lunes, 30 de enero de 2012

El mundo de las ideas

De cómo ser realista sin ser pesimista…



Rudolf Steiner fue un filósofo que  nació en Austria en febrero de 1861 y que creó el método pedagógico “Waldorf”, además de crear un sistema de filosofía espiritual que denominó “Antroposofía” (sabiduría del ser humano). Utilizaba en sus conferencias, como muchos otros conferenciantes, una pizarra donde realizaba dibujos acompañando sus explicaciones. A sus alumnos se les ocurrió la idea de forrarlas con cartulinas negras antes de empezar sus sesiones, y de ellas se conservan hoy en día unos 1.100 dibujos. Este es un extracto de una de sus conferencias:



Rudolf Steiner
Lo más importante es el aire, 28 de julio de 1923. “Si sólo tuviéramos la cabeza y no tuviéramos ojos ni oídos, sólo una cabeza cerrada en todo su contorno, entonces sabríamos mucho de nosotros mismos, pero nada del mundo exterior. Lo más importante de lo que llega desde el mundo exterior a nuestro interior es el aire. Ahora bien, el aire también estimula la cabeza, aunque sólo sea por medio de nuestra nariz, pero además pasa de una forma muy sutil por nuestros ojos, por nuestros oídos, entra en todas partes.

Es el aire el que pone en movimiento la cabeza.”

Estando el Sol transitando el signo de Acuario, quiero hacer algunas reflexiones acerca de este signo para profundizar en su significado arquetípico y simbólico. Siendo Acuario un signo de Aire que rige la mente, el mundo de las ideas, y, como en la creación hay un orden y una armonía (aunque a veces no nos parezca tan evidente), consideramos también su signo opuesto y complementario, que es Leo, signo de fuego. Ambos forman uno de los ejes de la rueda del Zodiaco. Seguramente una gran mayoría ha oído hablar de la famosa “era de Acuario”. Hayamos o no entrado aún en la Era de Acuario, o existan o no dichas “Eras”, en todo caso quiero aprovechar -como digo- el paso del Sol por este signo, y de  Mercurio, que entrará el día 28 de este mes de enero, permaneciendo ambos (Sol y Mercurio) durante unos cuantos días transitando a Acuario para ofrecer algunas reflexiones que nos motiven en nuestra vida cotidiana a realizar pequeños cambios personales.

La vida se puede afrontar con optimismo o con pesimismo. Uno elige el enfoque. En España se confunde ser realista con ser pesimista. Se puede ser perfectamente realista desde el optimismo, pero aquí se prefiere el realismo pesimista, desde el Lazarillo de Tormes, El Buscón de Quevedo, las pinturas negras de Goya, la Generación del 98, la literatura posterior a la Guerra Civil. Se lleva el tremendismo. Es una especie de placer morboso que les debe producir a los que se agarran a esas sensaciones y pensamientos.

Vuelvo a insistir seguramente en el tema porque me parece muy importante lo que pensamos. Lo que llevamos en nuestra cabeza como ideas es de suma importancia. Cada uno de nosotros somos dueños de nuestro sistema particular de ideas, y nadie puede decirnos lo que hemos de pensar ni por qué código hemos de regir nuestra vida. Y esto último puede llegar a ser muy sutil, porque indirectamente sí que pueden (y, de hecho, lo hacen) influir en nuestros pensamientos a través de lo que vemos en la televisión y en el cine, o de lo que leemos en la prensa, ejemplos de la voluntad que existe de  uniformar la sociedad y en los cuales  infiltrarnos sistemas de pensamiento inducidos.

Que la Era de Acuario sea una oportunidad para alcanzar una mayor fraternidad como raza humana, es muy posible, pero podemos comprender que en un plano más abierto, como el estelar, también es posible. Dependerá de nosotros y de nuestras propias ideas, por lo cual hemos de estar muy despiertos respecto a aquello en lo que pensamos habitualmente, respecto a qué nos cuentan, qué escuchamos, y deberemos hacerlo con atención, buscando la letra pequeña. Creo que habrá que tener en cuenta la historia -algo que puede aburrir estudiar en el colegio y en el instituto-, pero recientemente, mirando atrás apenas un siglo, la historia nos viene contando de qué manera desfilaron diversos sistemas totalitarios y de pensamiento único que aportaron experiencias de dolor y destrucción a la humanidad. No creo que siendo conscientes de este pasado tan reciente queramos probar de nuevo la hiel y el vinagre cuando podemos fabricar, como las abejas, rica miel: un presente donde todos podamos disfrutar de armonía y bienestar.

Dane Rudhyar
"La Nueva Era debería ser aquella en la que el hombre aprendiera a utilizar el poder generado por la unidad humana y la interacción de grupo -es decir, a utilizarla armónicamente para el bienestar del Todo, del cual forman parte todos los individuos, la humanidad y el planeta Tierra."


