jueves, 29 de septiembre de 2016

Júpiter transitando planetas y casas

Es muy amplio y minucioso dar “recetas” acerca de cómo va influyendo Júpiter por tránsito y progresión tanto en los planetas de nuestra carta astral, en los planetas progresados como en las diferentes casas del tema natal. De todos modos hay ya libros suficientes que han dedicado parte del contenido a mostrar sugerencias a este respecto. Lo más importante es tanto lo concreto (cada persona en particular) como lo sutil, y para ello habría que ver el caso de cada persona con su carta natal, las progresiones y los tránsitos delante. No obstante, vamos a dar algunas sugerencias para que cada uno pueda ir vislumbrando un poquito por dónde va Júpiter al llegar a un planeta o a una casa en concreto.

Para que todos podamos inspirarnos y recibir alguna visión, alguna intuición a este respecto, es preferible concentrarse en lo que simboliza Júpiter e ir aplicándolo tanto a las casas como a los planetas que aspectará, teniendo en cuenta cómo se encuentran estos planetas natales –aspectos, figuras, regencias, situación por casa, etc.
También miremos en qué fase respecto a su propio ciclo, revolución o retorno, está teniendo Júpiter en tránsito (conjunción, cuarto creciente, oposición, cuarto menguante), esto es un matiz, pero en la consulta conviene tener presente una visión de conjunto amplia (algo también de Júpiter, ¡guiñó travieso del planeta! Y es que quiere estar en todas partes –sonrisas-).






Por otra parte, para utilizar esta energía que nos llega “jupiterina”, también la asociamos a protección, habremos de utilizar nuestra voluntad y organizarnos para aprovecharla, pero sobre todo habremos de utilizar imágenes evocadoras para nosotros, y el lenguaje va a ser muy importante porque nuestro subconsciente tiene mucho poder con todo lo que almacenamos en él, y algunos contenidos podrían frenar o contrarrestar a Júpiter, lo mismo que lo potencian. Vaya, parecía que con Júpiter no era así, pero tenemos que seguir poniendo atención y cuidado, sí, es mejor que llevemos las riendas nosotros, al fin y al cabo nuestras almas tienen su experiencia y sabiduría para aprovechar este momento “jupiterino”.

¿Por qué? Es muy sencillo y aún estamos todos “atrapados” en ello, pero con ánimo de ir cambiando, poniendo nuestra atención en el día a día a nosotros mismos, a lo que estamos pensando y sintiendo, pero sobre todo a nuestros pensamientos que con ellos nos provocamos estados de ánimos. Como decía recientemente respecto a Júpiter, su asociación con el águila nos recuerda la “visión”, hemos de remontar el vuelo, subir alto, para observar nuestra realidad y a nosotros mismos con distancia suficiente, con desapego, ecuanimidad, neutralidad, calma y así poder ser creativos para modelarla, y modelarnos.

Con Júpiter vienen oportunidades, lo que llamamos suerte, fortuna, alegría, expansión, crecimiento, optimismo, porque es una energía que “amplifica”, expande. Con Júpiter nos entusiasmamos y sentimos generosos, para el Sol es muy agradable, siempre y cuando nos encuentre en estado receptivo, serenos, porque enfadados, figúrense, precisamente Júpiter está vinculado al hígado y siempre lo asociamos a cólera, ira, enfado, sobre todo cuando se viste de juez en vez de transigente, excesivamente autoritario. Y esto nos lleva de nuevo a recordar la Mitología asociada con este planeta, a recordar los arquetipos representados por Zeus. Decíamos, para retomar el hilo, que cuando llega se encuentra con lo que tengamos, tanto nuestros pensamientos, emociones, actos y decisiones. ¿Qué quiero decir? Que podemos ver como Júpiter entra en la Casa de la salud (la VI), o en el Ascendente, pero nos empezamos a sentir mal, a padecer una cosa u otra. “Vaya –nos decimos-, no tengo mucha suerte con Júpiter como se decía”. Bien, bien, esto como cuando llega un invitado, a veces avisan, otras no, y aún teniendo la cita apuntada están los imprevistos. Así que llegará a nuestra casa y se encontrará lo mejor que hayamos conseguido preparar. Si Júpiter llega a la Casa VI, o al Ascendente, pero no nos hemos cuidado lo suficiente, en la dieta, el descanso, tal vez nos ponemos enfermitos, y seguramente tendremos ayudas, nos diremos qué menos mal y qué bien, y espero que “gracias”. Pero ya vimos que por llegar Júpiter allí de repente tal vez no es todo tan mágico e ideal como prometía serlo. Vamos a tener que ayudar nosotros.

