domingo, 28 de octubre de 2012

Astrologie, karma et rythmes cosmiques, una obra de Germaine Holley

“La Astrología es una ciencia de los tiempos y de los ciclos”


Cuando se estudia Astrología llega un momento en que se abordan las progresiones. Cuando yo llegué a este momento tenía integrados los elementos básicos y comprendía la función de los tránsitos. Pero al llegar a las progresiones, si bien la teoría me parecía fácil y la técnica sencilla, no conseguía que me aportara gran cosa, me faltaba esa información clave que diera sentido al momento presente, al pasado y a las perspectivas de futuro. Tiempo y ciclos, relojes internos y relojes externos, como interactúan entre ellos para producir sincronías, para contribuir al plan evolutivo, al proyecto de vida. Este conocimiento es esencial para actuar a favor de la corriente, sintonizar con el alma. Durante años he hecho esfuerzos por mirar esos gráficos progresados y encontrar, sinceramente, un sentido aplicando la teoría, he intentado leer a autores diferentes en una búsqueda incesante, he estado buscando una clave, o una llave. Me ayudaron años atrás a profundizar en esta comprensión las enseñanzas que encontré en los libros escritos por diferentes autores. Primero fui a buscar al libro de Psico-Astrología kármica, el presente y el futuro, de Geraldyn Waxkowsky y Marysol Gonzalez Sterling. Posteriormente intenté trabajar paso a paso según el método del libro Aprenda Astrología, tomo 4, de Marion D. March y Joan McEvers. Me traje posteriormente un librito de Italia de Maria Grazia Barilli, Le previsioni astrologiche. Posteriormente me sumergí en el libro de Alexander Ruperti,  Ciclos del devenir. Después aprendí con Tito Maciá en su libro Astrología Predictiva. En otro momento encontré un libro titulado Técnicas de predicción, de Silvina Simonovich. Sondeé el apartado de Ciclos de Transformación del libro de Stephen Arroyo, Astrología, Karma y Transformación. El año pasado seguía obstinada, por supuesto, en mi empeño sabiendo lo importante que son las progresiones y los ciclos planetarios y, según acababa el año, encontré afortunadamente claves nuevas. Primero la web de un astrólogo español que estaba organizando en su blog una participación activa respecto a la progresión de la luna, algo empezó a aclararse mirando atrás las progresiones de mi carta astral. Y también acabando el año encontré la obra de Germaine Holley, sintiendo y logrando nuevas comprensiones en su libro Astrologie, karma et rythmes cosmiques. Iba avanzando y me sentía muy feliz pudiendo integrar algo tan básico e importante. Recientemente en una consulta con un alumno de Germaine Holley, Samuel Djian Gutenberg, que fue su ayudante, y por quien yo había llegado hasta Germaine (leyendo artículos y entrevistas publicadas en su web) realmente el cielo empezó a despejarse de casi todas sus nubes. Con Germaine conseguí una apertura, o tal vez ha sido la llave, sí, apertura grande mirando las progresiones secundarias, las conversas y los tránsitos. He de señalar que los gráficos que incluye esta obra y en otros de sus libros aportan precisamente a la mente la visión necesaria para que lo que explica sea práctico viniendo de un plan abstracto. Tal vez porque se pasa del nivel mental a la sabiduría del corazón. Y hablando con Samuel fue el Eureka porque conseguía tener la visión de las diferentes capas por separado y superpuestas, todo a la vez, la visión y la comprensión eran perfectas.


En Astrología tenemos los gráficos de la carta astral, el gráfico de las progresiones y el gráfico de los tránsitos, básicamente (hay más gráficos para diferentes estudios, pero para el caso que me ocupa me interesa centrarme en estos tres), podemos tener cada uno por separado y los podemos superponer, son diferentes capas que se interrelacionan y que permanecen vinculadas porque nos indican todas ellas fases de nuestra evolución. Para mí ha sido importante el poder combinar estas capas de información de manera simultánea, estando en cada una de ellas y en todas a la vez. El genio Uraniano utiliza su varita mágica. Germaine nos introduce de lleno en estos ritmos cósmicos que nos marca la Astrología. Ella y Samuel han sido los portadores de ese “toque” especial que hace que toda la información que se ha ido asimilando se ponga a funcionar, (clic, la llave), y se abre la puerta de una frontera hasta ahora cerrada hacia un mundo de mayor comprensión y consciencia, porque se trata de esto, de ampliar consciencia. Por supuesto, he de hacer constar también el estudio y la influencia de la obra de Dane Rudhyar en mi recorrido astrológico.



Al fin y al cabo no podía esperarse otro resultado ya que Germaine nos dice que “la Astrología es la Ciencia del Dinamismo Cósmico, del movimiento universal y de sus ciclos repercutiendo, por analogía, en el individuo”. Efectivamente, como señala, “hay una resonancia constante entre el Hombre y el Cielo”. Estamos tratando del tiempo cíclico, nos sumergimos en el simbolismo de la espiral.


Astrologie, karma et rythmes cosmiques fue un regalo del Espíritu de la Navidad puesto que llegó por esas fechas del año 2011. Estoy segura de que a muchos estudiantes les podrá ser también de gran utilidad y transmitirá a los veteranos algún toque especial para alcanzar mayor comprensión. Al fin y al cabo hemos de poder ir más allá de las estructuras una vez que conseguimos la maestría de las mismas a través del conocimiento, y es ahí donde podemos entonces dejarnos modelar por las energías transpersonales de Urano, Neptuno y Plutón.


Diosas griegas de la noche y del día asistiendo a la Vía Láctea

Nos vamos a adentrar en este libro de tintes filosóficos y técnicos. En su prefacio, Germaine nos indica claramente el propósito de esta obra, cómo podemos prepararnos para asumir nuestro presente con la conciencia de preparar nuestro futuro. Para ellos hemos de descubrir el significado de lo que ven nuestros ojos tras traspasar el umbral de la ignorancia, por tanto es necesario despejar las tinieblas respecto a quiénes somos y respecto a las relaciones que establecemos con el Universo en el que nos movemos, así como  respecto al Principio que anima a este Universo, sea cual sea el nombre con el que designemos a esta Fuente de Energía.