Estamos en una época en la que hemos de concienciarnos de que no nos toca sufrir y de que somos responsables de nuestro dolor en cuanto hemos de poner atención a si proviene de pautas de pensamiento obsesivo, esos pensamientos repetitivos que permitimos ensombrezcan nuestra vida cotidiana. Este cambio debemos hacerlo manteniendo los sentidos en estado de alerta, desarrollando nuestra voluntad con paciencia y constancia. Estar al tanto de lo que ocurre en mi cabeza no es tan difícil pues tengo ayuda interna. El termómetro que me va a marcar la temperatura ideal va a ser el de mis emociones, mis estados emocionales. Y en mis emociones yo también tomo parte activa, de tal modo que escucharlas me dará pistas de cuál es su origen en un momento determinado y qué he de cambiar interiormente.

Ocurra lo que ocurra, no he de perder tampoco de vista mis propias experiencias respecto a la trascendencia. Y no menciono la religión, hablo de espiritualidad y de humanismo, de esas experiencias que podemos vivir una vez que hemos entrado en nuestro yo más profundo y auténtico para salir luego al encuentro de los demás, desde el corazón, experiencias sublimes en las que he sentido que en mi vida, que en la Vida, una Gracia, una Luz y una Inteligencia Amorosa siempre nos guían y acompañan.

viernes, 27 de enero de 2012

Crear situaciones de bienestar en nuestras vidas diarias

Alguna vez te habrán querido convencer de que las dificultades nos hacen fuertes, pero esta idea no deja de ser una especie de acicate para que asumas el dolor y las penurias en tu vida de forma pasiva, intentando convencerte de que, precisamente porque sufres, cada vez te harás más fuerte. Sin embargo, creo que hemos de estar atentos a esta sugestión y debemos resolver activamente los conflictos porque siempre hay una salida, sobre todo porque nuestra actitud ante ellos es lo más importante.

Yo he sido testigo, muy cercano, de cómo las dificultades en algunas personas no les han aportado fortaleza, y esto lo he visto cuando era todavía muy pequeña. Soy testigo de cómo ciertas dificultades han provocado enfermedad grave y posteriormente la muerte. Cómo las dificultades han llevado en ocasiones a trastornos de la personalidad bastante graves y sus consecuencias. Cuando se tienen dificultades, uno debe ser activo, intentar pedir ayuda si no se siente ni se tiene en un momento concreto el camino claro. La ayuda siempre llegará. ¡Esta ahí! De muchas maneras. Y también debemos permanecer alerta para poder ayudar a las personas más cercanas que están sufriendo, pues con un poquito de ayuda podríamos aliviarles, de muy diversos modos, entre varias personas participando en equipo. Esta es una reflexión muy importante ahora que Marte está retrógrado en el signo de servicio de Virgo, un servicio realizado desde la humildad para contribuir a un mayor bienestar para todos.


Aunque no podemos abarcar con nuestro limitado conocimiento toda la realidad ni solucionar todos los problemas del mundo, hemos de permanecer activos. Por supuesto que la enfermedad o la muerte de una persona van a repercutir en el entorno, por supuesto que mi propia alma tal vez ha elegido determinados retos para evolucionar. Todo esto puede ser muy posible, pero no ha de ser un motivo que me lleve a un estancamiento, y, lo peor, a sentirme víctima o condicionado por el destino, y, mucho menos aún, a sentimientos de impotencia, al “no puedo”, a claudicar, porque entonces la depresión está a un paso. Por ello, he de ofrecer siempre una oportunidad para salir adelante, para superar los obstáculos.


Recuerda: pide ayuda siempre que tengas dificultades. Seguro que hay un medio, seguro que hay alguien que puede ayudarte a superarlas. No creas que por ello eres más débil; en todo caso te harás más humilde y podrás desarrollar también mayor empatía, la capacidad de ayudar a su vez a otras personas cuando te necesiten. Eso sí, permanece tranquilo y receptivo porque las ayudas nos pueden venir en formas algo diferentes a lo que deseamos, suponemos, queremos o exigimos. Esto último es muy importante cuestionarlo: lo que exijo de los demás en mis estados de carencia y de qué manera mi dependencia me conduce a la manipulación.

Se trata de vivir despiertos, elevar nuestra consciencia, crecer, madurar.

miércoles, 25 de enero de 2012

Los pasos del Destino

HOMENAJE A ROD TAYLOR

Profundizando nos podemos encontrar sorpresas muy agradables
Impactos que nos obligan a buscar más allá y a descubrir verdaderos tesoros


Estamos acostumbrados a una imagen negativa de Capricornio estereotipada que corresponde a un personaje serio, esforzado, solitario, huraño, reservado, ambicioso, tacaño, etc. Pero en muchas ocasiones, las cualidades de Capricornio pueden estar escondidas debajo de personajes expansivos, de sonrisa encantadora, que llevan una vida dinámica donde no faltan los placeres y las alegrías. Muchas veces debemos mirar más allá de las apariencias antes de juzgar, mirar a fondo porque nos solemos quedar en el mundo de las apariencias, en la máscara.

  Quiero rendir homenaje al talento del inolvidable actor Rod Taylor, y con él aquellas cualidades tan loables que desean expresarse en los nacidos bajo este signo. Pero no voy a analizar a la persona, sino que quiero adentrarme en la vibración de Capricornio a través de uno de los personajes que interpretó en su carrera artística. Rod Taylor nació el 11 de enero de 1930 en Sidney (Australia). Tiene en Capricornio un stellium: Sol, Venus, Marte y Saturno.


