martes, 31 de julio de 2012

Cuando un hada llega a mi vida me invita a ser también un “ser mágico”


Algunos de los que hemos visto la película Amélie hemos quedado encantados. Sabemos que hay en el  mundo, a nuestro alrededor, personas que encarnan a ese personaje que se dedica en la vida cotidiana a introducir magia, a facilitar los deseos y los sueños de las personas que le rodean, con quienes convive o, de alguna manera algunos con quienes tiene relación en la vida de todos los días. Hay personas a quienes les parece imposible que eso ocurra en la realidad, opinan que todo eso es una fantasía, que la realidad es dura, que todo es prosaico, árido, feo. Pero lo cierto es que sí existen personajes que a modo de hada madrina aportan con su amor, presencia y dedicación a nuestras vidas los regalos más maravillosos en el momento más adecuado.

Estos días una buena amiga mía me contó una experiencia, llamémosla  experiencia Amélie, en realidad es una experiencia de amor y de amistad incondicional, que quiero compartir. Y os animo a compartir las vuestras, creo que podemos crear con historias reales una energía que nos conecte con la Belleza y el Amor que hay en el mundo, en nuestro interior, y que se derrama a través de tantos corazones generosos e idealistas.

Para quienes no conviven con mascotas y no se ocupan y se relacionan con un animalito, o animalitos, en particular, tal vez esta anécdota les diga poco. Porque este es el tema.

Resumo lo que escuché de labios de mi amiga:

“Un día conocí a una mujer que tenía periquitos en su casa, una linda parejita de periquitos. Uno de ellos (nota: las razones no voy a contarlas en este momento) un día me fue entregado para seguir cuidándolo con dedicación y cariño, se llamaba Amélie-Amelina. Lo que yo no sabía es que su dueña encarnaba a este personaje que se ha convertido en popularmente cinematográfico.

Yo convivo con canarios y periquitos, así que otro periquito más aumentaba la familia añadiendo un nuevo toque de color, una cotorrita más alegra siempre la casa. Pero el otro día ocurrió un percance, a un canarito de los recién llegados este año, en junio para ser exactos, y que tiene tan sólo  un mes y medio resultó herido en una patita, en los dedos delanteros. Son accidentes. Pues mi amiga, la llamo Amélie como a la periquita que me regaló, corrió y le faltó tiempo para ir a pedirme cita en la clínica veterinaria, yo estaba bastante conmocionada, emocionalmente desbordada por una mezcla de culpa y de dolor al ver la herida de mi pajarito empeorar. Por tres veces nos ha llevado a la clínica en su coche, se quiso ocupar de los gastos que ha ocasionado ingresar al canario para que recibiera los cuidados pertinentes, con todo su cariño y desinteresadamente.

Pero además, esta buena mujer (nota: la auténtica y real Amélie de nuestra historia) está ocupándose de muchas otras pequeñas obras maravillosas, pequeñas obras, pequeños detalles de la vida de todos los días. Por ejemplo, adoptó a un perro que se encontró abandonado el año pasado durante sus vacaciones de verano. Saca a pasear y se ocupa del perro de una compañera de parque (nota: cuando se saca al perro se hacen amistades también con otras personas y perros/as) pues la dueña está siendo atendida por problemas de salud. Y no creáis que sólo piense en ayudar a los animalitos. También participa en una ONG que recauda fondos para enviar ayuda a un centro de acogida de niños con SIDA. Me consta que ha acompañado a varias personas en sus estancias en el hospital por problemas graves de salud. Y, seguramente más cosas, que sé y otras que desconozco aún, y que por modestia y humildad vive sin pregonar.”

Pues esto es lo que me contó mi buena amiga entre algún sollozo emocionado debido a la intensidad de su experiencia.