Así pues en la primera parte de la obra  se aborda lo que ha sido la astrología en la historia y lo que es la astrología en el día de hoy y lo que puede aportarnos, con sus contenidos, significados y ramificaciones. Germaine Holley nos explica que astrólogos tales como Alan Leo (Reino Unido, movimiento teosófico); Charles E. Vouga, Marc E. Jones y Dane Rudhyar (Estados Unidos) comienzan a reunir e integrar conceptos pertenecientes a Oriente y a su antigua sabiduría. Eso sí, siendo una ciencia humana por excelencia está en estado de evolución, como el ser humano, como el alma de cada ser humano. Y los seres humanos estamos llamados a ensanchar cada vez más nuestro horizonte, a tomar consciencia de nuestras facultades, cada uno de nosotros de nuestro destino personal, por lo tanto somos más exigentes respecto a nuestras necesidades y solicitudes.
Después pasa a hacer un estudio del karma y de sus leyes, pasando posteriormente a hacer unas reflexiones acerca de la clarividencia y qué nos puede aportar la astrología respecto a todo esto.

En la segunda parte de la obra, Germaine Holley nos introduce en los ritmos cósmicos y el destino del ser humano, de cómo la astrología nos permite un enfoque en cuanto a la percepción de estos ritmos cósmicos y su repercusión en el ser humano. Existe un tiempo para cada planeta y este conocimiento nos ilumina en nuestro camino como una lámpara en la noche.


Espiral evolutiva
De esta manera nos adentra en el estudio de las progresiones secundarias, de las progresiones conversas y los tránsitos, profundiza en el sentido de Plutón y de Neptuno y dedica después un apartado a las relaciones humanas. Descubrimos la corriente energética manifestada en el Horóscopo, en nuestra carta astral. La obra aborda estos contenidos desde la teoría y consagrando en cada apartado un espacio para la experimentación y práctica. Para profundizar en estas materias y como complemento aconsejo el libro de Germaine Comment comprendre votre horoscope, tome 2, dynamique de la vie. En él encontramos detalles y ejemplos para avanzar en el estudio de los movimientos astronómicos, que como dice Germaine, crean en el cielo ciclos planetarios y por lo tanto nuevas corrientes energéticas, y ello repercute en el ser humano dinamizándolo.
Los ritmos del tiempo, el yin y el yang que se alternan, simbolismo de la doble corriente energética universal, nos lleva a buscar en el Horóscopo esta misma alternancia: progresiones secundarias-progresiones conversas. Inspiración y expiración de Brahma.

La obra acaba abarcando algunas preguntas que suelen ser inquietantes o que nos requieren una búsqueda de respuestas y de conceptos para avanzar y  la Astrología puede aportarnos respuestas útiles: la herencia, la juventud de hoy en día, relación padres-hijos, la muerte. Y la libertad, puesto que hablamos de ciclos y propósito de vida, de ritmos y entramados; finalmente Germaine no podía dejar de tocar este punto tan delicado, el libro albedrío.

La obra (Astrologia, karma y ritmos cósmicos) fue escrita hace casi 30 años, en 1983, y seguimos en el proceso de avance hacia la Era de Acuario, dejando atrás la dualidad para llegar a la síntesis, a la Era de la Fraternidad Universal, como recalca su autora. En este camino “la astrología, estudiando los ritmos, los ciclos de la evolución puede aportar luz a nuestra consciencia humana”. Este libro que, en apariencia y forma es sencillo, recoge conocimientos complejos y profundos pero descritos de una manera amena y condensada, por tanto estoy segura de que a todos los que se inician en el camino de la Astrología tiene mucho que aportarles, ya que nos sumerge intensamente en todo lo que podemos alcanzar a través de su estudio, práctica e investigación. Para los que, paralelamente al estudio de la astrología, o antes, nos fuimos también empapando de enseñanzas metafísicas y filosóficas es un deleite leerlo con los ejemplos múltiples que Germaine va escalonando en los apartados de cada capítulo señalado como “experimentación”.

Para recoger la síntesis de lo que en la obra pretende aportar Germaine, debo indicar que en este libro nos habla del inmenso trabajo de mutación que se opera a nivel individual y que deberá repercutir en una escala planetaria. Al igual que ella recalco que la crisis que atraviesa nuestra civilización en este fin de Era –Piscis- necesita de los valores transcendentales del Espíritu, de Neptuno, del Amor, preparándonos así para la Nueva Era de Acuario. Como señala Germaine, la Astrología y el estudio de los ritmos, de los ciclos y de la evolución, pueden despejar el horizonte y ofrecer nuevas perspectivas y luces a nuestra consciencia humana.

Considero el trabajo realizado por la astróloga Germaine Holley, como escritora y como formadora, muy importante y relevante, teniendo en cuenta que contamos con muy pocas figuras femeninas en primera línea, como pioneras que nos han abierto camino a las nuevas generaciones, para quienes es ya mucho más fácil tener integrados los conceptos filosóficos, espirituales y psicológicos que a lo  largo de estos últimos años han propulsado una utilización de la Astrología como herramienta al servicio de la evolución.
De una manera discreta, sencilla y humilde, y sabiendo que aún no era el tiempo más apropiado para todo el despliegue que estos conocimientos contienen, pero con un sentido profundo de la estructura y de los contenidos técnicos,  filosóficos y espirituales que impregnan la astrología sobre todo ya en nuestros días, Germaine Holley ha contribuido en el siglo pasado dejándonos este legado para una mayor comprensión del papel que la astrología ocupa en la sociedad y en la historia de la evolución del ser humano. Sobre todo contribuyó y contribuirá su trabajo y su dedicación a aportar mayor información y una perspectiva más amplia acerca de lo que es la astrología en su esencia y cómo su evolución actual es importante  a su vez para nuestro constante progreso cósmico.

sábado, 20 de octubre de 2012

Los planetas transpersonales y nuestros procesos de transmutación y evolución




Las crisis existenciales:

“Todo en la vida sirve a una última meta y contribuye a la Armonía Perpetua de la Existencia Universal” (Dane Rudhyar)



Más allá de la órbita de Júpiter y de Saturno -planetas sociales, encontramos a los tres planetas transpersonales que, durante fases críticas de cambios, nos conducen a un estado de conciencia mayor, más amplio. Descubrimos nuestros límites y las herramientas para superarlos y evolucionar como seres humanos, es una gran oportunidad para nosotros vivir con conciencia, despiertos estos pasajes y ciclos. El propósito es superar los traumas, complejos y limitaciones que traemos por las experiencias de vidas pasadas, observaremos el Nodo Sur, o bien por influencia de nuestro entorno socio-cultural y, utilizando nuestros dones y herramientas actuales, desplegar nuestro potencial e ir formando parte de aquellos que apoyan mediante su servicio y evolución continua a la evolución de la raza humana.