También está al que se le dice que va a tener suerte y pone toda su resistencia inconsciente para que sea al revés, es un adicto al sufrimiento y al dolor, tiene muy asumido que es una “víctima” y, efectivamente, con Júpiter todo se magnifica y puede resultar que se viven unas experiencias difíciles. Pero, ¿acaso no es para lo que uno se programa en ese caso?. ¡No nos íbamos a fallar a nosotros mismos! Nos gusta mucho decir aquello de: “ya lo sabía yo”.
Entonces, habremos de hacer cambios y no estar tan pasivos dejando la vida pasar. La suerte llama y hay que ir a abrirle la puerta. ¡Emprendamos el viaje hasta la puerta! De esto también trata Júpiter, de viajes, de aprendizajes filosóficos, religiosos, universitarios. Pero hemos de “abrir”, abrir nuestras mentes para integrar lo nuevo, puesto que rige las culturas y civilizaciones lejanas y ajenas a la nuestra, cada uno del lugar donde haya nacido. Con Júpiter, llega la apertura.

Ya vamos viendo entonces que tenemos que tener educada a nuestra Luna, que representa la fantasía y la imaginación, el niño interior; a nuestro Marte, dispuesto a la acción, es motor, energía; a nuestro Sol, que representa la voluntad y la conciencia con un propósito, es nuestro propósito de vivir lúcidos; y apoyarnos en Saturno que nos aporta rigor, disciplina, realismo, pragmatismo, conciencia de los límites; utilizar a Urano para poder hacer cambios y reformas, pero sin ser drásticos y exagerados; a Neptuno para estar siempre conectados al Corazón de la Vida del Universo, al Amor y la Luz que guía nuestro corazón; a Plutón para llegar a lo esencial y transformar lo que ya no sirve; y revisemos nuestros valores y deseos desde la posición de Venus para retocarlo todo adecuadamente, con gracia, gusto y estilo, con belleza, y que no falte el placer.






Así que primero vamos a ver cómo tenemos la casa por dentro, nuestro interior, nuestros pensamientos, nuestras emociones, y cómo está nuestro cuerpo. Y también social y/o profesionalmente ocurre lo mismo, cómo estamos llevando y gestionando lo económico, nuestras relaciones ya sea con los hijos o con los jefes, cómo nos organizamos en los estudios, cómo administramos nuestra economía. Según como estén las cosas vamos a encontrarnos por una parte oportunidades para mejorar, pero también podremos sentir todo lo mal que tenemos nuestros asuntos concretos, y además amplificado. Pero no todo está perdido, ahora no, con Júpiter podremos progresar y mejorar poniendo atención y pasando a la acción, adaptándonos si es necesario, perseverando, según sea el caso, las opciones son múltiples. ¡El mundo está en tus manos! Somos también arquitectos en esta obra del Universo colaborando con el gran Creador. Al menos cada uno de su propio y exclusivo mundo, su existencia. Claro que en la trama de la vida nos vamos encontrando y nuestras vidas se entretejen misteriosamente, como si siguiéramos algunas pautas que ya planeamos antes de venir aquí. ¿Verdad que muchos lo sentimos así?. No deja de haber sorpresas a la vez que seguimos leyes y un orden natural. ¡Tal como le gusta a Júpiter peregrinando complacido por Libra!

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Descubriendo a Júpiter - Acercándonos al Olimpo

¡Oh, éter divino!
Fuego y aire sutil,
Con tu movimiento circular
Y tu inteligencia,
¡oh, alma del mundo!,
¡Divinidad! que mantienes sin cesar
El movimiento circular,
Y las esferas en su movimiento,
Mira a la Humanidad con compasión
En su afán por mantener su unidad contigo.





