jueves, 21 de marzo de 2013

La canción de la noche en el mar


¿Es un farol o una estrella?
¿Qué barco viene allá?
Es una linterna tan bella
¡y no se sabe adónde va!

¡Es Venus, es Venus, la bella!
¿Es un alma o es una estrella?
¿Qué barco viene allá?
Es una linterna tan bella...
¡y no se sabe adónde va!

¡Es Venus, es Venus, es Ella!
Es un fanal y es una estrella
que nos indica el más allá,
y que el Amor sublime sella,
y es tan misteriosa y tan bella,
que ni en la noche deja la huella
¡y no se sabe adónde va!




Todavía con la presencia del planeta Venus en el acuoso signo de Piscis y antes de que se impregne de la energía fogosa, vital, emotiva e impaciente de Aries, recreémonos con esta bella poesía de Rubén Darío para celebrar el Día Mundial de la Poesía, estrenando la estación de la Primavera en el hemisferio norte. Que el amor y la belleza guíen siempre nuestros pasos como valores supremos que con su luz nos guiarán a buen puerto.

viernes, 15 de marzo de 2013

Hoy en el parque




Algunos de los árboles me hablaron de la savia que ha empezado hace algún tiempo a recorrerles y me mostraron sus brotes recién preparados para eclosionar dentro de unos días. Otros me mostraron sus más bellas flores blancas en las que resplandecía el sol intenso de esta tarde de marzo, de manera que se podía sentir toda la luz recogida por ellas y que emanaba hacia mi cuerpo exaltando mis sentidos.
Algunas aves caminaron cerca de mí y me acompañaron sin ningún temor, sintiéndonos mutuamente, simplemente estar y disfrutar de la belleza proporcionada por el cielo azul, el sol, el verde brillante de una pradera bañada por las recientes lluvias, la calma llena de vida emanada por doquier y me dejé mecer y alegrar por tanta belleza y armonía alrededor y en mí. Afiné de nuevo en esta magia las cuerdas de mis nervios y decidí que realmente podemos elegir. Sumergirnos en la exuberante belleza de la vida es sin duda la elección más seductora que la Naturaleza puede ofrecernos: irresistible, porque renueva y refresca todas las células de nuestro cuerpo y eleva la vibración de nuestras emociones a escalas superiores, aquellas donde los ángeles pueden susurrarnos y acariciar nuestra auras con los colores del arco iris destilados en sus sutiles manos y cantos.

Permitamos a Marte y Venus simultáneamente dirigir nuestros pasos.

miércoles, 13 de marzo de 2013

La voluntad del Universo


La Voluntad del Universo es hacer de nosotros seres cada vez más equipados, armoniosos, felices, plenos. Que nos sentemos en la mesa del Universo y que seamos capaces de comer en ella todo lo que está previsto darnos.” (Charles E. Vouga, “Astrologie experimentale”).

Esta Luna Nueva del lunes 11 en el signo de Piscis concentra nuestra atención en la Cruz Mutable, porque Piscis es uno de los signos de la Cruz Mutable (junto con Géminis, Sagitario y Virgo). La Cruz Mutable es la de la metamorfosis.




Podemos entonces intentar encajar las experiencias, las vivencias y los procesos internos que estamos viviendo en torno a la Luna Nueva a lo largo de estos días, ya desde el sábado 9, y a lo largo de esta semana hasta la próxima lunación.

Cuando hablamos de la Cruz Mutable  nos estamos refiriendo a metamorfosis y estamos pues dirigiéndonos al significado del principio de ascensión.

Para la dualidad de los signos mutables en su búsqueda de equilibrio respecto a los opuestos nos auxilia la flor de Bach SCLERANTHUS. Esta planta se desarrolla en regiones frías y templadas, en zonas altas, en suelos arenosos, sobre rocas, entre los cultivos. Tiene flores muy pequeñas y sin pétalos y hojas opuestas, de color verde. Esta flor nos ayuda a alcanzar la estabilidad.

Esta Luna mutable y dual en Piscis nos invita a trabajar las polaridades: amor-odio, alegría-tristeza, temor-confianza, correcto-incorrecto, aceptación-rechazo, riqueza-pobreza, vida-muerte. Scleranthus será la flor que nos acompañará en estos procesos de metamorfosis y ascensión de manera que consigamos estabilizar cada paso hacia delante que demos tras liberarnos del exceso de equipaje: de memorias ancianas, de pautas emocionales tóxicas, de hábitos perjudiciales, de apegos dañinos.