Pero ¿cuáles son los niveles evolutivos del ser humano?

Existen una serie de etapas o escalones por los que todos vamos pasando a lo largo de nuestra vida.

En nuestro proceso evolutivo como seres humanos vamos pasando por etapas diferentes y también vamos utilizando nuestras energías, dones y talentos en distintos niveles, a veces se pueden mezclar.

Los cuatro niveles básicos son:

-          Nivel biológico: en este nivel nuestra preocupación es la supervivencia, somos dominados por las exigencias y las compulsiones de la vida.

-          Nivel socio cultural: en este nivel nos movemos en la sociedad sometidos a reglas colectivas en busca de seguridad.

-          Nivel individual: cuando llegamos a este nivel nos cuestionamos los criterios que rigen nuestra sociedad, nuestra comunidad y buscamos una comprensión y un sentido de nuestra existencia personal, más allá de los convencionalismos, es una etapa de individualización.

-          Nivel transpersonal: podemos integrar ciertos valores de la sociedad y de la comunidad sin hacernos dependientes de ella, siendo conscientes de nuestras diferencias y particularidades y, por tanto, asumiendo la responsabilidad de nuestras vidas y destinos, asumiendo las respuestas particulares a los problemas del mundo y de la vida de manera que elegimos qué lugar vamos a ocupar en la unidad global, en la raza humana, y con consciencia qué servicio vamos a ofrecer en el mundo.


¿Cómo nos ayudan las energías transpersonales y qué nos aportan?


Urano: es el genio, la inteligencia cósmica, el mental superior, esta energía nos permite tener acceso a los planos de consciencia que van más allá de lo que conocemos y vivimos. Es la octava superior de Mercurio, y va más allá de sentimientos de rebeldía y de inestabilidad, asociados a personas marginales que no paran de cambiar porque la rutina, en realidad, les da miedo ya que todavía no han encontrado el sentido de “lo sagrado” en el compromiso vivido en la vida cotidiana con los demás, este es un trabajo que tiene que hacer Urano.

“El propósito esencial de la vida para el hombre es la actualización progresiva de poderes interiores inherentes al espíritu creativo.” (Dane Rudhyar).

Neptuno, mediante un proceso de purificación emocional nos permite elevar nuestra capacidad para amar alcanzado estados de unión, comunión con los otros, comprendiendo y experimentando la unidad, es el Amor Universal a través de la compasión que me permite comprometerme y ser responsable, superando estados emotivos de fusión y dependencia. Es la octava superior de Venus. Será precisamente a través de Venus que nos elevaremos de nuevo hacia el Espíritu, hacia Neptuno, hacia el Cielo.

“Neptuno se refiere a la visión de un reino en que las formas son abiertas e inclusivas y donde la fe profunda de la persona tiene la posibilidad de ofrecer un servicio verdadero y ayudar a hacer actual en esta tierra las realidades subliminales del reino transcendente o trans-saturnino.” (Dane Rudhyar, An Astrological study of psychological complex).

Plutón está vinculado a la voluntad cósmica y nos permite integrar lo espiritual en la materia (la consciencia de las células), es la Tierra, la encarnación del espíritu en la materia se realiza a través de Marte. Plutón nos ayudará a transmutar a Marte para dirigirnos de nuevo hacia el Amor Universal mediante una búsqueda de lo que es verdadero y esencial. Dane Rudhyar decía que donde se encuentra Plutón en la carta astral podremos hacer una contribución significativa a la humanidad ya que en esa área hemos pasado por depuraciones y renacimientos hasta alcanzar la quintaesencia. Pero para ello el ego ha de estar sometido a la conciencia. Nos hace sentir una gran necesidad de autenticidad y se rechazan las formas, Plutón ha de tener integrada la compasión y el amor de Neptuno, tanto como Neptuno ha de tener integrado a Plutón.

"Plutón simboliza muerte y renacimiento, metamorfosis, transmutación y regeneración. Tal proceso se manifiesta debido a los estancamientos o limitaciones que están enraizados en nuestros propios esquemas pasados de seguridad emocional y en nuestro pasado evolutivo, el cual condiciona la orientación de nuestra vida actual". (Jeff Greene, Plutón: la trayectoria evolutiva del alma).



Todos vamos a ir integrando estas energías, algunos porque ya vienen con conexiones de planetas personales con ellas, otras personas porque las recibirán a través de los tránsitos y/o progresiones. En todo caso son ellas las que nos abren las puertas y nos ofrecen el impulso para avanzar más allá de una existencia mediocre y banal.

Estas tres energías nos ofrecen la posibilidad de salir de la inercia y de la apatía, de las situaciones “cómodas”, “familiares”, de rutina y que tenemos controladas, pero que, no obstante, nos bloquean y nos hacen sentirnos muy insatisfechos e infelices, llegando incluso a enfermar.

Estos procesos de cambio nos ofrecen la oportunidad de construir una personalidad sólida, conscientes de nuestra propia identidad y de que formamos parte de una Unidad mayor. Hemos de aceptar nuestra realidad física, emocional, psicológica y espiritual e integrarlas. Salir del conflicto interior para de esta manera colaborar en el plan Cósmico que como raza humana traemos, somos un Todo y hemos de colaborar para el bienestar común. Este es el trabajo que Urano, Neptuno y Plutón van realizando en nuestra personalidad a lo largo de sus ciclos.



Bibliografía
- Vers l’homme semence et L’astrologie de la transformation, An Astrological study of psychological complex de Dane Rudhyar.
- Astrologie, dynamique de l’évolution, de Germaine Holley.
- Método Lupo de interpretación astrológica, de Vicente Lupo.








viernes, 19 de octubre de 2012

Consulta de astrología


¿Está buscando en este momento respuestas respecto a las vivencias en las que está implicado profundamente y que le instan a realizar cambios o le han llegado esos cambios sin haberlos previsto ni organizado desde su elección?.

¿Acaso se está interrogando acerca de qué sentido tienen las circunstancias que está viviendo actualmente?

La parcela o parcelas de su vida, los personajes con quienes se ve implicado/a de una manera intensa tienen un sentido dentro de su evolución total, de un proceso total de crecimiento y progreso como ser humano.