Como veis, es una interesante historia de solidaridad a tener muy en cuenta por los que vivimos en estas grandes ciudades en las que parece que “cada uno va a lo suyo”. Pero no, depende de cada uno de nosotros convertir, colaborando en la medida que podamos, cada día nuestro aquí y ahora en un lugar maravilloso, el entorno donde habitamos podemos siempre mejorarlo con nuestra participación. Y, como esta amiga tengo otras que me cuentan otras historias también de ayuda, podría relataros varias, todas ellas reales, todas ellas vividas en la sencillez. Para que no se pregone y se repita tan sólo lo negativo. Hay muchos pequeños actos de amor protagonizados a lo largo de los días del año por personas anónimas que convierten la vida y la existencia en un lugar donde dar gracias. Ellos son nuestro ejemplo y nuestra motivación. Podemos elegir, vivir aislados o abrirnos al entorno y convertirnos también en personas que aportan un toque mágico que siempre nos lleva a saborear la existencia como realmente “humana” porque de esto se trata, de permitir manifestarse en nuestra persona, a nuestra personalidad, nuestra esencia de Ser Humano. ¡No lo olvidemos! Todos podemos aportar magia, y de verdad, que esta magia perdura en la eternidad, ¿no sabéis que hay un lugar etéreo donde en un inmenso libro se escriben con letras de oro bañadas en arco iris refulgente todos los actos de amor de cada ser humano? Y los ángeles y los seres elementales tienen acceso a él para inspirarse y recrearse antes de venir a nuestro planeta a apoyarnos y cuidarnos.

Cada uno de nosotros podemos ser, permitiendo a nuestro corazón expandirse, un ser especialmente mágico. Como decía la canción “lo que el mundo necesita es amor”, y como dijo alguien posteriormente “amor en acción”.


lunes, 23 de julio de 2012

Dialogar y aprender a caminar sin cargas innecesarias


El Sol ha entrado en el signo de LEO, signo solar por excelencia. También en este signo tenemos a Mercurio, cuyo movimiento actualmente es retrógrado. Ambos se encontrarán dentro de unos días en conjunción.

Leo rige la enseñanza, los hijos, los amores. El amor necesario para traer al mundo una vida nueva y poderle dar una educación adecuada.

Leo también rige el oro, la luz, el amor. Me quiero centrar en estos temas que he ido mencionando. Todos pensamos en las monedas de oro, actualmente no son de este metal, pero sí sigue habiendo una relación entre la economía del país y el oro. Y, en nuestras sociedades, en muchas ocasiones confundimos poder económico con poder general, “tiene dinero, tiene poder”. Poder el que tenían antiguamente los soberanos sobre el pueblo. Un poder que, precisamente, debía y debió siempre estar movido por el poder del corazón, del amor, que es quien otorga la luz a la inteligencia para gobernar con justicia y ecuanimidad, al servicio inteligente y amoroso de la población. Este era el ideal, es el ideal.

La luz está en todas partes, es esta llamada a la expansión de las cualidades irradiantes del amor que puede filtrarse en todas partes.

Mercurio retrógrado en ocasiones puede aportar dificultades en la comunicación y respecto a medios de comunicación y transporte. Pero también aporta capacidad de reflexión. Por lo tanto podemos aprovechar estas semanas para establecer y trabajar para conseguir con los hijos un diálogo basado en la franqueza y la transparencia. Tal vez no siempre sea fácil, pero hemos de permanecer atentos, a los malos entendidos, a las malas interpretaciones. Y podría decir que también sería oportuno para el diálogo entre los hermanos, puesto que habrá conjunción Sol-Mercurio, aprovechemos la luz y la fuerza del Sol inyectada en nuestras mentes y corazones.

La tentación de Leo, cuando está desviado de la conexión de su yo con la Sabiduría Divina, es desviarse hacia el poder personal, ceder al orgullo, a la soberbia y adoptar actitudes déspotas, imponer su voluntad y sus deseos llevados por el egoísmo. Acaso no podemos evitar pensar que no dejan de ser actitudes infantiles que tienen su base en complejos sin resolver y buscan una compensación en el mundo, a través del lujo, la riqueza, el poder, pero se trata de ocultar el miedo interior, la sensación de impotencia, la falta de autoestima y valoración.