En la película Los pasos del Destino (el regente de Capricornio, Saturno, está asociado precisamente a cuestiones de destino), encontramos al actor Glenn Ford (Sol en Tauro sextil Saturno) interpretando el papel de Sam MacBane, director de operaciones de vuelo de una compañía aérea, un personaje serio que se dedica a trabajar concienzudamente la mayoría de las horas del día, muy responsable, encargado de labores técnicas minuciosas que requieren lógica, espíritu práctico y analítico, concentración y disciplina, trabajo por el cual espera en breve ascender en su puesto y adquirir así aún mayor prestigio y estatus. Su amigo Jack, compañero durante la guerra, interpretado por Rod Taylor, aparece como un piloto de vida alegre que disfruta en cada puerto de una bella mujer y sin muchas preocupaciones en la vida.

Jack está preparado una vez más para pilotar, en su jornada de trabajo, un avión en el que viajan cincuenta y tantos pasajeros. El vuelo se inicia, pero en esta ocasión, fallos desconocidos provocan un accidente y mueren todos los pasajeros, menos una azafata…

Evidentemente, la fama de Jack le conduce a ser el cabeza de turco idóneo para responsabilizarle del accidente aéreo puesto que, tras una larga y minuciosa investigación, no se encuentran fallos técnicos, mecánicos o de índole similar. Su amigo Sam investiga por su cuenta todo lo que atañe al accidente, especialmente los rumores que llegan a oídos de la implacable y sensacionalista prensa, que enseguida difunde las posibles irregularidades de la vida del fallecido piloto, centrándose sobre todo en las horas previas antes de subir al avión.

Sam va recordando anécdotas vividas con su amigo cuando eran camaradas durante la guerra, intentando construirse una imagen más limpia y favorable de su colega. Tarea no muy fácil porque aparecen enemigos por varios frentes que, ya sea por despecho o por falta de atención –y en una visión superficial–, están dispuestos a descargar su rabia y frustración sobre el fallecido piloto. Precisamente será tirando de la cuerda que unió a su amigo Jack con las mujeres como Sam conocerá a una de sus recientes amigas (Nancy Kwan), a quien Jack ha dejado todo lo que tiene, y a través de ella contactará con otros amigos de Jack que le ofrecen otra versión muy distinta y sorprendente de su personalidad por actos que habían permanecidos ocultos en una completa discreción. Y ahí surgen valores de Capricornio, ya que Jack Savage aparece como protector, paternal, responsable. Y algo que sublima muchísimo su buen corazón, una persona con deseos de dejar tras de sí algo para los demás, para la Humanidad, y sin un ápice de vanidad ni soberbia, todo con humildad y en el más absoluto silencio. Sólo tres personas podrán atestiguar sobre la “otra cara” del acusado.

El práctico Sam sufrirá una transformación profunda a través de estos amigos de su amigo y se sumergirá para siempre en otro mundo, el mundo sutil donde las evidencias son otras, donde juega un papel muy importante el Destino, el fin de cada persona en esta vida, la misión, el programa, la Vida que nos guía y nos protege para que podamos cumplir cada uno con nuestra vocación.

Esta película es un canto a la verdad (esa que hay que buscar), es un canto a la amistad (son los amigos los que conducen a la gloria a Jack y dan testimonio de sus servicios, su ayuda y su cariño, de su humildad, de la alegría y generosidad con las que siempre les trató a todos y se comportó con ellos; son estos amigos los que inspiran a Sam la última oportunidad para limpiar el honor de su querido amigo que parecía tan distinto a él, tan superficial y con una vida vacua.

La escena final es soberbia porque Sam, entrando en la energía de su amigo al irle descubriendo, es transformado por la nueva realidad que descubre, experimentando un salto de conciencia. Su nivel y vibración cambian, una parte de Sam también muere como su amigo Jack y vive un renacer. La motivación de su vida, sus hábitos y costumbres ya no serán los mismos nunca más. Su corazón se abre y encuentra en su vida a todos estos amigos de su amigo. Ha sido tocado por la Gracia y su mente se ha abierto a la multidimensionalidad.

Jack deja tras de sí muchísimo. Su vida y la de las personas que viajaban en el avión habrán supuesto la oportunidad de ofrecer el descubrimiento de mejoras en cuanto a construcción de aviones para la seguridad de todos sus pasajeros; pero hay más que esto, pues su muerte favorece que su amigo Sam participe también en la alegría que proporciona ver y vivir la vida con los ojos del corazón, que siempre supone mayor plenitud y gozo interiores.

Esta película es un canto a la amistad y al espíritu noble de un personaje que, tras una máscara de “vida alegre”, esconde verdaderos valores humanos. Nos muestra un camino en busca de la verdad que irá aportando datos sobre todo aquello que es capaz de dejar un hombre tras de sí, y será justo en el momento adecuado, ni antes ni después. Esta película es un canto al humanismo. La técnica, la lógica, la razón y la mente no son todo en la vida sin un corazón que expresa generosidad, amor y alegría.

martes, 24 de enero de 2012

¡Mis amigos más cercanos!