La consulta de Astrología aporta a su conciencia una nueva luz, un sentido a sus vivencias porque se trata de comprender el proceso parcial por el que pasa dentro del ciclo evolutivo global de su existencia. Existe una dinámica concreta, un ritmo personal y un proyecto que su alma ha elegido realizar.

Todo lo que le está ocurriendo tiene un sentido positivo, creativo y le conduce a confrontar aspectos de si mismo que debe mejorar, superar, liberar, sanar, cambiar. Se trata de conectar con su ser esencial para realizarse plenamente.

Todo lo que le está ocurriendo corresponde a una etapa de transformación que le conduce hacia su propia esencia. La consulta de Astrología le permite saber, confirmar y aclarar en momentos de pequeña o gran confusión, tiene herramientas y útiles, dones para franquear esta puerta que se abre ante usted. No es un límite lo que está viviendo, es una oportunidad para ensanchar sus horizontes y crecer, para consolidar su ser esencial con confianza y desde la FE en la VIDA.


María José Pérez- Gabinete de Consulta Astrológica: presencial en Madrid, por teléfono -en horario de lunes a viernes, por videoconferencia-skype, previa reserva de cita.
Para solicitar información y reservar cita:


email: meryastrology@gmail.com
teléfono y wasap: 656 190 487
facebook: https://es-es.facebook.com/astrosyrenacer

viernes, 12 de octubre de 2012

Astrologie entre deux eres Poissons - Verseau

Obra de Germaine Holley, de Éditions Du Rocher, 1981

Siguiendo con mi propósito de dar a conocer los libros de esta astróloga francesa que nos dejó en febrero de 1995, y ya que no están traducidos al castellano, presento a continuación, en rasgos generales, lo que podemos encontramos en este libro de Germaine Holley, pretendiendo orientar de este modo en la elección de las diversas obras que dejó escritas.

En la introducción del libro, con el título “Los ciclos planetarios”, Germaine Holley, que fue testigo de esos últimos años del siglo XX, nos invita a elevar nuestras miradas al cielo para encontrar respuestas a nuestros porqués más allá de la ciencia, ensanchando nuestro horizonte, permitiendo a nuestra mirada encontrar múltiples imágenes, diversas opciones más allá de la técnica para buscar nuevas respuestas respecto a las fuerzas que gobiernan el Universo.

La Astrología, durante miles de años, ha observado el ritmo de los planetas, ha seguido de cerca los ritmos planetarios celestes, “encontrando resonancias entre el gran átomo cósmico que es el sistema solar y el pequeño átomo terrestre que es el hombre.”
Nos introduce así en la Precesión de los Equinoccios para llegar hasta las eras que se han sucedido a lo largo de los milenios: Tauro, Aries, Piscis, y llegando al alba de la que en estos momentos nos encontramos, la Era de Acuario. En esta obra, la autora pretende facilitarnos una mayor toma de consciencia, por lo cual Germaine realiza un estudio de la situación astronómica geocéntrica de las últimas dos décadas del siglo XX, utilizando para ello los elementos disponibles, ya que los nuevos descubrimientos espaciales aportarán otras fuentes de información. No será un estudio orientado a la predicción sino a la previsión, introduciendo al lector en estos ciclos.

Primeramente Germaine hace un estudio de 1939 a 1980 observando los aspectos planetarios, principalmente el sextil Plutón en Leo con Neptuno en Libra. A continuación nos lleva al estudio del ciclo comprendido entre 1980-1984, así vemos que entre 1982 y 1985 Saturno estaba, como actualmente, recorriendo el signo de Escorpio.

Nos ofrece en la obra un resumen de las cartas astrales de los Estados Unidos de América, de Richard Nixon, de Ronald Reagan, de François Mitterrand, de la fundación de la República francesa y de la V República francesa.

Y después pasa al estudio de los ciclos que seguirán a partir de 1984, más allá del año en que escribe el libro y se publica, para acercarnos poco a poco hasta el 2010 y el 2020. Así, echando una mirada a todos estos ciclos y su repercusión en la Tierra, nos lleva a su repercusión en los seres humanos.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Frutos Estelares


Las cuatro de la mañana; las cinco. ¡No puedo más! No consigo conciliar el sueño. Con antojo de fruta, salgo a la terraza. ¡Cómo brilla el cielo! Cual plateados racimos de uvas bailando en la distancia sobre este telón azul noche, las estrellas. Como fruta madura parecen invitarme a extender mi mano y alcanzarlas atrayéndolas a mi agitado corazón. Su luz de oro despejaría las dudas de mi mente, su fresco néctar haría descender la fiebre que padezco. Su magia… ¡Oh, su magia! ¡Me transporta de nuevo al anhelado Paraíso perdido!

El cósmico cesto de planetas, estrellas, Vía Láctea y otros apetitosos frutos estelares nos invita a vivir una cosecha de Armonía.

lunes, 8 de octubre de 2012

Germaine Holley y su obra “Astrologie, au-delà de la rencontre”


Germaine Holley nació en Besançon –Francia- un 8 de octubre de 1904, por tanto hoy sería su cumpleaños, y con este motivo deseo publicar este artículo con la intención de rendirle un pequeño homenaje, principalmente por su dedicación y trabajo en el campo de la Astrología.

Hace 18 años, también a primeros de un mes de octubre, viajaba yo por primera vez a Francia, en un avión jumbo de Aerolíneas Argentinas –detalles que se recuerdan con el tiempo, rumbo a París, completamente sola. Germaine Holley falleció el 7 de febrero de 1995, fecha en la que celebré mi primer cumpleaños tras llegar a Francia, en Cherbourg. Después de escribir el artículo me vinieron estos números, estas fechas, esta fase de mi ciclo evolutivo. Un período en el que Plutón evidentemente me llevó a reencontrarme con mi karma. Es gracias a aquel viaje y a las circunstancias que le rodearon, por aquel entonces mi búsqueda e investigación en los trabajos y escritos de Itsuo Tsuda, que avancé también en el estudio y práctica de la lengua francesa, útil para este otro reencuentro muy posterior con Germaine Holley. Muchos os preguntaréis: pero ¿quién era Germaine Holley y qué nos puede aportar? Es mi deseo, poco a poco, acercaros a ella y a su obra, a sus enseñanzas, permaneciendo atentos a aquellas que resuenan con nuestro “genio uraniano” y con la luz aportada por Neptuno.