Pero la energía de Leo bien encauzada, y cuando la persona está conectada con su yo superior, nos inclina a la generosidad, la sinceridad, la nobleza, la franqueza, un gran sentido del honor, inclinación por altos ideales. Tal vez de una manera dramática y teatrera, pero el potencial está ahí. La energía de Leo es de fuego, es de acción, son personas que necesitan ejecutar.

Tener este conocimiento nos evitará en muchas ocasiones enredarnos en discusiones y confrontaciones con personas Leo, y a ellas dejarse poseer por este tipo de arrebatos, viéndose afectadas también personas que en su carta natal tienen a esta signo fuerte o es de importancia (como sería tener en él al planeta regente del Sol, para un Aries, por ejemplo, Marte en Leo).

Que aprovechen los Leo entonces para establecer estos puentes de comunicación, para hacer trámites, para ordenar papeles, para organizar agenda. Al fin y al cabo aquellos que nacieron entre el 20 de julio y el 30 de julio están disfrutando del tránsito de Júpiter, benefactor y protector, que nos inclina a aprender, a buscar el conocimiento superior, a organizar viajes que eleven nuestro espíritu, que nos puede poner en contacto con personas que guían nuestros pasos, al estilo de Júpiter y de un guía auténtico, alumbrando con su luz el libro interior donde tenemos escritas las lecciones y conocimientos personales, como mediadores entre mi interior y el exterior. Es el viaje de fuera hacia dentro.

Con Plutón retrógrado en estos días muchos Leo no dejan de ser movidos en lo más profundo, ya que Plutón les hace un quincuncio a su Sol. Se trata entonces de revisar temas de poder y autoridad, de autoestima, depurar, soltar, no dejarse bloquear por obsesiones; estar pendientes, si surgen, de celos, envidias, pensamientos negativos, incluso depresivos. Plutón toca conciencia, toca corazón, y a nivel físico puede estar movilizando la zona de la columna vertebral, el corazón, la circulación.

Leo también es movido por Urano, una cuadratura, así que es de esperar que se pueda sentir más impaciente y mental, que Urano pueda abrir de manera imprevista puertas cerradas, para atravesar umbrales, pero esta energía nos exige avanzar, no aferrarnos, continuar, fluir con los cambios, con los imprevistos. Júpiter ayudará, como dije, a mantener la confianza, el buen humor y a sentirse extrovertido y social.

A pesar del amor, o desamor con el que pudiéramos ser concebidos, de la conciencia, o falta de conciencia de nuestros padres en cuanto a nuestra educación, podemos cuestionarnos que somos nosotros quienes elegimos a los padres, el hogar, los hermanos, el entorno, el país, la raza para continuar evolucionando como almas. Esto en muchas ocasiones nos provoca sentimientos de rechazo porque nos obliga a asumir nuestra responsabilidad en lugar de sentirnos víctimas, en lugar de cobijarnos al amparo de aquellos que señalamos como culpables de nuestras penurias, frustraciones e insatisfacciones.

Hemos de reorganizar nuestra vida en función de nuestras propias ideas e ideales, de lo que nos han aportado nuestras experiencias, tomar las riendas y trabajarnos internamente para sentir en nosotros esta fuerza del Sol, planeta que rige a Leo, la fuerza y la luz, la propia valía, activar nuestros propios dones y talentos y darnos siempre la oportunidad de intentar siempre vivir acordes a nuestros valores.


El doctor Edward Bach, que descubrió el poder sanador de las flores, dice algo que nos sirve para unir a los signos opuestos y complementarios de Leo y Acuario, y el sistema floral nos ayuda a ello:



“Mi propósito y empeño es favorecer que los hombres sean incondicionalmente libres…. Que el hombre pueda disfrutar como un pájaro en un cielo claro, sin cargas pesadas a su espalda, independientes.”

