jueves, 28 de febrero de 2013

Neutralizar el exceso de "sabor amargo"


 “Un corazón libre y sabio”: Neptuno-Urano

El amargo del sabor del tabaco, el amargo del café y del trigo; el amargo de las endivias, los pomelos y las alcachofas; el amargo del chocolate, amargo sabor del lúpulo que contiene la cerveza, estos son algunos de los alimentos que podemos buscar incluir en nuestra dieta diaria de una manera constante, a veces abusiva. ¿Por qué el amargo? En medicina tradicional china se le asocia el corazón, tanto un exceso en su consumo como en su rechazo nos lleva a prestar atención al corazón. Su uso excesivo seca la piel y las mucosas, por ejemplo, ya que absorbe la humedad, pero su uso moderado beneficia en caso de indigestiones, falta de apetito, edemas y diarreas. Un uso moderado beneficia al corazón.

Pero… ¿Y nuestros humores amargos? Ese sentimiento interior de “amargura” asumida puede tener su origen en ciertas actitudes que nos conducen a él. Por ejemplo, sentirnos sometidos a algo o a alguien: tal vez al tabaco, al chocolate, a la cerveza. Tal vez a estados físicos de enfermedad, o a estados emocionales que no hemos conseguido transformar e integrar de una manera más armónica. Tal vez a alguna o a algunas personas a quienes nos cuesta decir “no”.



Centaury es una flor de Bach para estos estados internos de debilidad y sensación interna de sometimiento. En muchas ocasiones la energía de Neptuno tiene una acción muy intensa en nuestra psique y no habiendo aprendido a manejarla adecuadamente, utilizando muchos de nuestros recursos disponibles para ello, nos conduce a querer complacer constantemente, creándose circunstancias de  sometimiento prolongado a otras personas.
Además podemos estar pendientes de nuestro cuerpo a todos los niveles y revisar qué partes o zonas sentimos y están más débiles, para utilizar esta flor de Bach en nuestras lociones y cremas, perfumes e incluso en nuestros baños y productos de higiene.
Dar es una cualidad de Amor incondicional neptuniano, simplemente hemos de aprender a dar con discernimiento, con sabiduría, utilizando nuestra voluntad, con libertad. Centaury nos ayudará a vivir con mayor determinación, refuerza nuestra voluntad, favorece nuestro proceso de realización personal y vocacional.

Centaury es una flor con altos principios amargos que nos ayudará en nuestros procesos evolutivos. Su tallo es erguido, como la firmeza que buscamos alcanzar, la voluntad, la determinación. Pero su color y su aroma son suaves, porque la firmeza y el amor no están reñidos, porque se trata de adquirir discernimiento y sabiduría. Su flor tiene 5 pétalos, el 5 es símbolo de libertad, de cambio, de movimiento, de dinamismo: la vida.

En la carta astral la energía de Neptuno aspectando al Sol, a la Luna y a Venus, sobre todo, aunque incluso con Marte, puede inducirnos a estos estados de Centaury. Una connotación neptuniana en el conjunto de las energías de la carta astral, puede conducirnos a estados de Centaury. El potencial de Neptuno es maravilloso, Amor incondicional que nos induce a la ascensión desde la materia en la que hemos encarnado, es la vía del corazón para ascender al “Cielo”, simplemente hemos de aprender a integrarlo adecuadamente.

jueves, 21 de febrero de 2013

Fluyendo con las energías a nuestro alcance



Pronósticos para Febrero 2013

Hay épocas concretas en las que sentimos que el ritmo es diferente, que lo que estamos viviendo, a veces organizado y en otros casos de manera imprevista, está determinando un giro en nuestras vidas, tal vez lento, tal vez imperceptible aún, porque desde fuera no se precipitan circunstancias excesivamente chocantes, sino más bien por la actitud que respecto a ellas tomamos nosotros. Porque al fin y al cabo, se trata precisamente de ser conscientes de la actitud con que abordamos los hechos de nuestra vida. Inevitablemente en un primer momento surgen sentimientos y emociones que podemos más o menos reconocer, que pueden más o menos desbordarnos, tal vez nos sorprendemos en nuestra respuesta automática, irracional, visceral, espontánea. El plan es que tomemos contacto con nosotros mismos, -sentimientos, ideas, sensaciones, percepciones-  porque estamos creando una nueva realidad y todo comienza por la creación simultánea y paralela que efectuamos también en nuestro interior, estamos creciendo, evolucionando constantemente.
Esta semana está siendo rica en cuanto a acontecimientos que ocurren en nuestro sistema solar. Los planetas cambian de ritmo. Hemos de asumir responsabilidades, reaccionar desde la madurez, o desarrollarla, será necesario disciplina, hacernos conscientes de nuestros límites, pero también hemos de tener valor para poner límites a algunas personas y situaciones. Pararnos, reflexionar, meditar, será necesario dedicar un tiempo para nosotros mismos y de esta manera saldremos después con el impulso necesario para tomar iniciativas y realizar proyectos, expresarnos con mayor plenitud.