LA CASA XI - ACUARIO

El Sol ha entrado en el signo de Acuario, un signo de Aire, así que algunos de los contenidos asociados a este elemento que nos vienen enseguida a la lengua son comunicación, expresión, conexión, inteligencia, conocimientos, mente.

¡Felicidades a todos los que cumplan años a lo largo de las próximas semanas!

Le corresponde a Acuario regir los asuntos de la Casa XI y querría hoy, muy brevemente, proponer que reflexionáramos acerca de los amigos que escogemos para incluirlos en la esfera de nuestra vida más íntima y personal. Estos amigos reflejan, de alguna manera, mis grandes ideales, aquellos a los que aspira mi ser interno. Estos amigos son muy importantes en nuestra vida porque, junto a ellos, intentamos ir más allá de nosotros mismos y de nuestros pequeños intereses personales egocéntricos. Juntos colaboramos para crear un mundo mejor según un ideal de fraternidad. Esto supondrá que entre nosotros, seamos dos ó tres o más, alcancemos un grado de confianza mutua, que podamos aceptarnos en nuestras diferencias, en aquello que nos distingue y nos hace tan peculiares, desarrollando así tolerancia y respeto. Muy interesante porque todo esto me hace ir trabajando mi madurez interior; es un trabajo con mi arquetipo interno de adulto.

El Aire es un elemento difícil de atrapar, de encerrar, de aprisionar, por lo que también nos vienen imágenes de algo que puede quedar lejano y distante, aunque no exactamente frío, porque puede haber aire caliente y aire frío, si queremos llevarlo al ámbito de un sentir más emocional. Y en cuanto a la distancia es algo relativo, porque realmente vivimos rodeados e inmersos en el elemento Aire, y precisamente cuando falta, nos asfixiamos; ésta es la expresión familiar de “necesitar un poco de aire” ante relaciones que oprimen; o “me voy a tomar un poco el aire”, cuando nuestra mente se embota. Así que las relaciones marcadas por Acuario son, precisamente, de libertad. Y esto no es tan fácil ni evidente. Hemos de considerar todo el eje Leo–Acuario. Para llegar a estas relaciones tan ideales, hemos de habernos desarrollado en la energía de Leo: la apertura y la entrega del corazón, y ello no puede tampoco ocurrir sin haber desarrollado previamente un yo interior fuerte, independiente, individualizado, generoso, una óptima autoestima. Sólo así en Acuario podrá expresarse en plenitud, sin posesividad, sin inseguridades, sin  complejos ni inhibiciones.

Se forma un perfecto equilibrio entre Leo-Individualidad y Acuario-Fraternidad. Cuando se consiga este equilibrio, todo podrá fluir.

No es necesario llegar a ningún extremismo para conseguir romper un desequilibrio que venga de Leo, un ego excesivamente fuerte y centrado en sí mismo. Es suficiente con inducir la apertura del corazón, lo que requiere paciencia y dedicación. Los sistemas de pensamientos totalitarios, únicos y uniformados ya se han probado a lo largo del siglo XX, con todas sus terribles, destructivas y dolorosas consecuencias, y sus compensaciones posteriores. Todas esas revoluciones extremistas y radicales no consiguieron que en nuestra época actual se esté viviendo desde el corazón con un espíritu generoso, altruista, alegre y próspero. Acuario propone la revolución del pensamiento y de las ideas que tenemos, las de cada uno, responsabilizarnos cada uno de nosotros mismos siendo conscientes de que así podemos crear sociedades basadas en la igualdad y la fraternidad.
Acuario me propone alcanzar unas relaciones de igualdad y libertad y, junto a mis amigos más escogidos, dándonos apoyo en todas las dimensiones de nuestro ser (física, emocional, psicológica y espiritual), podemos ir conquistando interiormente y reflejando en nuestras vidas actos y decisiones tomadas y ejecutadas precisamente desde este centro de apoyo mutuo. Así seremos capaces de expandirlas, poco a poco, a todos los sectores y relaciones de nuestra vida cotidiana. Y desde estos pequeños, o medianos o grandes núcleos, crear una red cuya continua energía sea el Amor. Y no olvidemos que no estamos solos, que la Gracia, que el impulso del Amor de la Vida que nos ha creado siempre está ayudando y favoreciendo nuestros procesos evolutivos.

¡Un gran regalo de la Vida, nuestros amigos de la Casa XI-ACUARIO!

viernes, 20 de enero de 2012

¿Crees que eres pesimista respecto al futuro de la humanidad?


Influencia de la energía de Neptuno y Urano en nuestra carta astral, en nuestra conciencia y en nuestras vidas



No somos pesimistas. Digamos que persiste en nosotros, a veces, por ahora, en algunos de nosotros, una connotación negativa y confusa respecto a la percepción del ser humano, de la raza humana, de la cual evidentemente formamos parte. ¡Y esto es tan importante tenerlo en cuenta!



Como almas en un estado de evolución tal que podemos definirnos actualmente como sensibles -psicológica y emocionalmente seres sensibles a la belleza y también al dolor ajeno-, hemos venido con una capacidad de empatía bastante desarrollada, en un nivel elevado. No nos enteramos de todo, por supuesto, pero ya los demás nos van diciendo cuándo ayudamos o cuando "asfixiamos" en nuestro deseo, a veces “necesidad”, de ayudar.


