedias musicales, versiones para la gran pantalla del cine, series para la televisión), además de los múltiples objetos y juguetes para los humanos terrestres durante décadas y décadas, ¡hace ya más de 100 años! ¡El “hechizo” sigue teniendo efecto en nuestra cultura! De lo cual me alegro muy gratamente porque su “magia” sigue siendo capaz de transmutar y devolvernos la conexión con nuestro origen, especialmente a los adultos que fácilmente lo “olvidamos”, esta vivencia es muy real para muchos de nosotros, tanto como incomprensible e imposible, podrán decir algunos. Seguimos avanzando en y a pesar de la dualidad, ¡esto sí que es mágico también! Y como el propio personaje de J. Barrie lo hizo, seguimos evolucionando.

J. Barrie hace aparecer en 1902 a Peter Pan, en la obra El pajarillo Blanco. El PE (punto de la edad) se encontraba en la cúspide de la Casa VIII, activando la figura roja, el triángulo de rendimiento, en el que están implicados Marte-Mercurio- Júpiter, Mercurio focal, Capricornio-Cáncer y Aries.

Después reaparece con un éxito categórico en la obra de teatro estrenada en 1904 en Londres cuya puesta en escena para la época debió ser espectacular según se dice. Aquí el PE está activando a Neptuno (le vimos aislado en la Carta Astral, no participa en la estructura de aspectos) y a Mercurio (que acabamos de ver su importancia en el triángulo de rendimiento rojo).



A este respecto, las 6 obras de J. Barrie donde aparece el niño que no crece, recomiendo ver:  http://www.abc.es/gestordocumental/uploads/Cultura/peterpan.pdf.


Para aquellos que saben francés y que estimamos a este escritor recomiendo esta magnífica página, creada con respeto y cariño por Céline-Albin Faivre, doctora de filosofía en la Sorbona: http://www.sirjmbarrie.com/biographie/biographie.htm.
Unas entrevistas con ella:





Mira, Wendy, cuando el primer bebé se rió por primera vez,
su risa se rompió en mil pedazos y éstos se esparcieron 
y ése fue el origen de las hadas.

(Peter Pan)