Esta semana Saturno se ha puesto retrógrado a 11º de Escorpio. ¿Cómo aprovechar esta energía de Saturno para nuestras vidas?
Realmente lo que importa es permanecer receptivos. Según se aproxima la hora de la salida del Sol, y antes de que se vislumbren sus primeros rayos, las aves comienzan a cantar, a esto me refiero con estar receptivos, porque al igual que el Sol,  la energía que nos llega de un planeta cuando es más intensa, como en los casos de retrogradación, estación y movimiento directo, podemos recibirla, es nuestra, es para nosotros. Saturno nos invita a abrirnos a la Sabiduría y al Conocimiento para deshacer desde la Luz nuestros terrores nocturnos, para combatir la sensación que nos pudiera dejar una pesadilla en la noche. Desde la introspección podemos trabajar los miedos, bloqueos y el karma. Con disciplina, hemos de buscar mantener nuestros pensamientos positivos y creativos e intentar aceptar nuestras emociones consiguiendo que no nos desborden continuamente. Ahora más que nunca podemos hacer un trabajo sobre las fuerzas de nuestro inconsciente realizando una limpieza, pero esta limpieza la vamos a realizar de una manera diferente, a través de la Luz, permitiendo que entre y entre, es tiempo de conexión, y que vaya llenando todos los rincones de nuestra mente, de nuestra psique donde pudiera haber obstrucción y bloqueo.
En el plano material es tiempo para ser también organizados y previsores, para actuar con disciplina y preparar nuestros asuntos, planificar nuestra economía con espíritu práctico y conservador, y sabiendo que hemos de tener paciencia y constancia. Sin embargo, tal vez es tiempo de cosecha para algunas personas, de alguna pequeña cosecha tras esfuerzos continuados. En todo caso, habrá que trabajar bastante, por una causa o por otra.

Mercurio también cambia su dirección el viernes 22 de febrero y en su movimiento retrógrado nos invita a centrarnos en todo lo que tiene relación con llamadas, escritos, documentos, gestiones, comunicaciones. Habrá que poner cuidado, evitar despistes, estar presentes y conscientes, para no perder papeles u otras cosas, aunque también puede que acabemos de encontrar algo que habíamos perdido hace un tiempo, o hace poco.
Desde el signo de Piscis nos pide escuchar nuestra intuición, conectarnos con nosotros mismos, dedicar tiempo para la introspección, a la meditación. Como ocurre con esta energía hemos de evitar los malos entendidos a la hora de comunicarnos, y desde este signo de Piscis estemos atentos a los olvidos, nuestros o de otras personas. A veces las cosas no saldrán como esperábamos o planeamos, toman otro giro, pero mantengámonos dispuestos para la acción,  para tomar iniciativas. Eso sí, dispuestos a adaptarnos, a fluir y a reconsiderar y reorganizar lo que planeemos, fluir, pero sin abandonarnos del todo, porque es posible que sea necesaria la acción enérgica y que nos afirmemos.

Los próximos días pueden ser importantes para los Piscis y para los Virgo, incluso para los Géminis y los Sagitario, o personas que tengan planetas en estos signos. Al fin y al cabo transitarán por Piscis cinco planetas, nada menos que un 50% del total de las energías del sistema solar. Así que pueden surgir oportunidades para el amor, las relaciones, la firma de documentos y acuerdos. Son días para la acción desde el corazón, desde la compasión y la bondad, la generosidad; días de inspiración, de creación mística, la creatividad, la fantasía y la imaginación están a nuestro alcance para proyectos artísticos. Y también hay mucha energía disponible para utilizar en terapias, para la sanación, para el reequilibrado energético, con amor, con intuición, con terapias y con sustancias etéreas podemos lograr unos resultados extraordinarios. Es tiempo de eclosión para trabajar con las flores de Bach, por ejemplo, es tiempo para que el “ki” sanador sea utilizado. Un momento intenso para artistas y terapeutas.
También habrá que tener cuidado con los que hablan y hablan, pero en el fondo no dicen nada, siguiendo un afán compulsivo, nerviosismo, y, en algunos casos, propósito de aturdir, de engañar, de confundir.