De esta manera como escribió Richard Bach, del signo de Cáncer, podemos afirmar y cantar:

"El vínculo que nos une a nuestra auténtica familia, no es de sangre, sino de respeto y goce mutuo"




También escribió el doctor Bach a propósito de la relación Padres-Hijos, hace ya más de 70 años:


“Desde el principio se debería enseñar a los niños a ser independientes, la individualidad de la libertad, incitarles a pensar desde la más temprana edad y a actuar por sí mismos. El control parental deberá ir cediendo a medida que el niño/a va desarrollando la capacidad de dirigirse a sí mismo, y en el futuro a los hijos ninguna idea falsa y ningún falso deber hacia sus padres deberá ser un obstáculo para seguir las directivas de su alma… Los padres son símbolos del poder creador y su misión es divina, pero los padres no han de ser obstáculo mediante restricciones ni trabas para el trabajo del alma del niño/a... Los padres son guardianes transitorios y no han de olvidar que el alma de un hijo puede ser espiritualmente superior, mejor y más grande. El trabajo de los padres ha de limitarse a las necesidades inmediatas de la joven personalidad”.

En el corazón reside la alegría, y los que se dedican a la Medicina Tradicional China saben muy bien que ahora estamos en la época del verano y los órganos físicos que se vinculan a esta época son el corazón y el intestino delgado. Ahí estamos poniendo la atención. A todos nos importa equilibrar la energía de nuestro corazón para poder, entonces, sentir esta maravillosa energía de alegría interior. Tenemos muchas claves para seguir trabajando.

El escritor Richard Bach, en una de las entrevistas que le hicieron recientemente con motivo de la publicación de su último libro, nos dice:

“La realidad no tiene nada que ver con el espacio y el tiempo, la realidad es el amor incandescente y absoluto y cómo ese amor se manifiesta en la vida diaria. Y nuestra misión en la tierra es expresarlo en algo con lo que podamos brillar, aunque ese brillo sea un pequeño punto en el cielo y pase desapercibido al común de los mortales.”

miércoles, 4 de julio de 2012

Mirando con los ojos del corazón


En 1945, finalizando la 2ª Guerra Mundial, se estrena la película con el título en castellano “Su Milagro de Amor”.




La acción es presentada por el personaje de  John (Herbert Marshall), ex piloto, que ofrece un recital de piano, con el título de la película, a sus amigos y así nos adentramos en esta historia transportados por las notas del piano que poco a poco nos llevan al mar, una música que nos envuelve y con ella vamos entrando en el misterio de las emociones, el mar de las emociones y sus olas, aguas que nos llevan lejos en el tiempo, a leyendas de amor ocurridas en la costa de Nueva Inglaterra, son música, música que sólo puede ser captada por los oídos y la visión interna.



Esta película nos propone un viaje hacia nuestro interior, hacia el corazón, para revisar con cuánta asiduidad estamos acostumbrados a mirar la realidad con sus ojos o percibir que tan sólo lo hacemos con nuestros ojos físicos. Mirar únicamente con los ojos físicos me lleva a percibir formas concretas y a emitir juicios de valor respecto a las mismas basados en cánones generales transmitidos por la educación y las costumbres. Una vez emitido el juicio me encuentro con un bloqueo, un límite que me impide seguir avanzando con libertad en mis relaciones con el entorno. Su Milagro de Amor llama a las puertas del corazón y le invita a correr las cortinas y a abrir las ventanas y las puertas, salir del refugio para participar en la percepción del mundo aportando su exclusiva y profunda visión que conecta siempre con la luz y la belleza de la esencia contenida más allá de la simple apariencia de las formas.