Los dioses del Olimpo tenían sus caprichos, y se parecen a los seres mortales, a los humanos, precisamente por sus pasiones incontroladas; pero su eterna juventud marcaba la diferencia en relación con los habitantes de la Tierra. Si algo nos enseña la mitología es a valorar el respeto, a valorar la libertad de elección de los demás, y, lo más importante para conseguirlo, el auto dominio de las propias pasiones que están bajo el influjo de emociones pasajeras, que es lo que viene ocurriendo si la mente vive sin control, si estamos "dormidos", si la conciencia no guía la inteligencia, y esto ocurre generalmente cuando uno se desvincula de la sabiduría y amor del corazón.


Hebe, de Gavin Hamilton
La mitología nos ofrece unos arquetipos típicos para conocernos mejor, y a pesar de sus perversidades, espejo de nuestras inclinaciones más animales, habremos de ser benevolentes con ellos puesto que reflejan nuestras sombras, y para evolucionar sabemos que no hemos de temer nada nuestro ni rechazarlo, sino reconocerlo y aceptarlo, porque son tiempos para aprender a integrar todo lo que es diferente, en el amor no hay temor. Creamos así el camino más luminoso para seguir evolucionando en este mundo de dualidad con dignidad.
Veamos esto que tenemos que recordar de los "dioses".



Tenemos, por ejemplo, a Júpiter (para los romanos, Zeus para los griegos) que en múltiples ocasiones se dejó llevar por su capricho y raptaba humanos. Así ocurrió cuando separó a Ganimedes, que era considerado el más bello de los mortales, de su familia y se lo llevó al Olimpo. Para consuelo de la familia y de Ganimedes, Júpiter creó en los cielos la constelación de Acuario (aguador, aqua+arium= lugar para guardar agua, veremos por qué enseguida), y también la del Águila, cuyo traje vistió el día del rapto, pues era su animal favorito, aunque realmente la tradición no se pone de acuerdo sobre quién raptó al hermoso joven. Para mantener la juventud de Ganimedes, así como la suya y la de todos los dioses del Olimpo, bebían el néctar de la juventud. Ganimedes lo haría de mano de la hija de Júpiter, Hebe (Grecia, Iuventus para los romanos), la personificación de la juventud en todos los reinos de la Naturaleza (y lleva su nombre el satélite más grande del planeta más grande del sistema solar, Júpiter), aunque es una diosa de rango inferior. Y al gran dios del Olimpo le serviría de copero el propio Ganimedes.


LOS PÁJAROS - LAS AVES

Acabamos de hablar del águila de Júpiter, así que esto nos conduce a seguir profundizando en la simbología de este animal, de esta ave, y en la simbología de los pájaros que posteriormente ser irá ampliando.

Astrología para volar en la Tierra es un nombre que la autora de este blog ha elegido por el gran amor que siente hacia las aves, hacia los pájaros, su gratitud hacia ellos es inmensa porque durante muchos años han sido compañeros en su vida cotidiana, amigos con quienes ha compartido tantos cambios y aprendizajes, pequeños seres alados que han aportado tanta inspiración y alegría con su vitalidad, movimiento, belleza, cantos y simplemente, por ser, por estar, por existir aquí en la Tierra tan cerca de los hombres y mujeres que la habitan también.

En el logotipo de Astrología para volar en la Tierra se aprecia la imagen de la espiral, símbolo del movimiento permanente de la vida y de la no permanencia de las cosas, representa la vida eterna o la realización de uno mismo. Es lo que ocurre cuando visionamos una escalera de caracol por donde circulan energías continuamente, interpenetrándose, fecundándose, transformándose, regenerándose de manera constante. Es lo que está ocurriendo con el ciclo del agua en la Tierra. Y también las energías primordiales representadas por la energía kundalini recorriendo el eje de la columna vertebral, de arriba a abajo, y de abajo a arriba.

Sin embargo, yendo más allá de la propia experiencia personal, el pájaro ha simbolizado ya en la antigüedad lo que es más valioso e inmortal en un ser Humano: su Alma.

Esotéricamente simbolizaban los pensamientos, la rapidez de un pensamiento se expresa en el vuelo de un ave, especialmente el águila; aunque todo lo que vuela se suele emplear como símbolo del pensamiento.