Y ya para el Lunes 25, celebramos la Luna Llena, en el signo de Virgo puesto que el Sol está en Piscis. Tolerancia y Coraje son los dones de estos signos, respectivamente, según nos mencionaba Dane Rudhyar. Tanto Virgo como Piscis seguramente habrán venido sintiendo la intensa energía en sus vidas que facilita el cambio, las separaciones y los nuevos inicios en busca de libertad, nuevos espacios y mayor autonomía, novedades y la creación de un ciclo distinto y renovado.
La Luna Llena en Virgo pone de relieve temas de vivienda, casa, familia, hogar, emociones, y, tal vez lo más importante, yendo más allá de lo material, las propias raíces y fundamentos que sostienen nuestra existencia, ir hacia dentro y examinar en nuestro interior cómo me siento y cómo poder expandirme conscientemente y disfrutando de la propia existencia así como de la vida en general. Con humor y con amor, con mayor aplomo, seguridad y fuerzas interiores renovadas.

Tierra y Agua, mutabilidad. Realmente con los cambios de Saturno en Escorpio y de Mercurio en Piscis y el Sol en Piscis cobra importancia este elemento. Así que creo que el trabajo sobre las emociones resultará revelador para muchos de nosotros. Cómo las vivo, las expreso, si me desbordan o las reprimo. Los dones del agua son la sensibilidad, la receptividad, la adaptación, la inspiración. Pero hemos de cuidar si desbordan inadecuadamente, porque entonces nos conduce esta energía al sentimentalismo y a la sensiblería, a las crisis de llanto, a la sensación de impotencia, a la depresión, la manipulación, el victimismo y la impotencia, y tras estas capas un acumulo de rabia e ira. En todo caso, infelicidad y desorden. Y nosotros podemos elegir desde nuestra conciencia superior la armonía y el equilibrio, la comprensión y la sabiduría. Podemos elegir crecer, madurar, el respeto, hacia nosotros mismos y hacia nuestro entorno, y de nuestro entorno hacia nosotros, también depende de nosotros, de nuestra posición y afirmación, de nuestra individualización e independencia. El quincuncio de la Luna y Urano es precisamente una invitación a revisar todo lo concerniente a la libertad y autonomía. Sin olvidar que la amistad profunda se mantiene en planos diferentes, en planos diferentes físicos y extra físicos, las separaciones pueden resultarnos a veces más o menos difíciles, las ausencias físicas, pero no olvidemos que seguimos en comunión siempre en el Uno.

Evitemos la confusión, el caos, el engaño y el autoengaño, los grandes proyectos que desbordan nuestra imaginación y que en el fondo sabemos que costará llevar a cabo en un plazo concreto y corto, y que sostenidos a la larga acabarán por aburrirnos, cansarnos en exceso, extenuarnos, tal vez por ser imposibles de concretar al precio que nos exigirán. Hemos de tener mesura y prudencia pero de manera que permitamos una expresión adecuada a nuestra fantasía y que canalicemos apropiadamente nuestro sentir, siempre con prudencia y discreción.
Hagamos un esfuerzo por expresarnos con claridad, primero en nuestro fuero interno, luego a los demás, comuniquemos, recordemos, sobre todo los Piscis o personas influidas por Neptuno, que los demás no pueden adivinar lo que nos ocurre, queremos, nos preocupa o nos ocupa. Hemos de salir a su encuentro y pedir, hablar, comunicar y afirmar aquello que realmente somos y nos importa, lo que valoramos, lo que necesitamos, lo que nos da rabia y miedo. Seguramente, una vez dado este paso, el cielo estará mucho más despejado y será más fácil el camino.

La suerte está de nuestra parte, pero hemos de permanecer alertas no obstante, tal vez cueste porque podamos sentirnos vulnerables y mucho más perceptivos. Tendremos que aprender a actuar con prudencia y a la vez escuchar nuestras sensaciones, escuchar al corazón, y a la vez no dejarnos embaucar con promesas, sueños y proyectos que sabemos, en el fondo, que son exagerados.
Utilicemos la energía de la posición de la Luna en Virgo para discernir y analizar y la del Sol en Piscis para sentir e intuir. El corazón ha de encontrar vías de expresión y canalización, es tiempo para el perdón y la acogida, pero también para poner a algunas personas en su sitio, para poder expresar con humor lo que nos frustra y lo que queremos, y para dedicar un tiempo a recargarnos escogiendo a personas y situaciones alegres y positivas.