Con todo mi cariño, para Germaine Holley, en este día de su cumpleaños y ahora que ha pasado a otro plano de conciencia y estado evolutivo, le dedico estas líneas.


Una mujer testigo de todo un siglo


Germaine Holley es una astróloga francesa a quien empecé a descubrir en el año 2011. Fue en noviembre de ese año cuando comencé a tomar parte en una red social. Decidí aprovechar la red para intercambiar, descubrir y ampliar horizontes en un ámbito  internacional y en múltiples áreas y sectores de mi interés, por supuesto uno primordial, la Astrología. Es así como llego enseguida hasta uno de sus alumnos, Samuel Djian (http://www.djian-gutenberg.com/samuel/), del que nunca antes había oído hablar, ni había leído tampoco nada, no tenía referencia alguna de este astrólogo, él es también francés, y leyendo su página web quedo cautivada por un interés ferviente en conocer más la obra de Germaine Holley, tal vez si hubiera sido posible, a la misma Germaine.  Intenté encontrar información en francés y en italiano, que son dos idiomas en los que puedo leer y hacerme entender, pero no encuentro apenas nada a no ser referencias a la obra dejada por Germaine, sus libros, en los que recoge también las enseñanzas de su gran amigo del alma Charles E. Vouga. En italiano llego a encontrar un documento del Centro Italiano di Astrologia en el que Claudio Cannistra elabora un artículo acerca de Germaine Holley y su obra, con motivo de la celebración del centenario de su nacimiento  (http://www.dantevalente.it/biblio/la-137.pdf), transmitiendo también con ello algo de los contenidos que se pueden encontrar en algunos de los libros escritos por Germaine y que suponen su legado a todos nosotros que nos acercamos ahora a ella en este momento de nuestras vidas y de la historia. Y, por supuesto, algo muy valioso para mí, encuentro la posibilidad de ver la película que nos dejó “A chacun son soleil” (http://youtu.be/Z6km_-2NNBk) y otro pequeño vídeo para continuar descubriendo su mensaje y a su persona (http://youtu.be/liMW8SgIuHI). Para mí, un maravilloso regalo que puedo disfrutar de vez en cuando de manera que, a través de su voz y de la conexión que me permite ver su presencia física mediante la película, me es fácilmente posible sentir su presencia y su energía aún más cercanas.


Sus obras no están traducidas en lengua castellana, de momento, la posibilidad –si surgiera en algún momento esta oferta- de ponerme a traducirlas, sin duda  sería todo un honor para mí, mientras tanto seguimos acercándonos a ella y a las enseñanzas dejadas por estos dos astrólogos en francés prioritariamente, aunque observo también traducciones en italiano, alemán y en inglés.
Quiero dedicar a Germaine un espacio importante, que podría chocar a personas que la han conocido o incluso a personas que no la conocen, buscando un porqué. Pero creo que no es cuestión de racionalismos. Espero que mi cariño y atención consigan hacer digno de ella este espacio y el tiempo dedicados a este proyecto; como profesional y como persona se lo merece y es lo que deseo.  Tal vez de esta manera habrá un mayor número de personas de habla hispana, que pudiendo entender alguno de los idiomas en los que por el momento encontramos sus obras escritas, sientan la llamada a acercarse a las mismas y descubrir y disfrutar con las enseñanzas contenidas en ellas, alcanzando una mayor comprensión, paz, luz, según sus deseos.

Hay encuentros más allá de la muerte física, porque la muerte no es el fin -ella insistía en ello- los que hemos pasado en algún momento por el umbral lo sabemos por experiencia; por eso es tan importante aprender a vivir en plenitud para dar el paso hacia el otro estado con una conciencia lo más expandida posible y con una madurez acrecentada por las vivencias y las circunstancias que jalonan a nuestro paso por este bello planeta, la Tierra. Hay personas con una sensibilidad adecuada, una llamada y una inclinación mayor a poder entrar en contacto con seres que ya nos han dejado hace tiempo pero que nos legaron unas enseñanzas o en todo caso, en general, unas obras dignas de ser consideradas en nuestros tiempos actuales, y tal vez en siglos futuros. La única manera en la que puedo justificar más allá del plano racional y de la lógica mi encuentro y mi acercamiento a Germaine y la persistencia en ir descubriendo a lo largo de estos meses los mensajes básicos, al menos, que contienen sus obras, y que quiero compartir, sin desvelar todos los secretos ni hacer traducciones, por supuesto,  de sus escritos en esta publicación y a lo largo de publicaciones consecutivas, es a través de la metafísica.


Germaine Holley fue una mujer a quien le tocó vivir las dos guerras mundiales que asolaron el mundo durante el siglo pasado, hace tan pocos años de aquellos conflictos, realmente no hace tanto ni mucho menos para que podamos olvidar el horror que suponen y al que conducen las guerras a la humanidad. Germaine publicó en 1989 un libro titulado “Astrologie: au delà de la rencontré”, de la editorial Du Rocher, y en él nos relata diversas vivencias y anécdotas de su vida. Es un libro que he leído no sólo con interés sino también con afecto. Como ella misma nos indica, no es una obra para adentrarnos en la Astrología, tal vez sí que nos transmite ideas y principios esenciales de la misma, pero está orientada a mostrarnos de alguna manera la historia de Europa, a través de las vivencias de Germaine, a lo largo de sucesivas décadas, en especial de la historia de Francia, por supuesto.

No voy a desvelar los detalles de esta obra porque creo que elegirla como lectura es algo más que mera curiosidad, se trata de un deseo del alma de acercarse de alguna manera a la persona que fue Germaine, sintiendo que el contacto entre almas por afinidad es estrecho, tal vez por misión, por pertenecer precisamente a la “familia espiritual”, mucho más allá de un encuentro fortuito, casual, simple, que tal vez ni siquiera existen, puesto que todo tiene un sentido en nuestras vidas. Al fin y al cabo, como ella también sabía y comentaba, los encuentros que tenemos con cada persona son una oportunidad para descubrir una parte nueva de nosotros mismos. Si reflexionamos en ello nos damos perfectamente cuenta de que así ha sido a lo largo de nuestras vidas. Y yo estoy segura de que, por tanto, este encuentro con Germaine a través de sus obras, y sintiéndola en mucha ocasiones cerca, me ofrece la posibilidad de nuevos descubrimientos de mí misma, como persona, como alma y acerca de mi destino, que ya de todos modos se ha cruzado mágicamente con el de ella, no hay barreras saturninas que obstruyan el paso de la verdad universal y de la manifestación del amor de los corazones.

