miércoles, 30 de septiembre de 2015

Descubriendo patrones auto destructivos

"¿Y que si no fragmentos de vuestro propio yo desecharéis para poder ser libres?"



Así nos insta Kahlil Gibran (El profeta) en nuestro trabajo hacia la libertad. Trabajo en consonancia con las energía activas actualmente por el contacto de Marte (a 3º de Virgo) en aspecto con Neptuno (R a 7º de Piscis). ¿A qué fragmentos de nuestro yo habremos de permanecer atentos para sentirnos más libres? Vamos a trabajar con una subpersonalidad que pretende que vivamos en un lamento casi continuo, por periódico, debido a que nos inclina a buscar, a atraer personas cuyas relaciones terminan siendo para nosotros doloras debido a que nos hacen sentir frustrados por rechazo. Al fin y al cabo es algo compulsivo, adictivo, elegir establecer relaciones que terminan de nuevo sumergiéndonos en el sentimiento de abandono y, por tanto, nos sentimos víctimas, indignadas y enfadadas, nos sentimos manipulados, engañados. Pero vamos a buscar la luz a través de la conexión con nuestra alma y con la guía amorosa del Espíritu. Habremos, eso sí, de ser muy honestos con nosotros mismos, convertirnos en observadores neutrales de nuestro comportamiento, no se trata de juzgar, se trata de tomar conciencia para poder efectuar cambios desde el interior, en nuestras pautas de comportamiento, en nuestros pensamientos, caminando hacia la  maestría de nuestras emociones.

¿Escoges personas que te abandonan?
¿Eres tu el que abandonas?
¿Cuánta rabia, ira, enfado experimentas y guardas? ¿Cuánto tiempo permaneces asimilando estas vivencias, con ayuda terapéutica si es necesario, antes de embarcarte sin tardar en nuevas relaciones con las que se repite el mismo patrón? ¿Reconoces cómo te auto agredes de esta manera?

Sentirnos libres está asociado a sentirnos más ligeros, inocentes, espontáneos, expansivos, con entusiasmo, curiosidad y mucho amor para descubrir la vida, implicarnos activamente en el mundo, siendo responsables de nosotros mismos, de nuestras decisiones y elecciones.
Aunque en tu carta astral no aparezca este aspecto puede haber resonancia si el día de tu nacimiento el Sol estaba en aspecto con Neptuno, el Sol en Piscis, Venus o Marte en Piscis, si hay muchos planetas en Piscis, o tal vez el nodo Sur, si Marte está en un punto que provoca inhibición en la expresión de tu niño interior equilibrado.

Ahora es momento de reflexionar, aceptar que la figura del padre estuvo ausente, por diversas razones, tan distintas como personas. Si hubo algún trauma durante el embarazo o al nacer, tal vez en la concepción. Es hora de repasar las experiencias de la niñez en el seno de la familia. Y todo esto sin buscar culpables, sin que tengamos que tener preparado el dedo acusador para descargar nuestra pena y cólera. Vamos buscando la comprensión, la armonía, la aceptación y la integración, desde una apertura de corazón. Así que solos, o tal vez con ayuda de un terapeuta o asesor, hemos de abordar esta aventura que nos conduce a unas relaciones más satisfactorias en la paz y la alegría. Porque de esto trata la pasada Luna Llena activando el eje Aries-Libra, que coincidió con el eclipse total de Luna y ya un Plutón directo.