La Astrología nos presenta los ritmos y ciclos de los planetas, cómo interactúan con nosotros y cómo influyen y nos ayudan y favorecen nuestros procesos evolutivos. Cada mes podemos pues acercarnos al significado de la Lunación para integrarlo en nuestra carta natal y que nos sirva de orientación para encajar el ritmo de los tránsitos y de las progresiones. “Quien conoce el mundo y sus ritmos conocerá también al hombre y el ritmo de su vida, y quien conozca estos acordes no tendrá necesidad de saber nada más” (Nei King, tratado antiguo de medicina del mundo).

Así como los instrumentos musicales son utilizados desde tiempos remotos para crear música terapéutica, de manera que las campanas tonifican el pulmón, los tambores tonifican el riñón, la ocarina tonifica el bazo, las cuerdas tonifican el corazón, las flautas tonifican el hígado, también encontramos un paralelismo entre planetas y cuerpo, planetas y órganos. La Luna, sin lugar a dudas, nos conecta con nuestros humores, con nuestras glándulas, con nuestro estómago. Escuchar el sonido de flautas de madera, del laúd nos permite conectarnos con la Luna. El Fuego está simbolizado por el harpa, Sol.

Estos días de la lunación podemos prestar más atención a estos instrumentos y cómo afectan a nuestro cuerpo, a nuestra mente, a nuestra alma.

domingo, 10 de marzo de 2013

Una construcción y renovación sólida de la sociedad actual



LUNA NUEVA DE MARZO 2013

Las estructuras de nuestras sociedades cambian porque los individuos que las conforman están cambiando, todo requiere su tiempo, sin embargo tras algunos momentos de confusión, de apatía, de pereza, de escapismo se presenta la ocasión de meditar y decidirnos en qué dirección queremos avanzar. Es el momento de la regeneración.



La concentración de planetas en el signo de Piscis conduce a experiencias edificantes en el plano del amor, del amor en general, ya sea en las relaciones de pareja, familiares, de amistad. El amor será la clave, la bondad, la compasión, la empatía. Evidentemente se pueden producir momentos de confusión y de arrebato emocional en los cuales la inmensa energía de sentimientos necesitarán expresarse y ser compartidos para poder compartir otros puntos de vista con las personas más cercanas y de confianza. Los estallidos de cólera de este Marte en Piscis no pasarán desapercibidos para algunas personas. Toda la agresividad, la rabia, el resentimiento (1) y la ira contenida en el corazón necesitan ser liberadas y sanadas, pautas que han de hallar comprensión porque es el momento de liberarse patrones de memoria que están en nuestras células. Todos los hábitos conocidos y familiares que nos son desagradables y tóxicos pero a los cuales estamos ligados piden un corte definitivo para cerrar el ciclo. Las energías de acción de Marte nos asientan en la materia y en el mundo práctico y nos vemos inmersos en el reino de Plutón: ahora es tiempo a través de la energía liberada por Piscis de ascender vía Neptuno, mediante el Amor, la fuerza del Amor, la creatividad y la alegría. Se trata de encontrar la armonía, el equilibrio, la belleza y la perfección. Venus rige al ascendente Libra de la lunación y es conducido por la sabiduría y la estabilidad que puede canalizar Saturno. Ambos pueden favorecer romper patrones rígidos, al fin y al cabo Marte se aproxima a Urano y los procesos pueden ser rápidos y fulgurantes, sólo hemos de prestar atención a lo que ocurre en nuestro interior, a nuestro mundo, a nuestras respuestas, y será mucho más revelador que fijarnos tan sólo en los hechos externos y en las circunstancias. Desde nuestro interior estamos reordenando los códigos que realmente se ponen en marcha cuando estamos activos e inmersos en la vida cotidiana.

Es tiempo para la sanación, para el perdón. Es tiempo para abandonar los patrones de víctima y de agresor, porque somos ambos a la vez: no nos juzguemos, no juzguemos, observemos pero dejemos que nuestro corazón guíe nuestras respuestas.
Atrevámonos a ser espontáneos, a amarnos a nosotros mismos porque desde este centro surgirán todas nuestras respuestas con el mundo exterior.

La fuerza del trígono entre el regente del Ascendente, Venus, y Saturno en Escorpio nos permite un trabajo intenso de las profundidades de nuestra personalidad: hemos de ser sinceros con nosotros mismos, reflexionar en las veces que proyectamos nuestros fantasmas y nuestros demonios en los demás, aceptar nuestras sombras, aceptar las sombras de los demás. Para alcanzar la armonía es necesario integrar todas las fuerzas que pueden tirar de nosotros hacia distintas direcciones. En la paz y el silencio, en la calma y la soledad podemos encontrar la verdad y permitir a la luz del amor limpiar y depurar lo que aún es tóxico en nuestros comportamientos. El trabajo de estas energías nos conduce a fortalecernos y renovarnos. Nos estamos preparando para un nuevo ciclo que se va a manifestar en breve, y para poder utilizar la fuerza que llega, hemos de presentarnos vacíos para ser llenados infinitamente por el Espíritu que todo lo renueva y lo transforma.