En la obra que ahora menciono Germaine nos relata su biografía con realismo, como corresponde a su trígono Sol-Saturno, pero a la vez consigue que sea muy ameno y enriquecedor puesto que nos va descubriendo algunos personajes importantes de la historia y con quienes tuvo un acercamiento más próximo. Hay calidez y armonía en sus palabras -tiene su Sol en Libra y en trígono con Neptuno-, a la vez que ingenio y perspicacia, quedando siempre latente la enseñanza contenida en sus vivencias y un sentido de hermandad: su Mercurio está en contacto con Urano.
En la casa VIII de su carta natal observamos que se encuentra en la cúspide el signo de Sagitario, estando Júpiter –su regente- en la casa XII, en el signo de Aries. Germaine tuvo muchísimas posibilidades de transformarse precisamente mediante los viajes, las relaciones con otras culturas y personas de diversa índole, ideologías y costumbres. Viajar siempre ensancha nuestros horizontes, expande nuestras mentes. (“Luengas peregrinaciones hacen al hombre discreto”. Recordemos la cita cervantina). Germaine viajó a Estados Unidos, estuvo en algunas ciudades y lugares de África, conoció Turquía en 1967 –un regalo inesperado para ella, y entre otros lugares de Europa, tuvo vivencias en Bélgica, Checoslovaquia (visita a su padre en Praga en 1921), Suiza, Alemania. Algo sublime es que siempre nos transmite la belleza –Libra- de tantos lugares por los que pasó y la bondad y sabiduría de tantas personas con quienes tuvo relación a lo largo de su vida.


Su primer libro publicado por Editions Du Rocher se titula “Astrologie, Karma et Clairvoyance”, del cual nos dice la autora que no es propiamente un libro de Astrología. Germaine confirma su vocación de “escribir, enseñar, escribir” y fue una de sus mayores alegrías transmitir a los jóvenes los principios básicos de las enseñanzas astrológicas aprendidas junto a Charles E. Vouga. Quien, por cierto, tuvo una entrada en la Astrología también muy peculiar -nos lo narra en el libro- y nos recuerda que cuando hemos de aprender algo, cuando hemos de conocer a alguien, cuando está en nuestro camino encontrar algo o a alguien en concreto porque es de gran importancia para nuestra evolución, para el cumplimiento de nuestro destino según las leyes del Universo, se realiza, se concreta, se materializa.
Por el momento, yo estoy profundizando en este encuentro con la obra, y de alguna manera con Germaine, para ir descifrando qué me está revelando de mí misma, esas partes que debo descubrir o redescubrir de mi ser interior.
Su Luna progresada y su Saturno progresado actualmente en estos momentos activan a mi Plutón-Urano y a mi Sol en Acuario. Ella nos decía que, precisamente, Urano representa los conocimientos superiores adquiridos en el pasado. Tal vez este vínculo de amistad establecido en estos momentos supone un despertar que poco a poco aportará a mi comprensión mayor luz, fuerza, sabiduría y amor para seguir avanzando.
En “Astrologie au delà de la rencontré” Germaine se propone favorecer una apertura del espíritu del lector a la visión sintética que esta obra recoge de las enseñanzas de Charles E. Vouga y de su propio trabajo como astróloga.

Es importante que comprendamos, como nos indica, las relaciones que tenemos con el Universo, con los Astros, que conozcamos las leyes y los ciclos que gobiernan precisamente tanto al Universo como al hombre y a las civilizaciones. Conocer y comprender todo ello nos abre la mente al verdadero sentido de la vida y de los sucesos que nos acaecen a lo largo de nuestro caminar, es importante saber acerca de las energías que la dirigen y conducen “más allá de los encuentros”, siendo la Astrología un medio privilegiado para ello.

Desde luego, yo acepto su invitación y sus ayudas para seguir aprendiendo un poco más cómo funciona la energía universal e ir descifrando el programa evolutivo de mi existencia, así como el de aquellas personas que se acercan a mis consultas de Astrología, avanzando hacia espacios de mayor libertad interior.


viernes, 5 de octubre de 2012

La Luna en Escorpio aspectada por la entrada de Saturno en este signo




Como Saturno tiene un ciclo de 28 años aproximadamente miremos hacia atrás, lo primero. Observemos, recordemos cómo nos sentíamos y qué vivimos hace 7 años, la cuadratura desde Leo, y después 14 años atrás, la oposición desde Tauro, y así, vamos hacia atrás para considerar la anterior conjunción. Es importante reflexionar en ello. Ahora bien, en ese momento la carta natal ha progresado, con lo cual consideremos las cartas de las progresiones primarias, y los tránsitos también son diferentes. Y, podemos considerar las progresiones conversas. Añadiendo que las vivencias, experiencias, retos, proyectos también han ido modelando nuestra personalidad, han ido dando matices nuevos a nuestras ideologías y a nuestro sistema de valores. Incluida la formación que hemos adquiriendo en diversas áreas, sobre todo en la metafísica, psicoterapias y terapias múltiples por circunstancias concretas.

Antes de interpretar por completo cómo podrá repercutir en su totalidad la conjunción de Saturno a una Luna situada en los primeros signos del signo de Escorpio ante todos hemos de considerar la situación cósmica de la Luna: con qué planetas se encuentra aspectada, o si no lo está, qué casas rige y en qué casa de la carta natal se encuentra. A mí también me aporta el considerar si está aislada en relación a que pudiera ser el único planeta en un elemento o respecto a una modalidad (cruces).

Y después de tener todo esto en cuenta, sí, podemos dar algunas notas respecto a una Luna en Escorpio ahora sintiendo la conjunción de Saturno, pero son pinceladas generales matizadas por todo lo descrito anteriormente.

A pesar de que se pueda ver poco favorable a una Luna en el signo de Escorpio yo creo que cuando el alma ha elegido esta energía es porque tiene un don, un reto, por supuesto, pero también lo necesario para evolucionar. Yo le pregunto a esta Luna si en su expresión ha aprendido a relajarse, a confiar, a arriesgarse y confiar en sus relaciones íntimas. Indudablemente Escorpio es emotivo pero no siempre deja ver su lado sensible, las experiencias en el seno familiar, respecto a la madre y en cuanto a la propia energía femenina son intensas y apasionadas, se exprese o no. Depende de cuándo llega Saturno a esta Luna, y si esta Luna ya tiene contacto con Saturno en la carta natal. Si no lo tiene, ahora nos encontramos que hemos de mirar qué edad tiene la persona, si es joven y por tanto es la primera vez que llega Saturno, o si ya ha conocido esta visita.