Los imprevistos pueden ser tal vez la oportunidad para hacer un cambio, innovar, romper o cambiar. Pero no seamos tampoco nosotros excesivamente compulsivos y desordenados en exceso, el entorno nos devolverá enseguida una reacción acorde a lo que provocamos, así que no nos sorprenda entonces.
Hablar por hablar y dar vueltas a las cosas supondrá un desgaste de energía y nada más, vanidad y vacuidad serán las consecuencias. Si es lo que encontramos en nuestro entorno, procuremos no dejarnos arrastrar, permanezcamos atentos y centrados en nosotros para poder elegir adecuadamente. Evitemos las actitudes adolescentes e inmaduras. Tenemos otras energías a nuestro alcance y es un momento para las oportunidades, para construir, para consolidar. No seamos hipercríticos, pero tampoco abandonados ni dejados. Evitemos estos extremos, tanto como al charlatán, al oportunista o al mentiroso. Elegir está en nuestras manos.

martes, 19 de febrero de 2013

Los cambios y el coraje de crear con Fe un Nuevo Mundo

Nicolás Copérnico


Este astrónomo nacido en 1473 se dedicó a mostrar a su generación una nueva perspectiva acerca de la visión del mundo. Copérnico publicó en 1543 De Revolutionibus Orbium Coelestium y es en esta obra donde indica que el Sol ocupa el centro del mundo, girando alrededor de él Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter y Saturno.

¿Nos atrevemos nosotros a “desafiar” la visión generalizada acerca de ciertos propósitos, teorías y leyes establecidas y que, sin embargo, encontramos incongruentes con otra nueva realidad que hemos empezado a vislumbrar?

Tenemos y, en todo caso, podemos desarrollar el coraje necesario para investigar, dedicando tiempo, paciencia y constancia a estas nuevas leyes, orden innovador que hay más allá de nuestras costumbres y hábitos y a la visión de una nueva realidad.

Los científicos están estudiando esas partes de las Galaxias que no se pueden ver aún, pero en las que se percibe que hay materia, “materia negra”.
En nuestra realidad de todos los días hay una “realidad” que no conseguimos percibir, y nuestros instrumentos de percepción en este caso no son sólo los ojos, hemos de despertar, desarrollar y ampliar otra “visión” interna que conecta precisamente con esa “energía” que circunda la materia - forma que percibimos con nuestros sentidos físicos.

Muchos idealistas enamorados de la Belleza, de la Armonía y del Equilibrio deseamos ver eclosionar en partículas de Luz Amorosa a los seres queridos que se van de nuestro lado, deseamos ver con nuestros “ojos” ese estallido de luz indicando que hay una transfiguración, un cambio de forma-materia, un viaje, una emigración a otra dimensión-espacio. Y nuestros ojos físicos no consiguen aún verlo, pero nuestra “visión interior” intuye que ello ocurre y es así, que seguimos unidos porque todos somos, en efecto, energía, luz, amor. Como el cambio que sufre una estrella cuando decimos “se apaga una estrella”. La energía, ni se crea ni se destruye, sólo se transforma.

Cada uno de nosotros somos un Sol, un sistema solar con leyes que nos rigen y con leyes que hemos de respetar, una conciencia en expansión continua, un corazón central que late, vibra disponiendo también de las funciones arquetípicas y energéticas de cada uno de los planetas. Mercurio, inteligencia; Venus, amor; la Tierra, nuestra materia y corporeidad; Marte, capacidad de acción; Júpiter, nuestra expansión social y Saturno, nuestro sentido de la responsabilidad y del deber.

Las teorías de la época de Copérnico, y del mismo Copérnico que aún tendría mucho que avanzar, llegarían con el tiempo a ser demostradas por otros astrónomos y astrofísicos que, tocados por el ingenio, inventaron aparatos y formularon ecuaciones afirmando así y confirmando todo lo que hoy sabemos referente al Universo. Sin embargo, ¡cuánto queda aún por descubrir!.