Cuando miramos al águila, cuando pensamos en un águila (y volvemos a Júpiter), nos estamos refiriendo a una serie de cualidades concretas, en relación con la mitología, y nos sirve para el análisis astrológico de una carta astral, o para inspirar unos tránsitos o progresiones. Júpiter está ahora en boca de todos al haber ingresado recientemente en el signo de Libra. El águila puede simbolizar fuerza, triunfo, éxito y logros. Pero también puede representar el orgullo, la intransigencia  y el comportarse de manera ostentosa.

Júpiter rige a Sagitario, pero también le encontramos en muchas cartas astrales en aspecto al Sol, y en algún campo concreto, tal vez también en su vida común, estas personas dan señales de clarividencia.

Desde la antigüedad este ave ha llamado especialmente la atención. Así, el águila era un animal solar para los griegos, hindúes y persas, un pájaro-dios, el ave real por excelencia.
También en la Biblia se hace referencia al águila, a las aves, al pájaro:
“Así como el águila revolotea sobre el nido y anima a sus polluelos a volar, y extiende sus alas y los levanta en vilo, y los sostiene sobre sus alas,
12. así también el Señor los guió, sin la ayuda de ningún dios extraño.” (Deuteronomio 32:11-12).
“Con sus plumas te cubrirá y con sus alas te dará refugio. Sus fieles promesas son tu armadura y tu protección.” (Salmo 91:4.).

Y con esta última frase concluyo estas reflexiones puesto que encierran en sí toda la magia y el poder sutil que en un cuerpo aparentemente tan frágil, y en ocasiones pequeño, ha querido encerrar la Sabiduría Divina. Una vez más en lo aparentemente pequeño –que nos inspira ternura- podemos encontrar lo más grande y fuerte, con lo cual no desdeñemos algo muy valioso y que tal vez no poseían los dioses del Olimpo, y gran cualidad para un jupiterino o una persona con énfasis en Sagitario en su carta astral: la humildad.



Obras consultadas:
- Mitología griega y romana. J. Humbert.
- Mitología clásica. M. J. Almagro Gorbea.
- Astrología y religión en el mundo grecorromano. Franz Cumont.
- Astrología y tradición. Colección la puerta.
-Diccionario esotérico de la biblia.
- Aprender y conocer la astrología. Salvat.



jueves, 22 de septiembre de 2016

Equinoccios

- ¿Cómo deletreas “AMOR”? Pregunta Piglet a Pooh. Y le contesta Pooh:
- No lo deletreas. ¡Lo sientes!


¡¡¡Feliz día de Equinoccio amigos de Astrología para volar en la Tierra!!!

Hoy a las 14 h 21 minutos (UTC) (cada uno verá según su hora local, en España será a las 16h21) tiene lugar el EQUINOCCIO de otoño para el hemisferio norte (boreal o septentrional), la primavera para el hemisferio sur (austral o meridional). El Sol se encuentra sobre el ecuador, se alinea con él reduciéndose temporalmente el campo magnético terrestre, por lo que el día y la noche en toda la Tierra tendrán la misma duración (EQUILIBRIO de luz/oscuridad), y sus rayos caen perpendicularmente sobre el ecuador iluminando ambos polos. Durante este pasaje sentimos las experiencias con mayor intensidad.




¿Qué es propicio durante este período? Ya Mercurio está D desde ayer, el Sol está a punto de entrar en Libra, por donde Venus y Júpiter transitan.




Algunas veces me siento y pienso. Otras, sólo me siento.

Winnie de Pooh



Meditar, recogerse interiormente, conectarnos con la energía amorosa creadora del Universo y con la energía de nuestro corazón, permitirnos liberar lo que nos estorba y molesta para avanzar en nuestros vuelos más ligeros, fuertes, con ánimos renovados y entusiasmo.


Dediquemos asimismo el tiempo necesario para equilibrar no sólo nuestras emociones y psique, sino también nuestras energías corporales. Reposemos lo necesario y cuidemos nuestra dieta, regulamos el desgaste que hacemos mediante nuestro cuerpo, evitemos excesos, centrémonos en el equilibrio y la mesura.


En este día en todo el mundo se realizarán meditaciones por la Paz, y el primer paso es crear este espacio para la paz interior, cuantos más humanos sintonicemos con esta energía y trabajamos por ella haciéndola posible desde dentro. el mundo, la Tierra, disfrutará de mayor paz y armonía.