A mí Saturno se me figura una energía muy seria, sería un personaje maduro, sabio, organizado, perfeccionista. En una versión menos amable de su manifestación puede ser muy rígido por exceso de celo, manifestar mucha ansiedad por cargar con demasiadas responsabilidades, algo huraño y solitario, esto último le haría entrar en fases de melancolía y pesimismo. Con él la situación es de exigencia, porque hay que demostrar lo mejor, porque se exige de uno mismo lo mejor, pero llevado a un extremo esto puede generar ansiedad. ¿Qué podría decirle Saturno a la Luna en Escorpio? ¿O qué le podría hacer sentir para que crezca y adquiera mayor sabiduría?

Saturno va a decirle a nuestro yo emocional la verdad acerca de las necesidades que se tienen en las relaciones, sobre todo en las íntimas, y si algo no va bien, produce mucha frustración. Por supuesto habrá qué revisar qué tal anda en cuanto a celos, sospechas, envidias, si las tiene y se deja llevar por ellas, o si comparte su territorio de intimidad con personas que expresan pasiones fuertes y difíciles. Saturno viene a organizar, y la Luna siente que tiene que crecer y asumir los cambios que son necesarios si de verdad quiere sentirse bien y crecer. Es hora de asumir responsabilidad respecto a las propias necesidades. Si no es maduro, tal vez sea una época de asumir responsabilidades nuevas en la casa, respecto a la familia –alguien que ya es mayor y envejece, pero va a ser una época para implicarse. ¿Se puede sufrir? Siempre sufrimos cuando no queremos entender qué tenemos que aprender, qué tenemos que cambiar, qué decisiones sabemos que nos convienen y las posponemos. Es mejor ser humildes y fluir, tampoco hay que dejarse hundir por un exceso de severidad, con uno mismo o porque alguien asume esa energía, eso crearía un exceso de tensión que terminaría perjudicando al estómago, a órganos sexuales, a la circulación linfática, por ejemplo.

Desde luego Saturno trae a la conciencia reflexiones acerca de la austeridad, pero si se ha sido excesivamente consumista y enfocado al logro de poder y fama, tal vez Saturno traiga una ayuda para consolidar las ambiciones, o tal vez si han sido excesivas frene proyectos. Espiritualmente se trata de impulsar al alma a una mayor madurez.
Hay que observar la carta natal según las indicaciones descritas, la situación cósmica de la Luna, porque encontraremos colores y matices muy diferentes.

Tal vez es el tiempo para consolidar una relación o tal vez es el momento para hacer frente a una relación que no está aportando más que dolor, que se deteriora, que bloquea el flujo de la vida.

Tal vez es el momento de revisar cómo cuido mi cuerpo, qué hábitos tengo, cómo me alimento. Tal vez es el momento de ocuparse de asuntos vinculados a propiedades inmuebles, terrenos, casas. Es momento de ser realistas y prácticos, respecto al ámbito terrenal. Pero sin olvidar el aspecto psico emocional y metafísico de todo lo que estemos viviendo y de todo lo que nos esté ocurriendo.

Tal vez es el momento para estudiar, investigar y profundizar respecto a la rama femenina de la familia, qué aportaron o qué aportan las personas más ancianas. O qué tengo yo que aportar en este momento.

Es tiempo de transformación, esto sin duda, metamorfosis, muerte y renacimiento. Renacer.

Estas son algunas sugerencias, sabiendo que, por supuesto, se podría ampliar todavía mucho más, y, sobre todo, personalizar.

jueves, 4 de octubre de 2012

Saturno en Escorpio y el retorno de la confianza

Con el permiso del astrólogo Patrick Giani realizo la traducción de su excelente artículo de Astrología Mundial  publicado en la revista Ganymède que nos orienta en estos momentos de cambios, transformaciones y de oportunidades.



Astrología mundial : Saturno en Escorpio 




En el momento en que escribo estas líneas (9/9/12) Saturno todavía no ha entrado en Escorpio, pero podemos empezar a percibir aquello que nos va a proponer a partir del día 6 de octubre próximo.
En efecto, el trígono que va a formar con Neptuno en los primeros grados de Piscis comienza ya a sentirse. Podemos percibir las premisas en los medios de comunicación con la intervención de la Banca Central Europea en la crisis financiera que sacude al mundo desde hace algunos años. Por supuesto el nombrado Super Mario (Mario Draghi, presidente de la BCE) no es ciertamente el “salvador” tan esperado que podría con una varita mágica traer de nuevo la prosperidad a nuestros países endeudados. Él anuncia únicamente la “irreversibilidad del euro”, mediante la compra de las deudas soberanas de los países con dificultades, calmando así los mercados.

Sólo esto: este anuncio se ha hecho durante la cuadratura del Sol-Mercurio en Virgo con  Júpiter en Géminis. Júpiter representa los bancos y la expansión, estos remedios para salir del paso no bastarán para resolver el mayor problema que existe, el entendimiento entre países: los índices de interés que aumentan año tras año.


Le 8 septembre 2012
Cartes du ciel réalisées avec le logiciel AstroQuick 7


Claramente, Super Mario intenta poner un esparadrapo sobre una herida abierta y esto no cortará la hemorragia, considerando que Mario Draghi ha sido vicepresidente en Europa de Goldman Sachs entre 2002 y 2005 es difícil de creer que intente poner moral y honestidad en los negocios de este Banco que tiene al mundo de las finanzas a sus pies (el banco de inversión Goldman Sachs fue conocidao públicamente por su fabricación de producto derivado financiero durante la crisis de subprimas y la crisis de la deuda griega).