Su Milagro de Amor es una invitación a vivir en plenitud, desde los sentidos externos y desde la visión interior, ambos unidos como un equipo que sabe que de esa manera podrá sacarle el mejor partido a la existencia. Es una propuesta para ir más allá de la banalidad, de la superficialidad y del vacío al que nos conduce vivir en la confusión que producen la falsedad y el engaño.



Nadie queremos sufrir y, puestos a elegir, preferimos aprender sin dolor. Puestos a escoger preferimos aprender con risas y con juegos. Y yo estoy segura de que es posible si en el alboroto mantenemos la visión interna.



Unos nacen exteriormente diferentes y según crecen van siendo conscientes de su “particular diferencia” y de cómo repercute en general en el entorno, y en las posibilidades que ofrece entonces el entorno, en las respuestas de las otras personas. Pero otras muchas personas habrán de pasar por un trauma concreto para darse cuenta de cosas que hasta entonces pasaban desapercibidas. Volvemos una vez más a decir “vales por lo eres, no por lo que tienes”, y en tener incluyo belleza, dinero, posición social, etc.



“Lo que otros tienen por naturaleza debes entender y aceptar que no es para ti. Tienes que buscar algo que lo sustituya”. (Sra. Minnett).



A veces ser despojado de todo, o parte, de lo que creemos “tener” nos obliga, cierto que brutalmente, a buscar lo que de verdad “soy”, una vía de rencuentro con los demás en otra vibración mucho más sutil. Pero el camino es largo, eso sí, promete que habrá compañía en el trayecto.



“Debe encontrar Fe en sí mismo. ¿Cómo? A través del descubrimiento de un nuevo talento desconocido, nuevas amistades que conducen a una nueva vida.”  “Cultivar otros sentidos, un juego fascinante que te abre a otros mundos”. (John).



En esta historia se nos presenta a la joven Laura (Dorothy McGuire) que es consciente de que ella no es “bonita” como las demás muchachas en general, como otras personas, y ha vivido experiencias de soledad y rechazo debido a ello, aparte de comentarios al respecto. Pero Laura es una joven que lo tiene asumido a pesar del dolor que en ocasiones le pueden producir las reacciones ajenas. Se hace amiga de la Señora Minnett (Mildred Natwick) que la invita a vivir con ella en su casa ubicada en el campo junto a un acantilado. Laura percibe al entrar en esa casa algo “especial” y su rostro refleja paz y gozo. Esta mujer busca, como dice el personaje “un hogar”, la resonancia de ese lugar donde acaba de entrar la lleva a percibir que tal vez sea allí donde “poder sentirse como en casa”. ¿Y qué es sentirse de nuevo en casa? ¿Acaso no somos muchos los que añoramos el “hogar”?. “Es alegrarse cada amanecer y experimentar que la vida tiene sentido. No olvidemos que estamos llamados a esta experiencia también aquí y ahora.



Laura conocerá a Oliver (Robert Young),  un joven apuesto que está a punto de contraer matrimonio y tiene pensado alquilar la casita donde viven las dos mujeres para pasar su luna de miel. Pasará un tiempo antes de que Laura se rencuentre con el joven Oliver.



Unos meses más tarde Oliver volverá a la casita a pasar una temporada, pero no será una Luna de Miel ni mucho menos aún. Oliver fue llamado a filas y sufre un accidente en su avión que le lesiona parte de su mitad  derecha, especialmente el brazo y le desfigura este lado de su rostro, lo cual le hace sentirse profundamente deprimido y airado por su destino al punto de querer suicidarse. A pesar de que no sufre muchas otras heridas, Oliver se siente totalmente herido en su autoestima al perder su aparente porte y belleza de cara al exterior. El tiempo se detiene para él, no hay futuro, no hay esperanza, como le ocurrió en una ocasión a la señora Minnett, cuando también quedó atrapada en el pasado “y por eso podía conocer lo que ocurriría en el futuro”.