Hoy, por ejemplo, evitemos hacer críticas negativas de nosotros mismos, de los demás, de las situaciones. Intentemos al contrario dar una salida creativa a cualquier situación que a priori nos disguste. Es algo que requerirá toda nuestra atención y plena consciencia, un día para enfocarnos en ver la vida sin juicio crítico, sin el zoom de lo negativo, intentando ser no sólo neutrales, sino canales de transformación de la realidad, siempre empezando por nosotros mismos.



El Sol está muy próximo a Júpiter, es tiempo de trabajar la confianza, la FE, por ello centrémonos en la energía de amar que implica tolerancia, aceptación y disuelve las sombras del miedo, entonces sí, avanzamos en nuestros procesos de transformación.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Los elementos en Astrología: La TIERRA

“Y no olvides que la tierra se deleita sintiendo tus pies desnudos
y que los vientos anhelan jugar con tu cabello”.
(Kalil Gibran Khalil, El profeta).



Vamos a conectarnos con este elemento básico que en muchas cartas astrales decimos que está “ausente”, por no situarse ningún planeta en signos de Tierra, o tal vez esté demasiado pronunciado -si muchos planetas se reparten entre Virgo, Capricornio y Tauro- o tal vez sólo hay un único planeta en uno de estos signos, con lo cual elemento y planeta adquieren una importancia considerable. Por supuesto, en caso de que no encontremos planetas en signos de Tierra, habremos de observar si Saturno entonces establece contactos con el Sol o con alguno de los planetas personales, así mismo observaremos cómo están ocupadas las casas de Tierra, que son los campos o escenarios de las experiencias de nuestra vida.




Elemento sólido, básico sin el cual no podríamos tampoco vivir, la Tierra nos acoge tanto a nosotros, los humanos, como a múltiples formas de vida.
Dentro del mundo de los elementales están vinculados a este elemento los gnomos.
Energéticamente, hemos de estar conectados a este elemento, sin embargo, unos lo hacen más que otros inconscientemente, tal como indique su carta astral según acabamos de ver. Es un elemento que aporta a nuestra esencia luminosa la solidez a través y en el mundo de las formas visibles. Sin embargo, en el mundo de la materia observamos que todo es perecedero. ahora bien, en nuestro interior hemos experimentado que existe la eternidad más allá de lo que ven nuestros ojos y experimentan nuestros sentidos.





¿Qué ocurre si hay un exceso de Tierra?

El sentido práctico nos puede bloquear porque queremos controlarlo todo de manera exagerada, tal vez seguimos hábitos y rutinas con obsesión, tal vez incluso compulsivamente. El sentido de los límites puede llevarnos a la desconfianza, a la avaricia, la codicia, se puede vivir con intranquilidad al querer conservar a toda costa lo que se consigue, aunque cueste conservarlo.
Para estos nativos, una vez tomado conciencia de su tendencia, el meditar en el otoño les hará bien y les inspirará para vivir de una manera diferente, asumiendo el “soltar”, el “dejar ir”, como hacen los árboles en esa estación, que al cambiar el clima y no ser capaces de absorber del suelo los nutrientes necesarios ni captar la suficiente luz del sol, se liberan de las hojas. Y este proceso de “desprendimiento” es bello en su transformación, porque la Naturaleza recicla todo y nos ofrece el maravilloso espectáculo de una gama de pigmentos variados y alegres, de los colores amarillos, anaranjados, dorados, marrones, cobrizos y marrones en este cambio.
Por otra parte, un exceso de Tierra nos puede conducir psicológicamente a la reflexión excesiva, podemos hacernos perezosos, lentos, flemáticos.

Por supuesto, contemplar y estudiar toda la carta natal nos irá dando más puntos que confirmen y potencien estos rasgos, o que los neutralicen o aminoren.


¿Qué ocurre si este elemento está ausente?

Que no concluimos lo que empezamos, hay una tendencia a la inconstancia por lo que habremos de trabajar la perseverancia y la paciencia. También podemos sentirnos intranquilos, insatisfechos.

¿Cómo es entonces la expresión equilibrada de este elemento?