Entonces, formando parte de la raza humana, aceptamos que hay humanos más desarrollados y evolucionados, ¡más que nosotros!, y otros menos, ¡menos que nosotros! Ahí está nuestro dolor, en esto último, pues se trata de nuestro reto y oportunidad para seguir creciendo a través de las relaciones que establecemos.  Debemos aceptar todo, el día y la noche, la luz y la oscuridad. Aceptar la realidad del día a día, de lo que me rodea, de la vida cotidiana, es una actitud interior sana que nos aporta equilibrio psicoemocional. Y, de la misma manera que nosotros nos consideramos sensibles, evolucionados y luminosos, hemos de saber, aceptar y tener FE respecto a otros seres humanos y a sus pautas de comportamiento que dejan mucho que desear. ¿Observamos actitudes de egoísmo, manipulación, violencia, cobardía, grosería, etc.? Y entonces surge el juez interior, nos decimos que nosotros somos mejores, ¡mucho mejores, dónde va a parar! Y ponemos una frontera entre nosotros y “ellos”, “esos”. Curiosa reacción, muy puritana por cierto, porque seguramente si viéramos un leproso, o incluso cuando nos encontramos con un mendigo sucio por la calle, hacemos habitual y espontáneamente lo mismo: nos retiramos, nos apartamos de la “suciedad del otro”, el primer impulso en muchas ocasiones es no hacer nada por mejorar la situación y salir corriendo, alejarnos. Tal vez con miedo o repugnancia, justificándonos para ocultar la culpa. La mente es muy rápida, tiene sus códigos y su programación, por lo que hemos de estar atentos a qué pensamientos tenemos, y si está desconectada del corazón nos puede jugar muy malas pasadas. Más que nunca hemos de poner atención concentrada en ese camino que une mente y corazón, Acuario y Leo, un Eje de la Rueda Evolutiva que precisamente ahora nos corresponde activar focalizándonos en ello debido a los ritmos cósmicos actuales. Es lo que corresponde integrar a lo largo de los próximos siglos.



No está de más recordar que todas estas personas que desencadenan un conflicto y malestar interior lo hacen por su contacto con nosotros, que precisamente se les ofrece la ocasión de “despertar” su sensibilidad, aunque no de un día para otro, ¡¡¡flash! ¡Milagros constantes! Esto nos gusta mucho; rapidito, que es para ayer; fácil; pero tendríamos que estar más preparados y evolucionados cada uno de nosotros, los que nos definimos sensibles y luminosos. Nosotros tenemos que tener paciencia e irradiar, sin esfuerzo, cada uno aportando lo que puede en cada etapa de su vida, con paz, vivir tranquilamente nuestra vida con amor y ternura y no impacientarnos ni ponernos a la defensiva, ni adoptar actitudes intolerantes, de rechazo y enfado respecto a aquello que es distinto a nuestro ideal de belleza, perfección y amor.


Hemos de estar tranquilos y centrados en nuestro corazón, ya que así no resultaremos fanáticos ni intolerantes. Así, poco a poco, estoy segura -por mi experiencia y la experiencia de otras vidas humanas que han dejado una profunda huella en la historia de este planeta Tierra, aunque no pueda abarcar mi mirada ni mi conocimiento todo en el mundo- de que esto se irradiará al resto de la raza humana, y que, gotita a gotita, cada una de nuestras vidas -si decidimos permanecer centrados en el amor- aportará a otros seres humanos la semilla y el impulso para avanzar hacia un estado de evolución de la raza humana de vibración cada vez más alta.


Por eso nos conocemos, nos vamos encontrando las almas afines, para irnos apoyando en nuestra misión, para irnos sanando en momentos difíciles, para ayudarnos a mantener la vibración alta en situaciones complejas y en nuestras relaciones tan variadas con las personas de nuestra familia, con nuestros compañeros de trabajo, con nuestros vecinos, con nuestros amigos y conocidos, etc. Estoy convencida de ello.



Y nuestras relaciones entre almas de luz han de ser y nos proponen seguir evolucionando, porque debemos seguir trabajándonos muchas cosas: mayor sensibilidad y delicadeza, sutileza, libertad, desapego. Desapego en el sentido de que estamos aprendiendo a relacionarnos en y con libertad, sin condicionamientos, y no es tan fácil, hemos de reconocerlo, pues en muchas ocasiones nos cuesta “soltar”, decir adiós, respetar el espacio que necesita mi amigo, mi pareja, mi hermano, y tendemos a invadir desde nuestras necesidades no atendidas interiormente de carencia. A veces creemos que no nos quieren porque no responden a nuestras expectativas (a lo que yo quiero y como lo quiero, aquí y ahora,  ¡y ya!). Estas vivencias van “afinando” nuestra propia evolución y elevación de conciencia, vamos siendo cada vez más sutiles. Sí, todo es para nuestro bien, para crecer y evolucionar. ¡No somos perfectos aún! Como vemos, queda mucho trabajo por hacer.