Hemos de estar preparados para el cambio, la transformación, podemos avanzar y adaptarnos a nuevas formas de pensar, de vivir, integrar valores diferentes que motivarán y guiarán nuestros actos y decisiones a lo largo de las próximas semanas.

Toda la intensidad del miedo puede ser teñida por la fe, la confianza, el amor y la alegría, porque sabemos que pertenecemos al Uno y que estamos construyendo una nueva humanidad, un Nuevo Mundo.
Es tiempo para atrevernos a mirar dentro y permitir la armonización de nuestras polaridades, ahora todo tiende a acelerarse y hemos de permanecer abiertos y, aún desde el silencio y el sosiego, preparados para emprender y abrir nuevas rutas. Poco a poco hemos de dejar el traje del místico para vestirnos con las ropas del guerrero. Nuestras armas son el Amor y la Luz del Espíritu de la Vida, que siempre construye y crea un mundo nuevo de bienestar para todos.

El lunes encontramos para la luna nueva todavía 7 planetas en Piscis: Quirón, Neptuno, Mercurio retrógrado, Venus, Sol, Luna y Marte.
(1) Especialmente será intenso para aquellos que nacieron entre febrero de 1966 y marzo de 1967, con la tensión por oposición entre Saturno en Piscis en oposición con Urano y Plutón en Virgo, y el nodo sur en Escorpio. Por supuesto también habrá muchas oportunidades para los Piscis nacidos en el tercer decanato.

viernes, 1 de marzo de 2013

Aspirando a la luz


Observemos un nenúfar. Sus colores rosados, amarillos, púrpuras, blancos, azulados; sus hojas flotantes, sus pétalos de forma estrellada... Estrellas que nos trasladan a la cúpula de nuestro bello planeta, al cielo, a las estrellas, a los planetas, a nuestro sistema solar, a mi carta astral, a tu carta astral. A mi propio cielo interior, a tu propio cielo interior. Meditar, reflexionar, interiorizar, armonizar, sanar, equilibrar.

Elijo esta planta acuática inspirada por la energía del signo de Piscis ya que están transitando por este signo Neptuno y Venus en conjunción actualmente; y también ya en conjunción el Sol, Mercurio y Marte; y Quirón. 6 planetas en el signo de Agua de Piscis me inspiran meditación en estas plantas acuáticas que requieren aguas bastantes limpias para su expansión y crecimiento continuo.

Es una planta de raíces delicadas, como las energías de Piscis y su regente, el planeta Neptuno, que están vinculadas al Cielo, al éter, al mundo sutil, a la Luz, a la espiritualidad. Es una planta que requiere absolutamente de luz, busca el Sol de manera que pueda ofrecernos sus bellas y esplendorosas flores.
El Alma humana también aspira a la Luz, desde las profundidades de su inconsciente animal primitivo aspira a alcanzar el estado más elevado que le asigna el plan cósmico.

Como nos decía el astrólogo Charles E. Vouga*, la única función de los planetas -con sus energías arquetípicas- es contribuir a esta realización suprema, y Neptuno representa su cima según transitamos por los diferentes ciclos.

El punto de partida en ascensión hacia la cima lo tenemos en la base, y aquí el planeta Plutón juega un rol importante. Gracias a su energía conseguimos que nuestra conciencia libere y transforme los elementos insumisos, los instintos anárquicos, salvajes que se esconden en las aguas más sombrías de nuestro inconsciente. Una vez que la voluntad es advertida con la precisión adecuada podrá tomar el control.
La evolución tiene su punto de partida en Plutón y se eleva hasta Neptuno, el Amor. Plutón es nuestro pasado, nuestra naturaleza inferior, Neptuno nos anuncia nuestro futuro más elevado.

Cada planeta, cada energía es una función particular de un Todo, un conjunto, una Unidad. Plutón también contribuye en esta Unidad en la cual es imprescindible.

Las raíces, la base -Plutón- requieren de cuidados, como en el nenúfar, el trabajo sobre el Inconsciente, nuestros traumas, lo negado, lo escondido, lo rechazado, los sótanos, los sumideros, los secretos. El trabajo de Amor de Neptuno, mantener esta corriente entre los dos polos, la solidaridad existente entre el Cielo y la Tierra, permiten que florezcan y emerjan a la superficie bebiendo la luz del Sol, las más bellas flores que brotan de la ascensión y evolución de nuestras almas.



(*Astrologie Experimentale, de Charles E. Vouga.)