“Unas veces me siento y pienso. Otras veces, sólo me siento”
Winnie the Pooh


Somos realistas, previsores, trabajadores, responsables, ordenados, sabemos concretar y materializar, sabemos cuándo y cómo ejercer nuestro auto control, tenemos sentido de la oportunidad y paciencia, flexibles pero estables, sabemos demostrar nuestros afectos, estar relajados, nos sabemos mover sanamente en el mundo de los límites, sabemos organizar los tiempos de trabajo y de descanso, somos productivos y también sabemos procurarnos experiencias de deleite, llevamos un ritmo y seguimos unos hábitos sanos y saludables, tenemos un sentido claro acerca de las estructuras, podemos asentarnos y construir.





SIGNOS DE TIERRA

Ya que en Astrología trabajamos constantemente teniendo en cuenta las polaridades, decimos, según la tradición astrológica, de estos tres signos que son femeninos, empleando otro término se dice que son positivos.

Tauro, Fijo y de Primavera. Domicilio exotérico de Venus y de Vulcano, esotérico. En el signo donde se encuentra exaltada la Luna (nuestras manos están bajo su influencia) y donde el rápido y activo Marte se encuentra en exilio o destierro.

Virgo (Mutable y de fin de verano). Domicilio exotérico de Mercurio donde además se encuentra en exaltación, y de la Luna domicilio esotérico. En este signo se encuentra Júpiter en exilio y Venus en caída.

Capricornio (Cardinal y de Invierno). Domicilio exotérico y esotérico de Saturno. Marte se halla en exaltación en este signo, la Luna en exilio y Júpiter en caída.

CASAS DE TIERRA

Casa II en analogía con el signo de Tauro.
Casa VI en analogía con el signo de Virgo. Casa del gozo para Marte, Casa de la tristeza para Saturno.
Casa X en analogía con el signo de Capricornio.



Tres personajes famosos nacidos bajo los signos de Tierra


Richard Brooks: “Los héroes de mis películas están buscando siempre algún medio para expresarse en plenitud”.

Director de cine (primeramente fue periodista, escribió algún guión y novela) nacido bajo el signo de Tauro, además: Sol conjunción Saturno, sextil Marte, trígono Urano (también Luna Mercurio y Marte -en Cáncer- en contacto con este último planeta), sextil Neptuno (en Cáncer); en Tauro están también Venus –regente del signo solar- y Mercurio. Júpiter en Sagitario, siendo el único planeta en signos de FUEGO.
Algunas de sus películas más conocidas: La última vez que vi París, Banquete de bodas; Dulce pájaro de juventud; La gata sobre el tejado de zinc; El fuego y la palabra.


Agatha Christie: “En los momentos de gran tensión la mente se fija en un detalle sin importancia del cual se acuerda perfectamente mucho tiempo después, como si la ansiedad nos lo hubiera grabado en el cerebro para siempre”.

La célebre escritora que creó a los personajes de ficción Miss Marple y Hercule Poirot nació con el Sol y Saturno en el signo de Virgo, también su Ascendente está en este signo que tiene en cuenta todos los detalles posibles de manera atenta y minuciosa. Fue llamada la “reina del crimen”, parece que es inevitable la expresión de la energía enigmática de su Plutón en la Casa X (la Casa asociada a Capricornio, situándose este planeta  en Tauro, en conjunción con Neptuno) tiñendo su ágil y productiva pluma.


Elvis Presley: “Hay demasiadas personas que dependen de mí. Tengo demasiadas obligaciones.”

Sol, Mercurio y Venus en Capricornio, conjunción, y en trígono con Neptuno en Virgo, sextil Júpiter (así se forma un pequeño triángulo azul enfocando en Júpiter situado en Escorpio); oposición Plutón, cuadratura Urano (focal de un triángulo rojo, cuadratura en T, en Aries, no falta acción ni una búsqueda de libertad e independencia en muchos de los personajes interpretados para la pantalla). ¿Una expresión concreta de estas energías?: En la ficción, interpreta en “Paraíso hawaiano” a un piloto que arriesga el perder su licencia por ir a salvar a dos personas en peligro. Y en la letra de la canción Pocketful of rainbows:

“No me preocupo, cuando sea que los cielos estén grises arriba,
tengo un bolsillo lleno de arcoíris,
tengo un corazón lleno de amor”.