¡Vayamos por el mundo con entusiasmo y con paciencia! Y para desarrollar la flexibilidad interior y la tolerancia, no perdamos nunca la capacidad de relativizar ni el sentido del humor.

miércoles, 18 de enero de 2012

Tú eliges, carencia o Plenitud

Muchos somos aun los que pertenecemos a una generación cuyos padres y hermanos mayores, en ciertos momentos, durante la Guerra Civil y la posguerra, sufrieron carencias. La huella de la carencia puede estar de alguna manera en la memoria tanto de nuestras células como en el recuerdo lejano de cosas que nos han contado. Ante circunstancias tensas de la vida, ante circunstancias que se complican y por las cuales vemos frustradas nuestras expectativas y nuestros deseos de “tener y poseer” especialmente en lo material, se van a activar estas memorias en nuestra mente, y es ahora cuando hemos de ser conscientes de ello.


¿Es el sentimiento de carencia lo que me motiva a emprender esta lucha?


¿Es el sentimiento de carencia lo que me impulsa a hacerme sentir imprescindible?

¿Es el sentimiento de carencia lo que me lleva a evadirme de una situación y hago como si no ocurriera nada, insensibilizándome, evitando implicarme y repitiéndome“que con el tiempo se arreglará todo”?

Es tiempo de sanar, Neptuno entrando en Piscis me invita a “soñar” con el paraíso, y construir un paraíso en este momento, aquí y ahora, en mi presente. También depende de mí, yo participo activamente en ello, soy protagonista principal, porque son tiempos de liberación. He de entrar en mi mente y ver qué pensamientos “rugen”. Urano me invita a la libertad, y para ello he de sacar de mi mente los pensamientos sombríos y negativos y así poder construir. Saturno, un espacio de armonía y belleza, Saturno transitando por Libra.

Recuérdate a ti mismo constantemente que tu cuerpo tiene una maravillosa sabiduría para autorregularse y que tu Ser interior también sabe autorregularse. Simplemente debemos permitirlo quitando obstáculos, mirando y observando nuestros pensamientos, pues ellos construyen nuestra realidad, está en nuestras manos, está en tus manos, eres, somos creadores de nuestra realidad. Tengamos para ella paciencia y fe en nosotros mismos, confianza en nuestras capacidades y poder de transformación interior.

Siente que para ti hay –y habrá siempre– un lugar apropiado en el Universo, en este planeta, y recuerda que tú no eres un “perdedor”. Esto es una creencia y depende de ti sacarla de tus pensamientos. Tú te mereces lo mejor, tú vives en un planeta que tiene recursos para todos y a cambio sólo nos pide respeto y amor. Elige bien tus pensamientos con conciencia, permanece atento, presente en ti, activo. Obsérvate con cariño y encamínate hacia la plenitud. Depende de ti, recuérdalo, eres el actor principal, tendrás siempre a tu lado a personas que te ayudarán y todo lo que necesites. Esto sí es importante que esté entre tus pensamientos principales, porque es así, siempre. Todo esto hará subir tu vibración, estos pensamientos restauran la energía de tus chakras y de tu campo eléctrico-magnético. Sólo tienes que conectar con pensamientos de plenitud respecto al Amor. Recuérdalo, vuelve a tu corazón porque es la sede del Amor con el que has sido creado y participas en este Universo de la Unidad.

jueves, 12 de enero de 2012

2012, tiempos de cambios y tensión, tiempo de discernimiento y amor

Vivimos en unos tiempos en los que los medios de comunicación gozan de una expansión mundial enorme. Para todos es fácil recibir toda clase de noticias que busquemos e información, a la vez que todos podemos participar, de una manera u otra, aportando al caudal de reseñas nuestra propia visión, experiencias y conocimientos.
Podemos acceder todos a esta “red”, “estar en red”. Precisamente por ello debemos estar más atentos que nunca, con los cinco sentidos bien despiertos, y digo más, con el sexto sentido también lo más desarrollado que podamos, cada uno con las técnicas que conozca y que desee ir desarrollando. Y no sólo necesitaremos afinar la intuición, también el Discernimiento será clave para esta época en la que todo cambia muy deprisa. Lo que hoy es noticia mañana deja de interesar, época en la que todos hacemos varias cosas a la vez, como leer un artículo mientras escuchamos música y de reojo vemos un vídeo, y por si fuera poco nos suena la alerta porque alguien nos reclama por el chat. Estamos hiperestimulados, y esto puede ser muy interesante, pero también tiene sus desventajas: la dispersión y el agotamiento nervioso. Como consecuencia de ello podemos no tener tan claro qué debemos hacer ni qué es mejor para nosotros, para nuestra familia, para la comunidad, para la sociedad; perdemos un poco el sentido y la coherencia, embriagados con estos chorros de información que nos llegan por todas partes.
 