Nosotros también estamos en un momento de cambio, un momento crítico porque para todos los que vislumbramos otra realidad, no es siempre fácil perseverar con Fe y con Coraje, tomando nuevas iniciativas acordes a aquello que en nuestro interior está emergiendo y que difiere de la ideología popular mayoritaria. Supone aceptar cierta soledad y seguir sin vacilar fieles a nosotros mismos, centrados en esa energía interior que nos está abriendo a estas nuevas visiones, la proyección de nueva realidad que estamos construyendo entre todos.

Copérnico fue un revolucionario con sus teorías y a partir de entonces, el proceso no pudo cesar, no había vuelta atrás, se arriesgó, se atrevió y abrió caminos nuevos para que las futuras generaciones pudieran seguir su labor.

Sigamos nosotros valientemente con la mirada puesta en la Ciudad que deseamos alcanzar, el Mundo que estamos construyendo, el Ideal que nos anima y nos nutre, desde nuestro centro de gravedad, desde la fortaleza interior, conscientes de nosotros mismos, conscientes del camino, del aquí y del ahora, de cada pasito que damos, de cada parada para descansar que nos permitimos, de cada nuevo impulso que nos mueve.

viernes, 1 de febrero de 2013

Soltando el enfado y la ira


¿Sientes enfado, ira, mal humor, rabia?

Júpiter se ha puesto Directo en su movimiento y este cambio de ritmo puede estar afectando a algunas personas de una manera más pronunciada. El órgano que rige Júpiter es el hígado. En Medicina China se estaría activando el elemento madera, que también está vinculado con la vesícula biliar.

Pero no vamos a echarle la culpa a Júpiter ni al hígado, ni a la madera, por supuesto.
No se trata de decir: ¡Ah, es Júpiter! O: ¡Vaya, es mi hígado! Y desvincularnos de nuestras emociones. Tan nuestras como nuestros ojos, esos que vemos en el espejo a menudo, ¿los “miramos”? Ellos también un vínculo con el hígado, ¿están rojos?

Pero qué esta pasando entonces si hemos de volver hacia dentro y sincerarnos con nosotros mismos, escucharnos y encontrar respuestas.

Júpiter rige y está asociado a la expansión, el crecimiento, el desarrollo, a la libertad. Pensemos, por ejemplo, sólo por ejemplo, en algún Sagitario que conozcamos, tan sonriente, entusiasta, vital, activo, ¡pero qué mal genio! Júpiter necesita esta libertad para expresar su creatividad y cuando se siente o está reprimido, entonces podemos ver cómo la ira llena los cielos. Aunque sea sin palabras, puede ser una mirada, una actitud, hay muchas vías de expresar la cólera con el cuerpo. El campo energético mismo se puede impregnar de esta furia y agresividad.

Júpiter está asociado a la alegría, como energía expansiva esta energía gusta de viajes, bailar, divertirse, crear, fluir, disfrutar de espacios abiertos, comunicar.
Ya, ya, ya estaréis diciendo algunos que la vida no es todo juerga.
Pero volvamos al enfado interior.

¿En qué momento te has sentido reprimido? ¿Tal vez “regañado”? ¿Tal vez influenciado? ¿Tal vez sugestionado? A veces todo es muy sutil y ocurre muy deprisa, pero uno tiene que recordar en qué momento saltaron las alarmas internas y uno quiso grita por ello, y no lo hizo, o lo hizo y “le echaron la bronca por ello”, se lo “reprocharon”. En vez de expandirse uno se bloquea, se estanca, se reprime.

La verdad, a veces ocurre por pequeñas cosas, pequeños detalles, de verdad que sabemos que no son importantes. Sabemos que surgen con personas cuyas relaciones son en general muy óptimas y saludables. No es que el otro “viniera a atacarme a propósito”, es que yo estaba predispuesto para sentirme agredido, porque estaba sintiendo y viviendo ya una falta de espacio, de libertad, por compromisos, por responsabilidades, la sensación es de estancamiento, frustración y rigidez. Tal vez es momento de trabajar precisamente la libertad interior, soltar, ser creativo, expresar, y hacer lo que de verdad queremos con calma. Administrar bien nuestro tiempo, nuestros recursos, nuestras fuerzas, sin exagerar, teniendo en cuenta los pros y los contras, pero es tiempo de libertad, de expresar hacia fuera, con entusiasmo, con alegría. Tenemos que volver a encontrar un estado de paz, tolerancia, flexibilidad, movimiento, ampliar y mejorar nuestra capacidad de visión (física, emocional y psicológica).