Pero esta intervención del Banco Central Europeo prefigura efectivamente unas premisas en cuestiones profundas dentro del medio de las finanzas. Sabemos que Escorpio se relaciona con el dinero, el poder y lo oculto. Saturno rige las leyes, las leyes que limitan, restringen, disciplinan, al contrario que Júpiter que rige las leyes que permiten, ayudan, respaldan y sostienen. Con Saturno en Escorpio cabe esperar, como hace 29 años durante su anterior pasaje, un período de restricción, luego de refundición de la economía mundial. A lo largo de los años 1983-1986 frente a la situación económica que se agravaba, François Mitterrand intentó una política de mejora, pero la coalición con Jacques Chirac junto con una mala gestión del paro anunciaba el principio de la crisis, y no sólo en Francia…
La diferencia entre esta época y la nuestra es que el sistema financiero parece ahora un navío que hace agua por todas partes y nadie, por el momento, ha pensado en usar los botes salvavidas. El “síndrome del Titanic”, como había escrito Nicolas Hulot, es precisamente esto, como el hielo cuando se derrite, es irreversible. Pero entonces, ¿hay alguna esperanza?




Esta esperanza la vemos por la Astrología, reside en el trígono Saturno-Neptuno. Saturno en Escorpio puede ser astuto, también rígido, pero cuando es ayudado por los valores de Neptuno entonces puede hacer proezas, incluso milagros. Si hay un aspecto que puede poner algo de moral y honestidad en los negocios del mundo, es por supuesto el trígono entre Saturno-Neptuno. -¿Por qué? Porque Neptuno está en el signo de Piscis y que este signo es el que gobierna los ideales y la espiritualidad extendiendo progresivamente su influencia unificadora. Podemos constatarlo desde su entrada en Piscis (en febrero 2012), está emergiendo una nueva consciencia, lenta pero segura. Este aspecto armónico anuncia pues el retorno de la confianza, el retorno de la Fe en el corazón de la humanidad.
Cada vez más y más seres humanos, sobre todo se observa en las redes sociales, aspiran a una mayor solidaridad, a compartir amistad y valores humanos, incluso espirituales. No es un retorno a los valores religiosos, que cada vez encuentran menos crédito entre los espíritus despiertos, sino de una espiritualidad auténtica desprovista de creencias obsoletas, de ritos y dogmas arcaicos. Saturno en Escorpio no pierde de vista todo esto porque él deshace las estructuras antiguas, hace caer las máscaras y examina la situación por completo.

En el medio financiero, se traducirá probablemente en un primer momento por una crisis todavía más aguda (2013), seguida de una restructuración global (2014-2015) y después de una salida de la crisis (2016-2017 con Saturno en Sagitario), con lo cual es necesario esperar que será una crisis larga con el fin de preparar el mundo de mañana…
Para lograr esto los dirigentes de nuestros países han comprendido que era necesario ordenar el medio bancario y abrir en paralelo bancos del Estado o bancos independientes para no seguir bajo el control de los grandes bancos. El Banco Público de Inversión (BPI), buque insignia del quinquenio de François Hollande, es esperada para el mes de octubre. Su objetivo es remediar las dificultades de financiación de las pequeñas y medianas empresas proponiendo una “ventanilla única” en las regiones. Esto va en consonancia con la entrada de Saturno en Escorpio-trígono Neptuno. En principio le constará emprender vuelo, pero a partir del mes de julio del 2013, la entrada de Júpiter en Cáncer trígono a Saturno, y el trígono de Neptuno alcanzarán su plenitud con esta nueva economía popular. Apostamos que no será la única en Europa ya que numerosas iniciativas serán llevadas a cabo durante el Gran Trígono en signos de Agua.


En el plano individual este aspecto armónico incitará a los seres humanos a dejar atrás los remedios precarios para poder llevar adelante los proyectos con plenitud. Con Júpiter en Cáncer serán las familias las que saldrán beneficiadas desde el verano del 2013.




Por tanto, los nativos con el Sol en los primeros grados de Escorpión, de Piscis y de Cáncer serán los que más se beneficiarán de este apoyo sólido que constituye el trígono Saturno-Neptuno y estará activo a partir de la segunda semana de octubre del 2012. Estando Mercurio estrechamente en conjunción con Saturno, las firmas de contratos, las gestiones administrativas y las iniciativas empresariales serán facilitadas. Por supuesto este aspecto benéfico beneficiará asimismo a los nativos con el Sol en los primeros grados de Capricornio, a pesar del apremio desde primeros de año por la cuadratura entre Urano y Plutón, recobrando así la fuerza y la confianza en esta fase de “renacimiento”.         

Los nativos con el Sol en los primeros grados de Virgo recogerán también los frutos de sus recientes esfuerzos y podrán asegurar unas bases sólidas para una nueva existencia.
Se entiende que Saturno no hace a todos felices ya que envía una cuadratura a los signos de Leo y de Acuario, para los que tengan el Sol en los primeros grados de estos signos será como un peso de plomo respecto a sus iniciativas y los proyectos. Por lo tanto deberán cuidar su salud, y no poner el carro delante de los bueyes, aceptando entonces humildemente las lecciones que la vida les pueda presentar. Para el signo opuesto a Escorpio, sobre todo para los que tengan el Sol en los primeros signos de Tauro son tiempos de restricción saturnina pero el efecto será menor. Se trata de dificultades en las relaciones o problemas que afectarán a la pareja.

Para todos los signos del Zodiaco la resonancia de este aspecto armónico tendrá un impacto positivo en sus vidas. El retorno de la confianza significa optimismo y éste  hará recuperar los buenos ánimos de los seres humanos. Nuevas leyes aparecerán durante los primeros meses del 2013 que instaurarán las bases de una nueva sociedad humana, inspiradas por los valores unificadores de Neptuno en Piscis.

Este aspecto jugará un papel importante en el plano espiritual. Muchos esperaban con el retorno de Neptuno en Piscis el regreso de Cristo. Según numerosos testimonios y mensajes celestes parece que sea el momento de su regreso, si no físico al  menos en nuestros corazones… si aceptamos abrirlos.
Él no desea que le adoremos como a Dios sino que podamos liberar nuestras almas del espíritu materialista y del miedo a fin de acceder a la CONSCIENCIA CRÍSTICA. Sea cual sea nuestra religión y nuestras creencias.

Saturno en Escorpio nos ofrece la ocasión de anclar nuestra Fe, afirmarla, consolidarla con el propósito de que esta fuerza nos permita “levantar montañas”. Y tenemos gran necesidad de ello en este alba de la nueva era que comienza para la humanidad.    

Con esta Fe tenaz y esta nueva consciencia, todo es posible. Nada está predeterminado, pero confiemos en la Luz y en la Vida, nunca han abandonado a sus criaturas.
Todo, absolutamente TODO es posible porque somos co-creadores de la manifestación del Universo.

Que la luz guíe vuestros pasos.