Es tiempo de discernimiento, de parar y reflexionar, objetivamente, analizar, utilizar la lógica y la razón, pero también la intuición, y sin que falte la visión que nos da el corazón, aunque, precisamente en estos tiempos, suene cursi esto del corazón, la poesía, lo delicado.
Pero más que nunca tal vez conviene no dejarse arrastrar por estas corrientes uranianas de exceso de energía mental, eléctrica y magnética que amenaza con bloquear nuestros circuitos cuando llegamos a extremos. Descansar lo necesario, llevar una buena dieta con alimentos sanos y naturales, dedicarnos tiempo a nosotros mismos para recuperar un ritmo respiratorio normal, oxigenar nuestras células, nuestro cerebro, ¡nuestros sentidos!
Pongamos atención a ello para que en estos tiempos de cambios conservemos nuestro poder personal y no seamos arrastrados por corrientes apocalípticas que surgen en diversas esquinas de nuestra vida cotidiana. Noticias sensacionalistas, imágenes que tratan de captar nuestra atención impactando sobre nuestras emociones, y lo que más hemos de vigilar, precisamente, es la inyección de miedo, incertidumbre, pesimismo, oscuridad que estas sombras viscosas traen en su interior.
 
No olvidemos nunca que el ser humano posee la maravillosa y única capacidad de amar, de elegir el amor y la solidaridad, y que este don precioso posee la fuerza alquímica de transformar y transmutar cualquier situación crítica. Es tiempo para recordar que merece la pena vivir por y para el amor, y el amor reside en el corazón. Así que nos conviene a todos conectarnos con nuestro corazón a diario, y en varias ocasiones, porque en el corazón reside el maravilloso don de la alegría. Y todo lo que tengamos que hacer para mantener la alegría es poco, de ello depende nuestra sensación de bienestar. A través de la Fe, en este poderoso don del amor con que nos ha dotado la Vida podremos siempre, siempre, unir nuestros corazones y transformar cualquier situación, juntos, solidariamente, con responsabilidad y generosidad, y esta última, brota del corazón. Cualquier información, hablada, escrita, en imágenes, por cualquier medio que nos llegue, y que nos apague la luz del corazón, todo aquel o aquello que aporte ansiedad, que bloquee la alegría, que sospechemos que no procede de la Fuente de la Vida; utilicemos el discernimiento, conectémonos con nuestro corazón para elegir por qué caminos queremos de verdad y nos conviene ir, con qué compañías, qué actividades practicar, cómo organizar el ocio, qué leemos, qué vemos.
 
Desde el corazón podremos siempre fluir con los cambios. La vida es un continuo cambio, así que no pretendamos una falsa seguridad. Nuestro cuerpo es un ejemplo de este constante fluir, entrar y salir, tomar y soltar. Mantengamos nuestro corazón alerta, conectémonos cada día, y en varias ocasiones, con la fuerza, la potencia y la alegría de nuestro corazón. Desde ahí, todo es posible, pues es el motor principal, y desde él sus pulsiones nos aportan la fuerza necesaria para nuestros pensamientos, para nuestra capacidad creativa, para realizar nuestros ideales y vivir en plenitud de acuerdo a nuestros valores más sagrados y esenciales.

lunes, 9 de enero de 2012

Homenaje a Danny Kaye, nacido bajo el signo de Capricornio

Nos decía Alice Bailey que la constelación de Capricornio es considerada otra puerta, llamada esotéricamente “la entrada en la vida de quienes no conocen la muerte”.


Esta afirmación le viene que ni pintada al actor Danny Kaye, que tanta alegría aportó y que aún pretende aportarnos en nuestros corazones a través del legado que actualmente gozamos de sus películas, donde no faltan canciones, situaciones hilarantes, frescura e inocencia, bailes y circunstancias que, en el fondo, nos hace reflexionar acerca de temas profundos, sociales y personales, más allá de la aparente ingenuidad, la sencillez, la algarabía y el color con el que nos son presentados. Danny estuvo a morir en 1953 cuando viajaba a bordo de un avión durante un vuelo de Londres a Nueva York al incendiarse uno de los motores del avión. Pero en ese avión viajaba también el entonces Director Ejecutivo de UNICEF, y Danny habría de traspasar esa puerta y no conocer aún la muerte, ya que sus destinos se encontraban para poder potenciarse mutuamente en sus respectivas misiones en este bello planeta. En esas extrañas circunstancias se conocieron, y Danny se convirtió en la primera celebridad que representó a UNICEF como Embajador de Buena Voluntad, desde 1954 hasta su fallecimiento en 1987.

Si Capricornio rige el compromiso y la responsabilidad, el trabajo incesante por alcanzar nuestras metas y realizar nuestra vocación, Danny K. se dedicó durante 33 años a ello, viajó por todo el mundo dando charlas y ofreciendo espectáculos, actuando como maestro de ceremonias de eventos especiales e informando al público de las necesidades de los niños.

A veces relacionamos excesivamente a Capricornio con energías y pensamientos limitadores, puesto que son muy conscientes de la realidad y del tiempo y de los impedimentos que se pueden encontrar a lo largo del camino para concretar planes. Pero también nos dice Alice Bailey que “en Capricornio, la voluntad llega a la realización y se alcanza una meta (definida) visualizada.” Y quién mejor que Danny Kaye nos sirve de ejemplo a esta teoría, pues él mismo afirmó, en una declaración dirigida a la Junta Ejecutiva de UNICEF, en 1983: “Por difícil que parezca la situación en algún momento, cuando las personas y la buena voluntad se suman y se lucha por mejorar, pueden alcanzarse los objetivos. Las obras de UNICEF son un tributo a la humanidad y un homenaje a la voluntad superior del hombre”.