Su relación de amistad con Laura, con la señora Minnett y con John, el compositor ciego, le irá devolviendo la confianza en sí mismo y en la vida, pero sobre todo su proceso y sus circunstancias le conducen a una apertura de corazón. Vivir en esta casa con fama de estar encantada irá produciendo en él una metamorfosis que nunca se habría propuesto experimentar de no ser provocada por una circunstancia crítica. Como decimos en los momentos de crisis, junto con el desafío viene el don. En nuestra búsqueda y afán de conquistar poder, fama y riqueza podemos pasar de largo por todo aquello que realmente merece la pena pero que sólo se puede apreciar cuando se ha desarrollado la suficiente sensibilidad y el don de uno mismo.



Oliver tendrá que descubrir que el hechizo opera desde dentro, no desde fuera.

“Amabilidad y sensatez, cualidades que el mundo necesita”, nos dice este personaje que posee Laura. Pero ambos personajes deberán ir mucho más allá. Deberán aprender a franquear la barrera de los prejuicios, del egoísmo y del miedo a la soledad para poder experimentar en sí mismos y compartir el Amor.



 Y así ocurre en nuestras vidas, cuando vamos experimentando que desde nuestro interior podemos lograr realizar los más impensables e importantes milagros de nuestra existencia.



Al fin y al cabo, a pesar de muchas de nuestras circunstancias, si hemos encontrado el Amor “¿Qué motivos tienen para estar tristes?”. Están enamorados, cuando un hombre y una mujer se aman reciben el don de ver cosas que otras personas no pueden ver. Su amor brilla como una brasa en la oscuridad. Mantengan esa llama y les prometo que a lo largo de su vida sólo verán belleza en el otro. Es un hechizo”. (Sra. Minnett).



Estás invitado/a a vivir en ti esta historia de amor de Laura y Oliver en su “casita encantada”, estoy segura que no podrás resistirte a la magia que aportará a tu vida.

martes, 3 de julio de 2012

Cuando la fuerza de la Vida se manifiesta a nuestro alrededor


Contemplar, simplemente contemplar la manifestación de la Vida en el día a día nos reconecta con la fuerza que genera las múltiples formas de nuestra realidad. Formas que esconden a su vez múltiples colores según las energías que las componen.

Cuando conseguimos parar nuestras mentes y tan sólo contemplar la gran energía que acompaña al crecimiento de un polluelo, por ejemplo, volvemos a conectar con nuestro núcleo central, ahí se esconde el auténtico poder cuya emanación de luz irradiante que se expande por todas nuestras células permite a su vez el equilibrio de los organismos. La fuerza de la Vida sabe dónde actuar para mantener el orden y la armonía.

En medio, tantas veces, de situaciones de caos y de confusión, de miedos y de sospechas, de circunstancias que nos causan incertidumbre, de excesiva acción por nuestra parte en múltiples ocasiones, pararnos llega a ser prácticamente imprescindible. Es en esa pausa en la que la contemplación me permite regenerarme para retomar la rutina con nuevos colores en la mirada. Salir del gris, y permitir al blanco inundar cualquier oscuridad. Un cielo despejado de nubes y un Sol que inunda mi mirada y mi corazón, así es más fácil avanzar.

La fuerza de los más pequeños recuerda en esos momentos puntuales a nuestros corazones fatigados, solitarios o aburridos que a pesar de tanto afán y voluntad, finalmente también hemos de permitir ser guiados e inspirados por la creatividad que se manifiesta en la Naturaleza.


Es tiempo de Cáncer. Nutrición y alimento, para el cuerpo, para nuestras almas.


Así pues, contemplando esta imagen podemos cantar con el poeta Walt Whitman:


“No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,

Sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.

(…) La vida es desierto y oasis.

Nos derriba, nos lastima,

Nos enseña,

Nos convierte en protagonistas

De nuestra propia historia.

(…) No dejes nunca de soñar,

Porque en sueños es libre el hombre.

(…) Valora la belleza de las cosas simples.

(…) No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas…"



(Versos seleccionados del poema "No te detengas").