Se trata de permitir a la energía fluir para que el corazón permanezca en el estado de Alegría y que el Amor gobierne nuestras decisiones, elecciones y acción expansiva.

La dieta también puede ayudarnos, en general sería un poco la que se recomienda en la primavera cuando rige la Madera, pero ahora tenemos otras frutas y verduras de estación (en el hemisferio Sur estamos en invierno), así que, en general, busquemos los vegetales de hoja verde, algas y pescado blanco, por ejemplo, y en todo caso utilizar métodos de preparación de los platos de modo que resulten ligeros. Y no olvidemos las infusiones hepáticas, por supuesto.

Consulta de Predicciones en Astrología


En Astrología tenemos muchas técnicas que podemos aplicar para realizar previsiones, pero hemos de elegir con cada consultante, en cada momento, la más adecuada a su situación particular y concreta. No es necesario utilizar todas a la vez, ni mucho menos, la clave está ahí, es fácil y sencillo. Se trata de simplificar y para ello hay que, realmente, escuchar al otro, y no sólo con los oídos, no sólo con la cabeza, sino con el corazón, con todo el ser.

Creo que es importante para cada astrólogo profesional determinar de una manera clara y precisa cómo orienta la consulta de predicciones, entendiendo por predicción las preguntas que respecto a su destino nos propone un consultante.

Es importante para mi respetar el proceso en el que cada persona está inmerso, su propio ritmo y su propio desarrollo, precisamente porque cada uno de nosotros somos un ser libre, ejercemos nuestra voluntad y responsabilidad respecto a las decisiones que tomamos cada día. Evitar cualquier influencia que se convierta en una poderosa sugestión determinante me parece un principio ético de primer orden. Evitar condicionar con lo que decimos es algo muy sutil y hemos de permanecer atentos a nosotros mismos para ver cómo utilizamos el lenguaje y qué palabras elegimos en la interpretación.

Al fin y al cabo, si no ponemos atención y tenemos cuidado nosotros mismos estamos creándonos unas consecuencias directas con nuestro modo de obrar.



Es importante ayudar y favorece en el consultante la conexión con su propio núcleo, con su guía interior, la que emana de sus propias experiencias, en esta vida y en otras vidas, datos que nosotros desconocemos, pero esa sabiduría está impresa en su Alma, y lo más importante en una consulta es favorecer esta conexión con la propia luz interior y, por supuesto, con la Guía superior.


Ya sea que el consultante se acerque por curiosidad o porque verdaderamente viene con una serie de temores, de dudas, en un estado de confusión, de intranquilidad, nosotros hemos de permanecer neutrales, tranquilos, sin prejuicios, único modo de permitir que la Gracia actúe a través de nosotros como mensajeros de la Paz, porque lo que queremos aportar es discernimiento. Esta es nuestra tarea personal.

La Astrología, su rol en nuestra época


¿Por qué resulta la Astrología interesante en estos momentos de confusión, mutación y aceleración? ¿Qué nos puede aportar su estudio y práctica?


La Astrología nos ofrece unas respuestas aplicadas a nuestra vida cotidiana para avanzar en la construcción de un Mundo Nuevo, una Nueva Tierra.

Conocerla y experimentarla, sentirla y sumergirnos en ella está a tu alcance, no sólo con el propósito de ser un profesional en este campo, sino como herramienta a tu servicio en tu proceso evolutivo y de expansión.

Es una tarea continua en nuestra vida el tomar conciencia de nuestra participación en el Universo, porque hay unas Leyes que gobiernan el mundo, y a los individuos nos resulta conveniente conocerlas y respetarlas si queremos construir entre todos una sociedad impregnada de la belleza, donde el equilibrio se manifieste todos los días y podamos seguir evolucionando en armonía.

El estudio de la Astrología nos permite comprender las estructuras profundas y reales que condicionan a un individuo. Éste es su aspecto Psicológico.

Pero también nos ayuda a ser conscientes de nuestra situación en el Universo, lo que constituye su aspecto Metafísico. Nos encontramos unidos al Universo por una serie de fuerzas desconocidas. Adentrarnos en su estudio es un paso hacia nuestra libertad, es liberarnos de la esclavitud de la ignorancia.

Si estás buscando una fuerza dinámica que active tu potencial y te ha atraído en especial la Astrología, acércate más a ella. Escuchar, sentir, experimentar, vivir, ampliar nuestra visión, fluir armoniosamente con los cambios y mutaciones de nuestra época actual, la que hemos elegido para seguir evolucionando.