Así pues, Danny -que nació bajo el signo de Capricornio– consiguió, como comentaba Alice Bailey,“llegar al máximo de la ambición personal y convertirse en iniciado, obteniendo su objetivo espiritual.” En este caso pudo combinar aspectos confrontados integrándolos mediante su dedicación, su trabajo y, sobre todo, el amor que puso en todo ello. Y no olvidemos que precisamente del amor, del corazón, brotan todas las verdaderas alegrías que podamos experimentar en este mundo.


¿Nos anima todo ello a integrar en nuestras vidas la energía de Capricornio?

¡Estoy segura de que sí! ¡Es irresistible!

El sentido de la cruz como símbolo

Capricornio junto con Tauro y Virgo son signos de Tierra. Los signos de agua son Cáncer, Escorpio y Piscis. Estos seis signos los identifico con el eje horizontal de la cruz.
Tauro rige el mundo de los sentidos, es una energía que nos vincula con el entorno a través de la sensitividad. Lo que puedo ver, oler, tocar, gustar y oír, necesito de mi cuerpo físico para relacionarme con el entorno. Virgo es la energía que me ayuda a vivir de una manera práctica en el mundo de la materia, el rendimiento y la producción, por ejemplo, y Virgo también me exige poner atención y cuidado a las necesidades de mi cuerpo, a llevar una buena dieta y un ritmo de vida equilibrado que favorezca mi salud. Y Capricornio me exige ocuparme de la realidad, el tiempo, de mis metas y ambiciones más elevadas.
A través de los otros tres signos que son de agua entro en el mundo de la sensación y los sentimientos, me conecto con  mis emociones y mi sensibilidad. La vida cotidiana influye en mi campo emocional. Esta línea horizontal es la que muy a menudo nos causa tantos sufrimientos y dolores, son experiencias que nos pueden conducir al placer y el bienestar, pero también nos podemos ver sumergidos en momentos de tormentos y confusión.

¿Cómo salir? ¿Cuál es la vía de la resurrección? ¿Cuál es el camino para reconectar con mi libertad? ¿Existe alguna salida?

¿Cómo conseguir renacer?

La línea vertical de la cruz es la clave para poder transformarme, para elevarme, la vía son las energías trascendentales que rigen los signos asociados al fuego y al aire. Para elevarme como una cometa he de cambiar mi sistema de pensamiento, mi lenguaje, mis ideas e ideales, he de procurar poner atención respecto a aquello que leo y veo continuamente con mayor asiduidad, respecto a aquello de lo que hablo más a menudo, con lo cual también he de revisar mis círculos de amistades, los grupos en los cuales participo y las actividades propias de los mismos. Con iniciativa, con entusiasmo y, sobre todo, escuchando a mi corazón para poder discernir aquello que me conduce siempre hacia una vida auténtica, a la expresión de mi verdadera esencia, porque de esta manera me siento ligero y capaz de todo, porque precisamente sé que depende de mí, que no soy esclavo de circunstancias ni debo permanecer atado a personas  que me apagan. Mi búsqueda es la plenitud y sólo la puedo alcanzar si me siento libre y sin condicionamientos que me asfixien y bloqueen, y yo elijo, siempre. A partir de ahora, a partir del momento en que tomo conciencia.

Hoy propongo dar un pequeño paso para ir entrando en esta vibración, os dejo con esta meditación y reconexión con el corazón. Porque el Amor es el eje principal y el motor del sentido de la vida de nuestra existencia humana. ¿Te atreves a probar experimentarlo y sentir cambios importantes? ¡Sólo es cuestión de probar! Y es muy agradable…

MEDITACIÓN - RECONEXIÓN

¡Hola corazón!

Yo sé y he experimentado que la alegría reside en tí, ¡gracias! Y la alegría expande e irradia Luz y Amor. Hoy decido conectar contigo, realmente no hay puerta de acceso ni umbral que traspasar, es mucho más fácil, estás ahí, siempre, estás aquí... Sólo hay que establecer la conexión y eso depende de mi voluntad y libertad, y ahora la ejerzo. Sí, lo sé, te escucho, la ansiedad me impide recibir la alegría que deseas compartir conmigo. Bien, me voy a relajar, sí, porque yo quiero, uno puede elegir vivir en la angustia y la preocupación de la cabeza y sus pensamientos más turbios y oscuros, o uno puede elegir tranquilizarse, dedicarse un espacio para la paz y el silencio, un silencio donde pueda cantar nuestro corazón.

Para relajarme inspiro y expiro, inspiro luz y armonía, paz y bienestar, expulso preocupación y miedos. Varias veces, sosegadamente.

Y si fuera necesario puedo, ¡y debo!, ayudarme con las flores de Bach y las plantas para entrar en un estado de relajación.

Y ahí, querido corazón, puedo escuchar tu música, ¡música Divina! ¡Magia! Tu puedes obrar milagros, ¡y quieres! Y yo, hoy, ahora: ¡te lo permito!